¿QUÉ ES EL TROTSKISMO? ¿QUÉ SIGNIFICA SER TROTSKISTA HOY?


12/11/2014, Dani, SR

Socialismo Revolucionario y el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) son organizaciones trotskistas. Creemos que el conjunto de ideas y la defensa consecuente del marxismo que representa el trotskismo son imprescindibles. Pero, dicho esto, no sostenemos que la defensa de las ideas revolucionarias hoy en día sea exclusivamente “cosa de trotskos”. Como suele decirse,  con mucha razón, en los movimientos actuales por el cambio social, las ideas y el contenido son más importantes que los lemas y las “etiquetas”.


Sin embargo, no somos de los que sostenemos que la historia y las teorías “del pasado” no son importantes. Todos los que luchamos para cambiar el mundo andamos por un camino en gran parte dibujado por generaciones pasadas de luchadores y pensadores revolucionarios. Entender esta historia, y sacar lecciones de los fracasos y victorias que la han caracterizado es fundamental. Aún más si tenemos en cuenta la experiencia del fallido modelo estalinista, el cual tenemos que poder explicar si pretendemos convencer a la mayoría sobre la necesidad de hacer una revolución socialista hoy. No pretendemos explicar el trotskismo en este breve artículo, sino aclarar algunos prejuicios sobre éste e invitar a un análisis más profundo de la cuestión.

La importancia de Trotsky

Lenin y (en menor medida) Trotsky son los dos dirigentes más destacados de la Revolución Rusa de Octubre. Mientras Lenin dirigió, durante décadas decisivas, el partido bolchevique que lideró la Revolución, Trotsky era el líder indiscutible de las masas proletarias de Petrogrado (ciudad más importante de la revolución, donde se encontraba el proletariado más significativo del país). Era presidente del “soviet” de Petrogrado, tanto durante la revolución fallida de 1905, como en la victoriosa revolución de Octubre de 1917, que consiguió derribar al capitalismo e instalar por primera vez en el mundo un sistema de democracia obrera, de gobierno desde abajo por los soviets (asambleas democráticas de trabajadores, campesinos y soldados).

Después de la revolución, fue un líder destacado del partido bolchevique (al que se afilió en el propio año 1917), y el encargado del gobierno soviético en política de guerra. Organizó y dirigió el Ejército Rojo, que consiguió defender al país de la reacción interna y la invasión de los ejércitos de 21 países imperialistas que intentaban anular la revolución. Fue el colaborador más cercano de Lenin, quien en su testimonio político dijo que Trotsky era sin duda el más capaz de la dirección comunista.

Después de la muerte de Lenin, Trotsky fue el principal líder de la oposición a la degeneración “estalinista” de la Revolución Rusa, defensor de la democracia soviética (asamblearia) frente al burocratismo dictatorial, y de la revolución internacional frente al nacionalismo del  “socialismo en un solo país”.

La falsa dicotomía entre leninismo y trotskismo

Trotskismo y Leninismo no son en absoluto antagónicos. Sostenemos que el trotskismo es más bien un desarrollo de leninismo, una adaptación de éste a las nuevas condiciones después del fallecimiento de Lenin. En las cuestiones decisivas que se debatieron en la dirección bolchevique sobre de la revolución, Trotsky siempre coincidió con Lenin, muchas veces en oposición a Stalin y su camarilla. Contra Stalin, Lenin y Trotsky insistieron en la necesidad de no apoyar al gobierno provisional que reemplazó brevemente al zar pero que mantuvo intacto el sistema capitalista y continuó con la I Guerra Mundial, etc. También contra Stalin, Trotsky y Lenin defendieron la necesidad de la insurrección de Octubre (la toma de poder por los trabajadores).

La falsa dicotomía entre leninismo y trotskismo siempre ha sido una invención. Una vez que Stalin consiguió el poder, fue gradualmente borrando de la historia oficial el papel de Trotsky. Trotsky fue la víctima más destacada de esta campaña de falsificación y borrado de la historia, pero no la única ni mucho menos. A finales de los años 30, TODOS los miembros del Comité Central del partido que hizo la revolución, salvo el propio Stalin, estaban muertos, asesinados (por Stalin) o desaparecidos. La eliminación física de los hombres y mujeres del partido de Lenin fue la expresión más brutal de la eliminación de la política y los métodos de Lenin al frente del estado soviético.

¿El conflicto entre Trotsky y Stalin no era una pelea personal por el poder?

No, en absoluto. La Revolución Rusa se hizo para que el poder lo tuviera la clase trabajadora – y se ejerciera a través de los soviets – no para el poder una persona ni un partido. La lucha de Trotsky contra el estalinismo era para mantener vivo este espíritu de la revolución, y contra la política de quitar el poder a los soviets para concentrarlo en una burocracia privilegiada, liderada por Stalin.

Bajo el control de Stalin, los intereses de esta burocracia eran supremos, y su defensa llevó al movimiento comunista mundial a cometer errores con graves consecuencias para la lucha obrera en Rusia e internacionalmente. Mientras que para la Revolución Rusa, una ruptura con el aislamiento nacional y la expansión de la revolución al occidente era cuestión de vida o muerte, para la burocracia estalinista fue una molestia que pondría en peligro su posición social privilegiada.

Esta contradicción brutal tuvo una expresión trágica en varios países. En Alemania, por “diktat” de la burocracia rusa, los líderes comunistas de masas dejaron que Hitler llegara al poder sin ni siquiera resistir; y en España, la política estalinista durante la guerra civil pasó por desmantelar la revolución obrera y campesina contra el golpe franquista que se desarrolló en Catalunya y gran parte de España.

La Cuarta Internacional

Trotsky y sus seguidores organizaron primero una “oposición de izquierdas” en Rusia e internacionalmente (internamente en los partidos comunistas a nivel mundial), y después una “Cuarta Internacional” para mantener viva la idea de un internacionalismo revolucionario y una organización internacional que sirve como herramienta para la revolución mundial, en vez de un obstáculo en su camino. La Cuarta Internacional nació en circunstancias muy difíciles, y nunca llegó a ser una fuerza de masas. Hoy día, muchas organizaciones en los márgenes del movimiento obrero, se autoproclaman como esta Cuarta Internacional, pero ninguna lo es. Nuestra organización internacional, el CIT, la que más influencia y peso tiene de las llamadas “internacionales trotskistas”, no tiene tal pretensión. Por eso somos un Comité POR una Internacional de los Trabajadores. Para nosotros la tarea de construir un nuevo movimiento mundial de masas para la revolución socialista está todavía por hacer.

La teoría de la Revolución Permanente

Mediante esta teoría, Trotsky predijo el carácter anticapitalista y socialista de la Revolución Rusa. Dicha teoría sigue vigente hoy y es aplicable a la lucha de todos los pueblos oprimidos. Sostiene que las tareas “democráticas” - asociadas con las “revoluciones burguesas” - que quedan por hacer en países donde el capitalismo no se ha desarrollado plenamente, no pueden ser resueltas por éste. Muchos “marxistas” sostenían (y muchos lo hacen todavía, lamentablemente) que luchar por el socialismo era algo que solo se podría contemplar en un país cuando la “democracia capitalista” estaba plenamente instalada.

Trotsky explicó que la clase capitalista de estos países era fundamentalmente débil e incapaz de completar las tareas democráticas. Siempre pactarían con los zares y monarcas antes de entregar a la mayoría trabajadora las libertades que podrían utilizar para echarlos. Así que la única fuerza social capaz de garantizar los derechos democráticos, acabar con las monarquías, el latifundismo y la opresión nacional de los pueblos es la clase obrera, que por supuesto no se contenta con la resolución de estos problemas en un marco capitalista, sino que los resuelve en el marco de una lucha para acabar con la explotación capitalista, haciendo la revolución socialista.

El trotskismo hoy

Ser trotskista es defender el método de pensamiento explicado anteriormente, y adaptarlo a la realidad actual. En la línea de la lucha de Trotsky contra el estalinismo y por la democracia obrera, significa defender una alternativa socialista al capitalismo de un tipo radicalmente democrático, basado no solo en la expropiación de la propiedad de la burguesía, sino en la gestión democrática directa de la economía por la mayoría social.

Significa entender que el socialismo genuino, basado en la abundancia, solo se puede conseguir acabando con el capitalismo a nivel internacional, y actuar en consecuencia, coordinando las luchas obreras y sociales por encima de las fronteras, y organizándose internacionalmente como partido mundial de la revolución socialista.

En relación con la Revolución Permanente, significa entender que acabar con el régimen del 78, la opresión nacional, la monarquía y la casta política corrupta supone necesariamente abordar una lucha para acabar con el capitalismo e instalar una alternativa socialista democrática.