Tsipras cruza el Rubicón

¡Es el momento de una nueva izquierda revolucionaria de masas que se oponga a toda la austeridad!

10/07/2015, Declaración Editorial de Xekinima (CIT Grecia)

El 9 de julio fue un día negro para la izquierda griega. El equipo que lidera de SYRIZA, en torno al Primer Ministro A. Tsipras, se subordinó por completo y absolutamente a las exigencias de los prestamistas de la troika. La clase obrera griega se encuentra en una posición trágica. Votaron a SYRIZA con el fin de encontrar soluciones a sus problemas y para escapar de los paquetes de austeridad (los Memorandos). Sin embargo, después de cinco meses en el gobierno lo único que SYRIZA fue capaz de entregar es otro Memorando catastrófico que remata las políticas de austeridad de los gobiernos anteriores de Nueva Democracia y PASOK.


Las masas trabajadoras no se olvidan que las personas que hoy están traicionando las ideas y principios de la izquierda son las mismas que habían prometido deshacerse del Memorándum "en el plazo de un día y con una ley". Es la misma gente que prometía el Programa de Salónica (las más radicales promesas preelectorales de SYRIZA), que según ellos se llevaría a cabo con independencia de las negociaciones con la troika.

Los líderes de SYRIZA y Alex Tsipras han demostrado trágicamente ser incapaces de responder a las tareas del momento y no merecer la confianza de la clase trabajadora. Han mostrado ser indignos con los que votaron ‘NO’ e hicieron temblar la tierra el 5 de julio. Han traicionado la confianza de los trabajadores, los pensionistas, los desempleados y los que no tienen recursos, que votaron en un 70% -80% a favor del No en los barrios y ciudades de trabajadores. Han traicionado la gran lucha lanzada por la izquierda y la clase obrera, en toda Europa, en apoyo a los  trabajadores griegos en lucha.

Y sin embargo, incluso en este momento, los líderes de SYIRZA tienen el descaro de pedir a la gente reunirse hoy a favor del "No", ya que, supuestamente, este "gobierno de izquierda" ¡necesita el apoyo de la gente en las calles! Pero ¿por qué la clase trabajadora se va manifestar para defender a los que la han apuñalado por la espalda? Sobre todo cuando, hace sólo unos días, el viernes 03 de julio, los trabajadores y los jóvenes salieron por sus cientos de miles en el centro de Atenas y el 5 de julio votaron un 61,3% masivo NO.

Las llamadas negociaciones con la troika continúan supuestamente y parece que la única posibilidad, aunque remota, de la reversión del proceso de subordinación de SYRIZA es si los sectores de las clases dominantes en Europa deciden poner a Grecia fuera de la zona euro. Este sería el único caso en que Tsipras podría entrar en un choque frontal con la zona euro. Si esto ocurriera no sería motivo, por supuesto, para cambiar siquiera un ápice a ninguna de las críticas anteriores a la dirección de SYRIZA.

El 9 de julio representa un punto de inflexión histórico en la transformación de SYRIZA de un partido de la izquierda en un partido al servicio del sistema capitalista. Tsipras y el equipo gobernante han cruzado el Rubicón. Y van a continuar en este camino, incluso si esto les lleva a las manos de un "gobierno nacional", junto con los enemigos de ayer, incluso si tienen que expulsar a la izquierda de Syriza y "destruir" el partido.

Lo que está detrás de esta nueva tragedia histórica de la izquierda griega no es otra cosa que la completa falta de comprensión por parte de la dirección del carácter de clase de la realidad que viven. Y una completa falta de comprensión de lo que significa la lucha de clases. Fueron a la UE a "luchar por sus propuestas" con pistolas de agua contra ametralladoras. Ellos trataron de "explicar" y "convencer" a Schauble y el resto de la pandilla capitalista que conduce la UE, ingenua y tontamente, que estaban aplicando políticas equivocadas y debían cambiarlas. Nunca tuvieron y nunca mostraron ninguna confianza en el poder de la clase trabajadora y su capacidad de tomar el destino en sus propias manos. Se tragaron el cuento de hadas propagado por la clase dominante de que su sistema de lucro es invencible, que el capitalismo no puede ser derrocado y que la salida del euro sería igual a una catástrofe social.

La derrota a la que Tsipras y su gobierno llevaron a la clase obrera griega es histórica, pero no es definitiva. No es como la derrota sufrida por la izquierda y la clase obrera en la guerra civil en Grecia. Todavía hay un gran potencial para la resistencia.

La tarea inmediata es la unión de las fuerzas de izquierda que entienden la necesidad de un reagrupamiento en la línea del socialismo revolucionario para planificar los próximos pasos. Hay fuerzas serias en la izquierda no parlamentaria, en el interior de ANTARSYA (Izquierda Anticapitalista) y SYRIZA, que entienden que sin ruptura con el sistema capitalista y la Eurozona no hay perspectiva de una vida mejor. Estas fuerzas se deben reunir urgentemente, discutir y adoptar todas las medidas necesarias, para sentar las bases de una nueva izquierda revolucionaria de masas. Para liderar las luchas de mañana y ofrecer la perspectiva de lucha por un futuro contra las falsas esperanzas de Tsipras y su círculo.

En la noche del 10 de julio, está planificada una manifestación de SYRIZA que tendrá lugar en Syntagma, en el centro de Atenas, y ahora probablemente se convertirá en un mitin sobre todo de la izquierda de SYRIZA y de ANTARSYA contra el giro de 180 grados de Tsipras. Los miembros de Xekinima (CIT en Grecia) distribuirán la siguiente declaración en la protesta.

Xekinima (CIT en Grecia) llama a los diputados y parlamentarios de la izquierda de SYRIZA y de los otros partidos de izquierda a oponerse y votar en contra de las últimas propuestas de la dirección de Tsipras.

La izquierda en Grecia debe llamar a los trabajadores y jóvenes a movilizarse contra el nuevo memorando, incluyendo la organización de protestas y manifestaciones masivas, invocando el poderoso mandato del referéndum de la semana pasada para oponerse a cualquier venta de sus intereses de clase.

Xekinima (CIT en Grecia) pide a la izquierda que rompa con la austeridad y adopte un programa socialista. Esto incluye la negativa a pagar la deuda; controles sobre los flujos de capital; monopolio estatal del comercio exterior; nacionalización de los bancos y de las palancas fundamentales de la economía, bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores; reversión de la austeridad; puestos de trabajo para todos con un salario digno, y salud, educación y seguridad social gratuita y de calidad.

La planificación de la economía según las necesidades de las personas y no de las ganancias de los capitalistas - la reorganización socialista de la sociedad - podría permitir el fin de la crisis económica, la pobreza, el desempleo y la emigración forzada.

Para ello es esencial construir una política de clase independiente, dentro y fuera de SYRIZA. Tras los enormes mítines del NO, la semana pasada a través de Grecia, hay que continuar, profundizar y ampliar la participación activa de la clase trabajadora y la juventud en la lucha contra la Troika y de una alternativa socialista. Esto significa la creación de asambleas populares y comités de acción de las bases en los lugares de trabajo y comunidades.

Llamemos a los trabajadores y jóvenes de toda Europa a luchar contra la austeridad y por una Europa socialista.