Latinoamérica: ¿Un nuevo giro?

El histórico apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro, la agitación en Venezuela, y el estancamiento de las reformas en Bolivia, así como las crisis en Brasil, simbolizan un nuevo giro en América Latina y el Caribe. Pero ¿en qué dirección? Con un repunte en la lucha de los trabajadores y los oprimidos, se anuncia una nueva época volátil.

07/05/2015, Tony Saunois, artículo del número de mayo del Socialism Today, la revista del Partido Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores CIT en Inglaterra y Gales)

América Latina ha entrado en una nueva fase de crisis económica y agitación política y social. Las altas expectativas despertadas por los gobiernos reformistas radicales en Venezuela, Bolivia y Ecuador han dado paso a la crisis y la decepción. Las proclamas de Hugo Chávez y Evo Morales, prometiendo un camino al socialismo, no se corresponden con políticas para romper con el capitalismo y comenzar la construcción de una alternativa socialista. Esto ha dado lugar a una reversión de las reformas que llevan a cabo y a la desintegración económica y social.


Países como Brasil y Chile, encabezados por los llamados gobiernos de centro-izquierda de Lula y ahora Dilma Rousseff, y Michelle Bachelet, respectivamente, también han entrado en una nueva fase de la crisis. Niveles casi inimaginables de corrupción y crisis de control político atenazan la mayoría de los regímenes, desde México en el norte hasta Argentina en el sur.

Durante más de una década el continente presenció un rápido crecimiento y expansión económica. La perspectiva de Brasil y Argentina de unirse al "primer mundo" se llevó a cabo por los gobernantes de estos países. Una expansión de la clase media y el aumento del nivel de vida de muchos trabajadores e incluso de los más pobres - especialmente en Brasil - llevó a muchos comentaristas a aceptar esta perspectiva. Durante más de una década Argentina registró un crecimiento económico anual de entre el 5% y el 7%.

En algunos casos este crecimiento permitió a estos gobiernos de centro-izquierda poner en práctica algunas reformas y elevar el nivel de vida de una capa de trabajadores. Sin embargo, incluso en los tiempos de bonanza, millones ganaron poco o nada y siguieron languideciendo en la pobreza. Ese crecimiento ha llegado a su fin abruptamente. Fue impulsado por el aumento de precios de los productos básicos y las exportaciones a China. Petróleo, gas, cobre, soja y otros recursos naturales que se encuentran en abundancia en América Latina se necesitaban desesperadamente en el creciente mercado chino. Chile, rico en cobre, vio dirigirse el 40% de sus exportaciones a China. El precio se cuadruplicó a 4 dólares por libra. Una historia similar fue que sucedió con el petróleo y otras materias primas.

La desaceleración de la economía china ha ahogado rápidamente las exportaciones de productos básicos, y los precios han caído. Esto está teniendo un efecto devastador, económica, social y políticamente. Los tiempos de auge y la perspectiva de países como Brasil de unirse al club del primer mundo han demostrado una vez más ser una quimera. Una nueva era de crisis y lucha de clases se ha abierto en todo el continente. La economía de Brasil se contraerá por segundo año consecutivo - hasta en un 1% en 2015. Se enfrenta a su más agudo declive económico desde 1932. Argentina también está en una profunda recesión económica y el crecimiento de Chile ha disminuido sustancialmente.

La dependencia de las exportaciones de productos básicos durante el auge resultó en una creciente desindustrialización de estos países que los dejó en una posición aún más débil que antes - algo que el CIT ha comentado en su momento. La manufactura como proporción de la producción económica de América Latina ha estado en declive desde hace más de una década. En la década de 1990, la proporción de las exportaciones de materias primas se redujo a 27%, desde 52% a principios de 1980. Ahora ha aumentado de nuevo hasta más del 50%. Las commodities representan el 60% de las exportaciones brasileñas. El petróleo representa el 96% de los ingresos de exportación de Venezuela. La huella de China en América Latina, según un analista de Harvard, Dani Rodrik, ha dado lugar a su "desindustrialización prematura".

Que esta nueva era de la crisis se haya apoderado del continente bajo gobiernos de izquierda o de centro-izquierda ha dado lugar a mucha confusión entre la izquierda latinoamericana. Ha llevado a muchos a preguntarse si el continente se ha inclinado hacia la derecha, debido al hecho de que las fuerzas capitalistas tradicionales de derecha han tratado de sacar provecho de la situación de una manera populista, un proceso aparentemente reforzado por la amenaza de la restauración capitalista en Cuba. El escritor de The Guardian, Jonathan Watts, planteó esta pregunta en un artículo, "Escándalos, Protestas, Crecimiento débil: ¿Está la Izquierda de América Latina en Retirada? ’(22 de marzo). Y concluyó: "La marea rosa puede parecer mucho más oscura que hace diez años, pero aún no ha terminado".

Sin embargo, gobiernos como el de Lula / Dilma Rousseff en Brasil o Christina Kirchner en Argentina no han aplicado políticas de izquierda. Se han adaptado a políticas pro-capitalistas salpicadas, en un principio, con algunas concesiones. En Venezuela, Chávez, y en especial su sucesor Nicolás Maduro, y Morales en Bolivia, han sido víctimas de su incapacidad para romper con el capitalismo, a pesar de haber llevado a cabo reformas importantes, que ahora están bajo ataque. Recientemente, estos gobiernos han promulgado políticas más pro-capitalistas y han dado bruscos virajes a la derecha.

Corrupción tóxica de Brasil

La ira y el descontento resultante que se está desarrollando ha permitido a algunos de los partidos tradicionales de la derecha recurrir a las protestas y campañas populistas para ganar apoyo. Esto no refleja un cambio de derecha en la sociedad. Es la ausencia de una poderosa alternativa socialista de masas, lo que ha permitido a algunos de la derecha populista intervenir en el vacío que se ha abierto. Esto se refleja claramente en la crisis masiva que ha entrado en erupción en Brasil.

Brasil se enfrenta a múltiples crisis, que pueden converger en una "tormenta perfecta" que conduce a convulsiones sociales y políticas masivas, sin precedentes. Esto le dará a las fuerzas de izquierda socialistas emergentes como el PSOL (Partido Socialismo e Liberdade) y el Movimiento de Trabajadores sin Techo MTST (Movimento dos Trabalhadores Sem Teto) grandes oportunidades para crecer y construir una poderosa alternativa socialista. La crisis económica se ha traducido en recortes, despidos y ataques a la clase trabajadora y la clase media. Esto ha provocado una ola de lucha este año. Los trabajadores del sector público, maestros, trabajadores metalúrgicos del automóvil, han estado involucrados en huelgas y luchas. En Paraná una huelga indefinida de los trabajadores del sector público obligó al gobierno del estado a retirar su paquete de recortes. Los trabajadores de Volkswagen y General Motors ganaron una victoria parcial en una huelga contra los despidos.

Un escándalo de corrupción altamente tóxico - que hace que los gastos de los diputados británicos parezcan pequeños en cambio - se centra en Petrobras, el gigante conglomerado petrolero de Brasil. Hasta US $ 10 mil millones salieron de la compañía en sobornos a empresas constructoras, y pagos a los partidos políticos, especialmente el PT (Partido de los Trabajadores) de Rousseff y Lula. Un gerente se ha comprometido a pagar 100 millones de dólares que escondió en cuentas bancarias en el extranjero.

Ciento tres personas han sido acusadas, y 33 miembros del PT y la coalición de Rousseff están bajo investigación. El tesorero del PT, João Vaccari, ha sido arrestado y obligado a renunciar. Más de 40 políticos han sido acusados, incluidos los jefes de ambas cámaras del Congreso. El socio de la coalición más grande en el gobierno de Rousseff recientemente se negó a apoyar un acto presidencial en el Congreso debido a que uno de sus líderes, no estaba exento de investigación por corrupción! La campaña electoral presidencial de Rousseff en 2010 habría recibido fondos de esta fuente corrupta. De acuerdo con la policía federal, diez grandes empresas de construcción están bajo investigación. Este escándalo y el inicio de la crisis económica y social han dado lugar a un colapso de la confianza de todo el sistema político y la casta que lo gobierna.

Existe también el inicio de una gran sequía que afecta al sur del país, especialmente de São Paulo. El racionamiento de agua está afectando a millones de personas y está destinado a explotar en una catástrofe humanitaria importante en uno de los centros urbanos más grandes del mundo. El principal reservorio de suministro de São Paulo se situó en el 39% de la capacidad en el año 2014. Este año se ha reducido la capacidad a sólo 19,4% - si incluimos el "volumen muerto” (volumen morto), un suministro de emergencia que requiere un procedimiento especial y costoso.

Una nueva ola de lucha

Esta situación ha surgido como consecuencia directa de la privatización y la deforestación. La falta de inversión en infraestructura - hasta un 30% de agua en São Paulo se estima que se pierde a través de fugas - ha acelerado la crisis, que ya se preveía hace una década. No se hizo nada por los gobiernos federales o estatales, o las empresas de agua ahora privatizadas. Las protestas han estallado y esto se va a convertir en un problema importante en los próximos meses.

Rousseff logró llegar raspando al poder para un segundo mandato hace tres meses. Su índice de aprobación ha colapsado del 25% al ​​13%, el más bajo para un presidente desde que el movimiento de masas contra el ex presidente, Fernando Collor de Mello, lo expulsó del poder en 1992 y enfrentó cargos de acusación por corrupción. La derecha, PSDB el partido pro-capitalista tradicional (Partido da Social Democracia Brasileira) ha utilizado estos desarrollos recientes de una manera populista para lanzar una campaña por el juicio político de Rousseff. En gran parte las protestas de la clase media han sido iniciadas por la derecha. Muchas de los participantes en estas protestas no son partidarios tradicionales de derecha, sino gente simplemente furiosa por lo que ha pasado, sobre todo por la corrupción.

Al mismo tiempo, el PT y el gobierno han tratado de movilizar a los trabajadores que tradicionalmente han apoyado el PT. Estos desarrollos se han traducido en una tremenda confusión, con grandes capas que no quieren apoyar a los líderes del PT. En parte como resultado de la labor de la LSR (Liberdade Socialismo e Revolução – CIT en Brasil), las protestas están exigiendo reformas sociales, oponerse al gobierno, pero también a la derecha, los partidos pro-capitalistas tradicionales. El 15 de abril hasta 30.000 se reunieron en São Paulo en un acto llamado inicialmente por el MTST y el PSOL, con el compromiso posterior de la alianza sindical CSP-Conlutas. Como reflejo de la presión desde abajo la federación sindical oficialista, la CUT, se vio obligada a apoyar la protesta que se convirtió en un día de acción nacional, con protestas y huelgas en Porto Alegre, Recife y muchas otras ciudades.

La cuestión de una huelga general de un día, que LSR ha venido planteando desde hace algún tiempo, está siendo aceptada. CSP-Conlutas exige correctamente que se establezca una fecha de inmediato. Por primera vez en muchos años, la CUT, bajo presión desde la aprobación de la legislación contra los trabajadores que fortalece los contratos precarios, se ha obligado a apoyar la idea de una huelga general en el futuro. Estos desarrollos en Brasil, el gigante económico y político del continente, seguro tendrán un gran impacto en el resto de América Latina. Especialmente si el PSOL y movimientos sociales como el MTST son capaces de construir una poderosa alternativa socialista al gobierno y a la derecha, la oposición pro-capitalista.

Argentina también está presa de una situación económica devastadora. Kirchner ha seguido una política nacional pro-capitalista, pero también ha entrado en conflicto con los intereses imperialistas a nivel internacional. Ha enriquecido su propia fortuna personal en 20 veces desde 2003! De manera significativa, el crecimiento electoral de la FIT (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) alianza trotskista refuta la idea de que el continente se balancea a la derecha. Sin embargo, el éxito de la FIT, que saluda el CIT, plantea un nuevo desafío al mismo. ¿Será capaz de construir sobre estos éxitos y llegar a sectores de los trabajadores y los sindicatos, antiguos partidarios de los peronistas a través de la construcción de un amplio partido de la clase obrera?

El ’Escaparate’ del continente, Chile, también ha entrado en una nueva era. 150.000 jóvenes salieron a las calles el 18 de abril para continuar la lucha por la educación gratuita, y denunciar la élite política, también sumida en escándalos de corrupción profundas. La economía se está desacelerando, afectado por la caída de los precios del cobre y la disminución de las exportaciones a China. Michelle Bachelet y su ’Nueva Mayoría’ pelearon la campaña electoral prometiendo reformas - ninguna de los cuales se introdujo desde que ganó. La pérdida de autoridad de los partidos establecidos y el sistema político se reflejó en las elecciones de 2013. Sólo el 41% de los 13 millones de electores participaron. Esto ha sido acompañado por una revuelta juvenil masiva y el comienzo de la aparición de una nueva ola de luchas obreras junto con enfrentamientos duros y violentos que involucran al pueblo mapuche.

El régimen venezolano bajo presión

En Venezuela, la amenaza de la MUD de derechas (Mesa de la Unidad Democrática) al gobierno de Maduro es grave. El liderazgo de Henrique Capriles ha adoptado un enfoque muy populista para tratar de capitalizar el descontento masivo que existe debido a la situación económica. Maduro, a pesar de las referencias al "socialismo", se ha desplazado más hacia la derecha para tratar de apaciguar al capitalismo. Esto no ha satisfecho a la derecha o el imperialismo estadounidense, que sigue comprometido con la derrota de su gobierno.

El giro a la derecha se refleja en la nueva gestión que se ha instalado en la empresa petrolera estatal, PDVSA, dirigido por Eulogio del Pino. A los accionistas privados minoritarios en negocios conjuntos se les está dando una mayor influencia. Simbólicamente, los trabajadores de PDVSA ya no están obligados a llevar camisetas rojas y los nombramientos políticos en la compañía están siendo despedidos.

La catástrofe económica se ha visto enormemente agravada por la caída de los precios del petróleo. Se espera que la economía se contraiga un 5% este año, tras una contracción del 4% el año pasado. La escasez de todo abunda. Se estima que uno de cada tres productos básicos no está disponible, incluyendo alimentos, medicinas y ropa. Existen tablones de anuncios donde la gente trueca papel higiénico por detergente. Venezuela sufre la tasa de inflación más alta del mundo, el 70%.

Estas tendencias están sirviendo para socavar aún más el apoyo al gobierno. En parte, las carencias son un producto de la especulación y el acaparamiento por los capitalistas para tratar de desestabilizar la situación. Sin embargo, son también producto del enfoque administrativo de arriba hacia abajo burocrático del régimen. Las reformas de Chávez están siendo seriamente erosionadas. El sistema de salud está en crisis total. De 45.000 camas en los hospitales públicos sólo 16.000 se puede utilizar debido a la escasez.

El apoyo de Maduro es menos del 30% en las encuestas y una derrota es una amenaza. Tal como ha advertido el CIT, esto es el producto del estancamiento de la situación como consecuencia de la incapacidad de romper con el capitalismo y marcar el comienzo de un verdadero sistema de nacionalización de la economía, control y gestión democrático por los trabajadores. El impasse ha abierto el camino para la decepción y la desmoralización, que la derecha del MUD está aprovechando.

Venezuela había asegurado previamente los préstamos de China a cambio de petróleo. La caída de las reservas de petróleo se ha traducido en un retraso en los envíos de petróleo, un default parcial de la deuda a China por Venezuela. Si se enfrenta con una más profunda crisis, incluso Maduro podría ser conducido a adoptar medidas más radicales que golpeen los intereses capitalistas. Aunque esta no es la perspectiva más probable, no se puede excluir.

El levantamiento del embargo a Cuba

A principios de año, el presidente de EE.UU., Barack Obama, y ​​de Cuba, Raúl Castro anunciaron una serie de acuerdos históricos. Estos abrieron el camino para restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países, una relajación de las restricciones de viaje y los primeros pasos hacia la flexibilización del embargo comercial que ha sido impuesta desde la revolución de 1959-1960. La liberación de los prisioneros en poder del régimen, incluyendo ciudadanos estadounidenses y cubanos que tuvo lugar en los EE.UU.

Este paso representa un cambio decisivo en la política del imperialismo de Estados Unidos hacia Cuba, reforzada en las conversaciones entre Obama y Castro en la reciente Cumbre de las Américas en Panamá. También significa un paso más por el régimen cubano hacia la restauración capitalista, un proceso que se ha estado desarrollando desde hace varios años. Los anuncios de Panamá son la culminación de las conversaciones secretas entre los dos gobiernos, que han tenido lugar en Canadá por un número de años. Las negociaciones que implican al derechista gobierno de Canadá y al Papa han sido cruciales en la negociación del acuerdo actual.

Obama reconoció que, "No se puede seguir haciendo lo mismo (por más de 50 años) y esperar un resultado diferente". Las clases dominantes de Europa y Canadá, y mucho del capitalismo latinoamericano, adoptaron un enfoque diferente, uno que Obama ha abrazado. Raúl Castro, alabando a Obama, ha hecho un llamamiento para que se le concedió el premio Nobel de la Paz. Sin embargo, como presidente de Estados Unidos ha llevado a cabo más ataques con aviones no tripulados en Afganistán y el Medio Oriente que George Bush.

Desde la revolución cubana, el imperialismo estadounidense ha impuesto un embargo estricto y realizado varios intentos, incluida la intervención armada en 1961, para derrocar al régimen cubano y restaurar el capitalismo. A pesar de las consecuencias catastróficas del embargo, se estima que han costado a la economía cubana 1 billón de dólares desde su aplicación, esta política fracasó. Esto se debió principalmente a las profundas raíces y apoyo social para la revolución que ha existido. La política anti-Castro también se orientó a ganar el apoyo electoral en los EE.UU. de los exiliados cubanos de Miami que habían huido de la revolución.

Ahora el imperialismo estadounidense está adoptando una nueva política al comenzar a levantar el embargo. La amenaza de la restauración capitalista en un estado obrero aislado no viene sólo de la amenaza de una intervención militar. Como León Trotsky advirtió en relación con la antigua Unión Soviética, puede venir en forma de "bienes baratos en el tren de equipaje del imperialismo". El objetivo del imperialismo de Estados Unidos sigue siendo el mismo, pero espera llegar a él para esa ruta diferente. Tiene la intención de inundar la economía cubana con bienes e inversión con el objetivo de restablecer plenamente el capitalismo.

La erosión de las conquistas pasadas

El cambio de la política del imperialismo norteamericano se ha visto facilitada por un cambio generacional de perspectivas dentro de la comunidad cubana en el exilio. Si bien anteriormente comprometidos con el embargo y una lucha para derrocar al régimen, ahora (según algunos sondeos de opinión) el 52% de los cubanos que viven en Estados Unidos apoyan poner fin al bloqueo. Sectores de la clase capitalista, como el magnate del azúcar Alfy Fanjul, se han pronunciado a favor de levantar el embargo, mirando las perspectivas de nuevos mercados dentro de una Cuba capitalista.

Muchos cubanos dependen de las remesas que reciben de las familias en los EE.UU.. Se estima que el 62% de los hogares cubanos reciben apoyo del exterior. Según algunas estimaciones, sostienen un increíble 90% del mercado minorista. La difícil situación económica significa una situación desastrosa para las masas. Los masivos logros sociales conquistados como consecuencia del derrocamiento del capitalismo se están erosionando rápidamente. El apoyo a la revolución y la hostilidad hacia el capitalismo y el imperialismo de Estados Unidos significaron que el régimen cubano increíblemente fue capaz de mantener la economía planificada y el régimen burocrático largo de la década de 1990 (el "período especial") y en la primera parte del siglo 21. El valor de los salarios en la Cuba de hoy se estima en un valor de sólo el 28% de lo que era antes de la caída de la antigua Unión Soviética.

Sin embargo, el régimen y la economía planificada consiguieron mantenerse durante este tiempo a pesar de la ola de capitalismo de libre mercado que dominó la economía mundial. El régimen fue capaz de sostenerse a sí mismo políticamente gracias al embargo de Estados Unidos, lo que alimentó la hostilidad hacia el imperialismo norteamericano. La llegada de Chávez al poder en Venezuela también trajo un respiro a través del suministro de petróleo barato. Esto está ahora amenazado como consecuencia de la caída de los precios del petróleo y la crisis que enfrenta el gobierno de Maduro. La falta de control genuino de los trabajadores y la democracia, y la mala gestión burocrática consecuente y la persistente corrupción, agravó la crisis económica y social causada por el embargo y el aislamiento.

Las convulsiones revolucionarias que azotaron Venezuela, Bolivia y Ecuador en el inicio del siglo ofrecieron la posibilidad a Cuba para salir de su aislamiento. La democracia genuina de los trabajadores habría aprovechado esta oportunidad y tomado las medidas necesarias para tratar de formar una federación socialista voluntaria de estos países. Esto podría haber permitido la cooperación económica y la planificación entre ellos y podría haber comenzado a atraer a la clase obrera de toda América Latina para ofrecer una alternativa al capitalismo. Esta fue una oportunidad perdida y la crisis que se desarrolla en todos estos países significa que las masas están pagando el precio por ello.

Lamentablemente, ni el régimen burocrático cubano ni las direcciones reformistas de Morales, Chávez o Rafael Correa (en Ecuador) estaban preparadas para dar este paso. Los tres últimos han quedado atrapados dentro del capitalismo. El régimen cubano, por su parte, ha introducido una serie de pasos graduales que comienzan el proceso de restauración capitalista. Los últimos acontecimientos amenazan un paso más en este proceso.

Una cabeza de puente para el capitalismo

Aunque se dio la bienvenida a la flexibilización de las restricciones de viaje, otros pasos representan una amenaza para las conquistas que quedan de la revolución que ya estaban siendo desmantelado. El nuevo código laboral representa un grave atentado contra los derechos de los trabajadores. La edad de jubilación se elevó en cinco años en 2008. La introducción del cambio de "dualidad monetaria", en el que algunos trabajadores están pagados en dólares, ha exacerbado la desigualdad entre ellos y los que se pagan en pesos. El régimen creó el ’peso convertible’ (CUC) que está vinculado 1: 1 con el dólar y se utiliza en el sector turístico y los productos importados. Productos locales utilizan el peso local (CUP), que es igual a aproximadamente 1:25 de la CUC. El gobierno anunció su intención de desechar esta doble moneda, pero esto no se ha aplicado hasta el momento.

Inevitablemente, esto ha impulsado el mercado negro. El gobierno estableció un objetivo de eliminar más de un millón de trabajadores del sector estatal y permitir la creación de miles de empresas pequeñas y medianas (’cuentapropistas’) - 500 000 licencias ya han sido emitidos. Sin embargo, éstos se han centrado en los pequeños negocios como restaurantes. El número de trabajadores empleados en el sector privado se ha incrementado de aproximadamente 140.000 a 400.000 desde el 2007, pero aún es una minoría significativa de una plantilla total de más de cinco millones.

Una cabeza de puente para la restauración capitalista se ha desarrollado en el sector turístico, que ha sido el centro hasta el momento de la inversión extranjera de Europa, Canadá, Brasil y, más recientemente, de las empresas chinas. La prostitución, desterrada de la sociedad a raíz de la revolución, ahora está de vuelta en las calles de La Habana, sobre todo en las zonas turísticas.

Se han abierto zonas especiales de desarrollo, como una nueva instalación portuaria construida en Bahía Mariel y financiada por la inversión del capitalismo brasileño y de Singapur. Esto se ve con un ojo en el futuro final del embargo comercial de Estados Unidos y también para aprovechar la ampliación del canal de Panamá y un nuevo canal en proyecto en Nicaragua con inversión china masiva. Aquí los inversores recibirán contratos de 50 años en comparación con el actual contrato de 25 años. Los inversores pueden tener el 100% de la propiedad. No se cobrarán impuestos sobre el trabajo o locales, y se está concediendo un respiro de diez años del pago de un impuesto de 12% sobre los beneficios.

A pesar de estas medidas, los inversores capitalistas extranjeros tienen que negociar con el gobierno o las empresas estatales. Mientras que el régimen cubano sigue utilizando alguna retórica socialista, lo que en parte refleja el apoyo que aún existe para la revolución, especialmente entre la generación más vieja, se vuelve cada vez más al nacionalismo de José Martí, el líder del movimiento de independencia contra los colonizadores españoles.

La generación más joven, desesperada por disfrutar de nuevas libertades - el uso de internet y los viajes, entre otros - han experimentado, no las conquistas, sino la regresión de la revolución, con la crisis económica y social y la mano muerta de la burocracia asfixiante. Inicialmente, la llegada de productos baratos puede ser un atractivo hasta que la realidad de la vida en la sociedad capitalista se haga evidente.

Estos acontecimientos representan claramente un paso importante hacia la reintroducción del capitalismo. Esto está en marcha en algunos sectores, aunque continúa la supervisión y el acuerdo del Estado. El Estado aún mantiene un control potente y podría ahogar estos pasos en una determinada etapa. Randal C. Archibold citó a un abogado estadounidense que trata con las investigaciones de las empresas acerca de las inversiones cubanas: "¿Qué pasa ahora si el capital entra y hay un cambio por parte de Cuba? Nunca se sabe si los cubanos van a cambiar de opinión. Creo que hay un montón de incógnitas porque se trata de un tren completamente nuevo" (International New York Times, 09 de abril).

La transición hacia la restauración capitalista completa no será un proceso sencillo y sin interrupciones. Secciones del régimen no parecen querer ir en esta dirección. Significativamente, Maiela Castro, hija de Raúl, declaró firmemente en enero: "El pueblo de Cuba no quiere volver al capitalismo". En esta etapa, los sectores decisivos de la economía no se han privatizado o vendido a los capitalistas extranjeros. La llegada de Mastercard y Netflix, aunque importantes, son hasta ahora en gran medida simbólicas.

Crisis y resistencia

Para los socialistas y la clase obrera el movimiento hacia la restauración capitalista representa un paso hacia atrás. Significará la erosión de las conquistas de la revolución cubana para las masas. Será utilizada por la clase dominante, especialmente en América Latina, para tratar de desacreditar nuevamente la idea del socialismo como alternativa al capitalismo. Sin embargo, esto no tendría los mismos efectos que la ofensiva ideológica contra la idea de socialismo que se desató tras el colapso de los antiguos regímenes estalinistas en la Unión Soviética y Europa oriental en 1989-90.

Una nueva fase de la crisis capitalista y las luchas de los trabajadores se ha abierto a nivel internacional. La clase obrera y las masas han pasado por 25 años de la "supremacía del libre mercado" y están empezando a luchar contra ella. El levantamiento del embargo representa una derrota para la política del imperialismo norteamericano y su intento de derrocar al régimen cubano. Le dará a Cuba la oportunidad de negociar en el mercado mundial.

Sin embargo, sin la existencia de una auténtica democracia obrera, esto incluye el peligro de la aceleración hacia la restauración capitalista. Un monopolio estatal del comercio exterior, controlado democráticamente por un auténtico régimen de democracia obrera, es esencial para ayudar a prevenir esta amenaza creciente. En las condiciones de la nueva crisis capitalista internacionales movimientos contra la restauración capitalista pueden tener lugar. Una situación mixta o híbrida podría continuar por algún tiempo.

Inicialmente, las conquistas derivadas de la revolución como los sistemas de educación de la salud pueden mantenerse, aunque incluso éstos han sufrido mucho por la falta de inversión en el período reciente. Muchos obstáculos quedan por superar y un poco de resistencia es probable a medida que la realidad de la restauración capitalista se haga evidente. Secciones de la población ya están temerosos de perder las conquistas de la revolución y que Cuba sea convertida en otro Puerto Rico. La necesidad de construir la resistencia para salir al paso del desarrollo de la restauración capitalista y la lucha por una verdadera democracia obrera y la economía planificada nacionalizada en Cuba es más urgente que nunca.

América Latina plantea con urgencia la necesidad de construir una alternativa socialista de masas. Esto debe partir de reconocer las limitaciones de las medidas reformistas radicales y los métodos burocráticos utilizados en la primera parte de este siglo en Venezuela, Bolivia y Ecuador que permanecieron encarceladas dentro del capitalismo. Las movilizaciones populistas oportunistas de la extrema derecha en Brasil, Venezuela y otros países ilustran la urgencia de construir un movimiento así. Una nueva fase de la crisis y la lucha se ha abierto en todo el continente. El reto para la clase obrera y los socialistas revolucionarios es construir una verdadera alternativa de lucha socialista.