Grecia: "La clase obrera demostró que volverá a luchar"

Andros Payiatsos
Fotografía: Natalia Medina
Después de la capitulación de Syriza, primeros pasos hacia la construcción de una nueva alternativa de masas de Izquierda para hacer frente a la austeridad y el capitalismo
11/08/2014, entrevista a un socialista revolucionario griego. Publicada en socialistworld.net el 04 de agosto.

Xekinima (CIT, Comité por una Internacional de los Trabajadores, en Grecia) publicó un comunicado después de que el primer ministro griego y líder de Syriza, Alexis Tsipras, firmara el último ’memorando’ con la Troika, que sostiene que Tsipras "cruzó el Rubicón". Xekinima pasó a llamar a una "nueva izquierda de masas" en Grecia, la primera organización de izquierda en Grecia en hacerlo.


Lucy Redler de Sozialistische Alternativa (CIT en Alemania), entrevista a Andros Payiatsos de Xekinima, CIT en Grecia, sobre la situación en Grecia y las perspectivas de nuevas iniciativas de izquierda.

¿Cuál es el estado de ánimo entre los trabajadores griegos y los jóvenes?

Inmediatamente después de Tsipras firmó el memorando, lo que nos habíamos imaginado, porque él había estado haciendo una concesión tras otra, hicimos un llamado a la necesidad urgente de una nueva fuerza de izquierda de masas. Esto se debe a que tuvimos que dar una respuesta al enorme vacío en la izquierda, que fue creado por el hecho de que Syriza vendió el voto "NO" en el referéndum del 5 de julio, cuando el 61,5% votó en contra de las exigencias de la Troika.

Esto era necesario debido a dos razones: En primer lugar, era necesario para ofrecer a la clase trabajadora una alternativa, desde el punto de vista de izquierda. De lo contrario sobrevendría la desmoralización masiva en la sociedad. En segundo lugar, si este desarrollo no se produce, Amanecer Dorado se presentaría como la única "fuerza anti-memorando" y podría crecer hasta convertirse en una amenaza muy peligrosa para los derechos democráticos y de los trabajadores.

Sobre la cuestión del estado de ánimo, hay que diferenciar entre el estado de ánimo de la masa de la población y el estado de ánimo y la conciencia de una capa más avanzada de activistas, en los movimientos sociales, en la lucha de clases y en las filas de izquierda y bases dentro de SYRIZA. La masa de la población aún no ha comprendido los efectos del nuevo memorando porque estas medidas aún no se implementan y la gente no han pasado por esta experiencia. Es por eso que hay una especie de actitud de "esperar a ver" y la sensación de que Tsipras "hizo todo lo posible" para luchar contra la Troika.

Sin embargo el apoyo de Syriza ya está cayendo en las encuestas. Una encuesta, dos semanas después de la firma del memorando, mostró una caída de casi el 5% en su apoyo. Las masas comprenderán el significado pleno del acuerdo que ha hecho Syriza con la Troika en septiembre y octubre, cuando la gente va a experimentar las nuevas medidas de austeridad en su vida del día a día.

Al mismo tiempo, en el ala izquierda de Syriza y entre activistas, hay un tremendo shock. Miles de miembros comunes y corrientes, que nunca pensaron que Syriza iría a firmar el nuevo memorando, siempre habían asegurado sus compañeros de trabajo, colegas y su periferia que Syriza nunca firmaría nada similar a lo que hizo el Pasok y Nueva Democracia cuando estaban en el gobierno. Después de la retirada de Tsipras, miles de activistas se sintieron traicionados y avergonzados. Muchos de ellos no se atrevieron a salir de sus casas durante muchos días o estar frente a sus amigos. Hay miles de activistas de base que lloraron por días.

Para aquellas personas que se sienten deprimidas, sólo hay una forma para no desmoralizarse por los acontecimientos: es dar el paso para sacar las conclusiones correctas de la derrota y dar el siguiente paso para construir una nueva formación de masas de la izquierda, basada en un programa que enfrente el sistema capitalista y la élite de la zona euro.

¿Su llamado a una ’nueva izquierda’ encuentra eco entre los activistas?

Con otros compañeros y grupos de la izquierda tomamos la iniciativa de convocar a una asamblea pública en Atenas el 17 de julio. De hecho sólo tuvimos dos días de movilización para ese evento. A pesar del corto plazo fue un evento muy exitoso con 250 a 300 personas presentes, y alrededor de una docena de diferentes grupos de la Izquierda y de las principales tendencias de izquierda dentro de SYRIZA asistieron a la reunión. Esta iniciativa que ahora se llama la "Asamblea del 17 de julio".

¿Cuál es el programa de la iniciativa?

A través de las experiencias de los últimos cinco años de crisis y las políticas draconianas de la Troika, los sectores radicales de la izquierda griega, en general, llegaron a conclusiones muy similares sobre la necesidad de un "programa de transición", que rompa con el sistema capitalista y la Unión Europea. Existe un acuerdo generalizado básico sobre los siguientes puntos:

1. La deuda soberana no debe ser pagada. 2. Los bancos deben ser nacionalizados. 3. Deben establecerse controles sobre el capital y el control público del comercio exterior. 4. Salir del euro y establecer una moneda nacional. 5. Nacionalizar todas las empresas que hayan cesado su actividad o hayan saboteado la economía y ponerlas bajo gestión de los trabajadores. 6. Nacionalizar las palancas fundamentales de la economía y colocarlas bajo el control y la gestión de los trabajadores y de la sociedad, con el fin de democratizar el proceso de producción y distribución de los bienes de la economía, como un todo. 7. Es importante vincular la lucha de los trabajadores griegos a las luchas de los trabajadores contra la austeridad y el capitalismo en el conjunto de Europa.

¿Qué queda de las "palancas fundamentales de la economía” en Grecia?

Es cierto que Grecia, en las últimas décadas, pasó por un proceso de desindustrialización. Pero Grecia sigue siendo un país en el que el 30% del PIB se basa en las exportaciones. Por supuesto, el turismo es una gran industria y la producción agraria es importante, y lo mismo es cierto para los minerales. Pero en realidad la mayor parte de las exportaciones griegas es de fabricación industrial. Por supuesto, no tenemos las mismas empresas gigantes y grandes de fabricación industrial que existen en otras partes de Europa, pero las exportaciones de manufacturas industriales aún se conservan, a pesar de la desindustrialización y la política de la Unión Europea, ya que es una parte significativa de la economía griega. Además Grecia es miembro de la OCDE. Existe un enorme potencial si hubiera una planificación democrática adecuada de la economía.

¿De qué manera está la iniciativa de la ’Asamblea del 17 de julio’ vinculada a acontecimientos que tienen lugar dentro de la izquierda de Syriza?

A través de la iniciativa "17 de julio" tratamos de establecer un puente entre la izquierda dentro de Syriza, grandes sectores de Antarsya [izquierda anticapitalista], que entienden la necesidad de una acción unida y la construcción de una nueva formación de izquierda de masas, y otras fuerzas de la izquierda, al igual que como a nosotros mismos en Xekinima, y la "Iniciativa de la 1000 ’(en el que varios grupos están activos). Llevamos a cabo reuniones así como debates, que tienen como objetivo preparar el terreno para una nueva formación de Izquierda de masas.

En este momento, se está abriendo un debate pre-congreso dentro de Syriza. La izquierda y en particular la Plataforma de Izquierda de Syriza pidieron a la dirección de Syriza que llame un congreso urgente. Tsipras, bajo presión de las bases de Syriza, ha convocado un congreso para septiembre.

¿Qué pasará en el congreso de Syriza? ¿Crees que una escisión del partido es probable?

Pensamos que Syriza se encamina a una división. Nuestra posición es que si Syriza permanece ’unida’ después de la capitulación de Tsipras a la Troika, como consecuencia de que la izquierda de Syriza ceda ante Tsipras en nombre de la "unidad del partido", esto representaría una doble derrota. La izquierda dentro de Syriza está luchando para ganar una mayoría del partido para su posición. Esto es correcto. Sin embargo las posibilidades de lograr esto son extremadamente débiles. Hacemos un llamado a la izquierda en Syriza para vincular la lucha por una mayoría en el próximo Congreso de Syriza con la demanda de cambio de dirección, que no han hecho todavía.

Si la izquierda de Syriza pierde, lo que como ya se ha mencionado es el resultado más probable, pensamos que la izquierda debe abandonar el partido y unirse a las fuerzas externas de Syriza para crear un nuevo partido de la izquierda. Este nuevo partido de izquierda tendría de inmediato la fuerza suficiente para entrar en el Parlamento.

¿Significa esto que la iniciativa "Asamblea 17 de julio" debe esperar a los acontecimientos dentro de Syriza?

No. Las fuerzas de izquierda fuera de Syriza que entienden la necesidad de una nueva izquierda de masas, no pueden esperar los acontecimientos dentro de Syriza. Deben utilizar la posición que tienen en los movimientos y en la sociedad, en su conjunto, la que está lejos de ser pequeña, para influir en los acontecimientos dentro de Syriza. Si por lo menos ocho a diez grupos independientes importantes fuera de Syriza, que sin embargo tienen vínculos con la izquierda dentro de Syriza, llaman a una nueva formación de masas de izquierda y se basan en un enfoque de frente unido, esto puede y va a tener un efecto significativo sobre los procesos dentro de Syriza.

Pero hay una segunda razón por la que no podemos esperar: esto se debe a que ya hay muchos votantes, simpatizantes e incluso miembros de Syriza que están dando la espalda al partido y se necesita con urgencia ofrecerles una alternativa.

A través de la actividad de Xekinima (CIT en Grecia) en el periodo anterior, ya hemos establecido una serie de este tipo de iniciativas locales, de unidad de la iquierda, en varias ciudades y regiones en todo el país.

¿Cuáles son las respuestas a las alianzas de unidad de la izquierda locales?

La respuesta de las comunidades locales y los movimientos locales a las iniciativas de unidad de izquierda ha sido excelente. Éstas han atraído a algunos de los mejores elementos de los movimientos sociales y de la lucha de clases, y de todos los sectores de la izquierda, tanto dentro como fuera de Syriza. Sólo para dar un ejemplo, en Volos, una ciudad de menos de 150.000 habitantes, la iniciativa atrajo a todas las capas que he mencionado. Cada reunión pública de las iniciativas atrajo a más de 100 personas, que es bastante grande para una ciudad de este tamaño. En comparación, una reunión rutinaria de Syriza (sin Tsipras hablando) atraería alrededor de 150 o quizás 200 personas (esto era antes de que la dirección de Syriza se vendiera). Hemos organizado reuniones similares en Atenas, en las comunidades locales y cada una tenía alrededor de 70 personas presentes.

Estas iniciativas locales intervienen políticamente en el desarrollo de los acontecimientos, publican declaraciones de prensa y plantean la necesidad de construir una nueva izquierda a nivel nacional, sobre la base de los puntos programáticos que he mencionado antes. Con todo, estas alianzas de izquierda y la iniciativa "17 de julio" no son un fin en sí mismos, pero podrían servir como una palanca para construir algo más grande en un futuro próximo.

También debo mencionar que la Juventud de Syriza podría desempeñar un papel importante en el proceso de desarrollo de una nueva izquierda. Publicaron una declaración en contra del memorando y estuvieron presentes en las reuniones de la “Iniciativa 17 de julio”. Su papel no debe ser subestimado debido a que en el pasado, el ala juvenil fue el bastión de Tsipras. Por cierto, los partidarios de Alavanos, quien era el líder de Syriza antes de que Tsipras se hiciera cargo, estuvieron presentes en las reuniones de la nueva iniciativa.

¿Cuál es el enfoque del KKE (Partido Comunista Griego) hacia nuevas iniciativas de izquierda?

Por desgracia, el KKE, que tendría los números y fuerza para reordenar el mapa de la izquierda griega, se niega a ser parte de ella. Ellos realmente se destacan en los margenes, atacando a todo el mundo, y se presentan como la única verdadera fuerza revolucionaria. Se niegan a colaborar en cualquier nivel y en cualquier situación, con cualquier otra organización de la izquierda. Pero el KKE todavía tiene una base importante. Debido a que las personas con opiniones diferentes a la posición oficial del KKE fueron expulsadas de éste, la iniciativa de construir una nueva fuerza de masas de izquierda no tendrá un efecto sobre las fuerzas organizadas del partido. Pero sin duda tendrá un efecto sobre su electorado.

En lo que se refiere a Antarsya, tampoco ofrece una solución, porque los principales acontecimientos de la izquierda griega se llevarán a cabo en torno a las fuerzas que están ya sea dentro Syriza o tienen un enfoque de "frente unido" hacia las bases y la izquierda de Syriza. Hay una crisis en el interior de Antarsya. Un sector grande de la misma, en torno al 40%, está de acuerdo con la posición de que se requiere una nueva fuerza de masas de izquierda. Pero la mayoría dentro de Antarsya está impulsando la idea de organizar las fuerzas en torno a los ’Comités NO’ que surgieron durante el reciente referéndum, tratando de atraer a las diversas fuerzas que hicieron campaña por el No. Esto no está mal, pero no es suficiente. Lo que ahora se necesita con urgencia es una nueva fuerza política para llenar el vacío político.

¿La construcción de una iniciativa de izquierda está vinculada a elecciones anticipadas?

No tenemos tiempo ilimitado para desarrollar esta iniciativa porque muy probablemente tendremos nuevas elecciones en otoño. Una nueva formación de izquierda de masas debe ser capaz de presentarse en estas elecciones y tiene que reunirse con la izquierda de Syriza. Es importante que la izquierda en Syriza sea parte de ese proceso. Tsipras irá a elecciones anticipadas con el fin de deshacerse de los diputados de la izquierda de Syriza. Y Tsipras puede hacerlo porque la Constitución griega permite eso. Si las elecciones anticipadas se realizan hasta 18 meses después de las elecciones anteriores, los candidatos de los partidos son elegidos por los líderes de estos partidos. Eso significa que las elecciones anticipadas podrían probablemente acelerar el proceso de una escisión dentro de Syriza, porque los diputados de izquierda que están dentro de Syriza saben que no van a ser puestos en la lista electoral del partido, en puestos elegibles.

¿Cómo de peligroso es el neofascista Amanecer Dorado?

Como se mencionó anteriormente, después de la capitulación de Tsipras, la única fuerza que parece estar tomando una postura anti-memorándum es Amanecer Dorado, que a pesar del hecho de que su dirección está en juicio sigue siendo el tercer partido en el parlamento.

La razón de que este sea el caso se debe a que, aparte de la capitulación de la dirección de Syriza, las cosas se agravan por las políticas sectarias del KKE y de la mayoría de Antarsya, que se aíslan a sí mismos de la conciencia general en la sociedad y no logran responder a las exigencias concretas de la situación concreta. Debido a estas políticas, el KKE y Antarsya no pueden llenar el vacío que existe después de la capitulación de la dirección de Syriza. Es por ello que para tener éxito necesitamos esta iniciativa de unirse con otros grupos y corrientes de izquierda que piensan en líneas similares.

Esto puede pasar a través de varias etapas de transición, puede cambiar el nombre, unir diferentes fuerzas, pero, al final, debe conducir a la creación de una fuerza de izquierda radical de masas basado en un programa socialista.

Amanecer Dorado, en nuestra opinión, ya está en alza. Y subirá más una vez que las medidas concretas del tercer memorando comienzan a impactar en la vida de los trabajadores griegos, a partir de septiembre.
¿Hay razones para ser optimistas después de la última derrota?
Esto no es una "derrota final" de la clase obrera griega en el actual período histórico. El potencial para la respuesta de lucha está todavía sobre la mesa. La clase obrera griega ha demostrado que puede volver a luchar una y otra vez. Esto quedó demostrado también por los recientes acontecimientos en torno al referéndum. Nadie esperaba este magnífico resultado de 61,5% de voto No.

Si somos capaces, en el próximo período, de construir una nueva izquierda de masas en Grecia, sobre la base del programa mencionado anteriormente, que ahora está en la mesa y tiene unas posibilidades serias de éxito, entonces podemos estar completamente seguros de que la clase trabajadora griega volverá, y realmente puede hacer una reaparición asombrosa.