Millones de personas en las calles de Hong Kong sacuden al régimen chino


"Es un movimiento sin precedentes en Hong Kong que ha movilizado las mayores manifestaciones de la historia del territorio. El 9 de junio, un millón de personas tomaron las calles de Hong Kong y el 16 de junio había dos millones, más de un cuarto de la población de Hong Kong. Es difícil exagerar la importancia de este movimiento no sólo para Hong Kong, sino también para China."

El increíble movimiento de masas en Hong Kong, con dos millones de personas marchando el domingo pasado, está sacudiendo toda la región. Offensiv (semanario CIT en Suecia) habló con Vincent Kolo de chinaworker.info. (Original publicado el 28 de junio de 2019).

Más información aquí

¿Cuál es la importancia de la retirada del gobierno de Hong Kong?

El New York Times describió la suspensión de la ley de extradición, anunciada el 15 de junio, como la mayor retirada política en China desde que Xi Jinping llegó al poder en 2012. Xi era visto como un invencible "hombre fuerte", así que este es un punto de inflexión.


A pesar de la insistencia de la dictadura china en que la ley de extradición fue la idea del gobierno de Hong Kong y de Carrie Lam, lo que puede ser cierto, Beijing le dio la luz verde. De lo contrario, el Gobierno de Hong Kong nunca se atrevería a llegar tan lejos. La orden de suspender la ley también vino de Beijing.

Altos funcionarios chinos, incluido el miembro del Comité Permanente del Politburó y Viceprimer Ministro Han Zheng, fueron a Shenzhen, en la frontera con Hong Kong, el viernes 14 de junio, para hablar de la crisis. Carrie Lam y otros ministros de Hong Kong se encontraron con ellos y recibieron las órdenes de retirar la ley. 

¿Cómo reaccionaron las masas ante esto?

El clima en Hong Kong es que esto no es suficiente. La concesión es demasiado pequeña y tardía. Las masas odian al gobierno de Lam y no creen ni una palabra de lo que dice. Quieren que la ley de extradición sea enterrada completamente y tienen miedo de los trucos sucios del gobierno. El gobierno ha estado mintiendo, intimidando y tratando de salir de problemas, ordenando a la policía que use la violencia extrema, especialmente el 12 de junio. Fue entonces cuando 70.000 estudiantes y jóvenes protestaron frente al Legco (el falso parlamento de Hong Kong) en una movilización que sorprendió totalmente a la policía.

Los jóvenes llegaron en masa a las seis de la mañana y, antes de que la policía supiera lo que había sucedido, habían ocupado todas las carreteras alrededor de Legco. La policía juzgó mal la situación. Esta movilización se realizó principalmente a través de los medios de comunicación social y aplicaciones de mensajería cifrada como Telegram, que fue objeto de un importante ataque de hacking desde China ese día.

Lo más chocante para la élite gobernante es el estado de ánimo de los jóvenes. El editor en jefe del South China Morning Post escribió un artículo titulado: "Nuestros jóvenes no temen a las porras y a las balas - da miedo.

¿Qué parecido tiene con la Revolución de los Paraguas?

El movimiento aprendió mucho de la Revolución de los Paraguas de 2014, que terminó en un callejón sin salida. A esto siguieron cuatro años de cruel represión y un mayor control de la dictadura china sobre el sistema político de Hong Kong.

En la tarde del 12 de junio, el gobierno y el jefe de policía decidieron utilizar la represión, temiendo una nueva ocupación al estilo de la Revolución de los Paraguas, por lo que dispararon más gas lacrimógeno en un día que durante los 78 días de la Revolución de los Paraguas.

Y por primera vez dispararon a la multitud con balas de goma. A dos les dispararon en la cabeza y dos están en el hospital en peligro de muerte. Estas son las nuevas inversiones que la policía compró después de 2014 - ¡y no funcionó! Pensaron que la demostración de fuerza dispersaría a los jóvenes y rompería el impulso del movimiento, pero los jóvenes permanecieron y su resistencia aterrorizó a la élite, especialmente en una situación en la que un millón de personas habían salido a las calles. Por eso Pekín se retiró.

La dictadura de China siente que no puede tener un movimiento tan masivo en Hong Kong, mientras se encuentran en una difícil confrontación con los EE.UU. y Trump, por lo que trataron de desarmarla rápidamente, pero fracasó.

La suspensión de la ley de extradición por parte de Carrie Lam el 15 de junio no apaciguó a las masas y, por el contrario, su negativa a retirar totalmente la ley y su defensa de la violencia policial enfurecieron aún más al pueblo. Por eso dos millones de personas salieron a la calle al día siguiente, el 16 de junio.

¿Qué pasará ahora?

Ahora las masas están discutiendo cuál debería ser el siguiente paso. Lam ha salido hoy (18 de junio) para disculparse de nuevo, lo que ha hecho todos los días desde el 15 de junio. Pero las excusas no contienen nuevas concesiones, sólo palabras vacías".

Sus discursos carecen de las palabras clave que dicen que la ley será completamente descartada y que ella renuncia. El hecho es que el régimen chino le impide hacerlo, independientemente de lo que quiera hacer. Ella es su rehén.

Suspender la ley no era suficiente, así que ahora Pekín y el gobierno de Hong Kong están tratando de esperar a que el movimiento se calme sin hacer concesiones aún mayores.

Esto tuvo un precio político muy alto por la autoridad de la dictadura de Xi Jinping, y si la ley fuera descartada y Lam cayera, eso sería una gran derrota para ellos. La dictadura necesita ser temida. Retirarse frente a un movimiento de masas es lo más peligroso que puede hacer. No se trata sólo de Hong Kong, sino de lo que puede pasar en China.

Por lo tanto, es probable que el movimiento crezca y se intensifique aún más, porque la mayoría no está satisfecha. Un representante del movimiento pro-democracia que habló en un mitin el lunes comparó la nueva situación con la de un equipo de fútbol que ganó 5-0 al gobierno - y fue abucheado por los manifestantes. El estado de ánimo es que contentarse con las concesiones de hoy no sería una victoria, sería inaceptable.

¿Por qué no renuncia Lam? ¿No puede la dictadura del Partido Comunista de China (PCCh) encontrar otro títere dispuesto a implementar sus políticas en Hong Kong?

Lam es una líder zombie, un zombie, pero el PCCh está tratando de mantener la línea de defensa porque sería un desastre para ellos si fuera derrocado por este movimiento. Hong Kong no es una democracia: si hay nuevas elecciones, será mediante un sistema manipulado en el que sólo podrán votar 1.200 votantes, multimillonarios y algunos simples millonarios.

Pekín les dice a estos votantes a quién votar, un sistema que los capitalistas de Hong Kong aceptan completamente. A cambio de perder alguna influencia política directa, obtienen todo tipo de privilegios y contratos comerciales en China y Hong Kong - sus intereses financieros son bien atendidos por la dictadura.

Más importante aún, la dictadura impide que la clase obrera y las masas en China se organicen y desafíen el poder de los capitalistas. Por eso los socialistas vinculan la lucha por los derechos democráticos y contra el actual sistema autoritario con la necesidad de romper el poder de los capitalistas. Es necesario hacer ambas cosas.

El PCCh no quiere que estas "elecciones" se celebren en Hong Kong en el calor de un movimiento de masas tan grande como éste. Si se ven obligados a hacer una "farsa electoral" tan grotesca en esta situación, en la que podemos ver algunos rasgos prerrevolucionarios aunque la conciencia de cómo cambiar las cosas aún no es alta, pueden ser confrontados con el movimiento de masas redirigiendo su ira contra las elecciones falsas y exigiendo elecciones reales. Esto reavivaría la lucha de masas por "una persona, un voto" y abriría una caja de Pandora para el régimen chino.

No hay señales de más concesiones en este momento y las masas no están satisfechas, así que la lógica de la lucha es por una mayor escalada.

¿Cómo participa la Acción Socialista (CIT) en el movimiento?

Acción Socialista está totalmente involucrada en el movimiento y fue la única fuerza política hasta la manifestación de un millón de personas el 9 de junio que demandó una huelga política para derrocar la ley de extradición y el gobierno títere de Carrie Lam. Llamamos a una huelga política de 24 horas, algo que destacamos en los 25.000 panfletos que distribuimos, en nuestras banderas, periódicos y discursos a lo largo del recorrido de la manifestación. El apoyo va en aumento.

No ha habido tradición de este tipo de huelga en Hong Kong desde la década de 1920. Por lo tanto, se trata de restaurar tradiciones muy antiguas y olvidadas y es urgente porque la situación no puede detenerse. Se acaba el tiempo para que este impresionante movimiento de masas encuentre los métodos y programas necesarios para lograr una victoria decisiva sobre la dictadura. Si se pierde la oportunidad, la dictadura volverá para vengarse.