9 DE NOVIEMBRE: DÍA DE ACCIÓN EUROPEO CONTRA EL RACISMO Y LA EXTREMA DERECHA

¡Resistencia internacional contra el racismo y el capital!

Yves, Parti Socialiste de Lutte/Linkse Socialistische Partij-Lieja  (CWI-CIT Bélgica)

La homofobia, la xenofobia y la extrema derecha matan, mataron y seguirán destruyendo vidas si no resistimos. Este verano, la negrofobia ha causado la muerte de Mike Brown, Eric Garner y muchos otros no publicitados. Ella es también quien alimenta un sistema triangular de represión sufrida por la mayoría de los afroamericanos: escuelas con financiación insuficiente, una policía cada vez más hostigadora y prisiones privatizadas.


El sistema no quiere el fin del racismo, lo único que quiere es que la gente deje de hablar de ello.

Trabajadores, estudiantes, jóvenes, pensionistas y los pobres no tienen nada que esperar de los partidos tradicionales. Además de no deconstruir los programas de la extrema derecha, recuperan su retórica y a veces  algunos contenidos ideológicos (la inmigración, la inseguridad, el trato a los  gitanos).

¡No, nosotros no acogemos toda la miseria del mundo! Sólo 7 migrantes sobre mil llegan a alguno de los países  llamados “del Norte”. Los otros, decenas de millones de personas, se encuentran generalmente hacinados en campos de refugiados en zonas fronterizas huyendo de la miseria y de condiciones de vida inhumanas. Los desplazados se ven obligados a abandonar su ciudad o pueblo por el cambio climático y los desastres  que de él se derivan o debido a los conflictos y las guerras regionales y la inestabilidad económica que provocan. No debemos perder de vista tampoco la participación de las potencias occidentales en estos eventos.

A pesar de la baja proporción de migrantes que llegaron hasta el momento, faltan estructuras de acogida y la gestión de este problema sigue siendo opaca. De esta manera, los líderes abren la puerta a un malestar social que les conviene. De hecho, desvían la atención de su mala gestión hacia el extranjero recién llegado que se encuentra estigmatizado.

No, los musulmanes no están invadiendo Europa. No, la inmigración no cuesta a los estados europeos, sino que les beneficia (1).

Es incorrecto creer que los dirigentes de extrema derecha están por un cambio de sistema. Por lo general, son políticos de carrera, hombres de negocios y próximos a las grandes  empresas. Quieren una policía todavía más militarizada para defender los intereses corporativos, romper los piquetes de huelga y un servicio de la información que fiche activistas, sindicalistas y periodistas.

¡Las razas no existen, el racismo sí!

El marxismo es un método de análisis de la sociedad que permite  comprender el mundo con el fin de cambiarlo. Por lo tanto, se puede aplicar a la cuestión del racismo.

El concepto de raza fue creado inicialmente para justificar y legitimar la dominación de una Europa blanca sobre  otros continentes a través de la esclavitud y la colonización. Hoy en día, las ideas racistas benefician a aquellos que se enriquecen  gracias a  prácticas discriminatorias o dividiendo la fuerza de trabajo. Aunque sabemos que el concepto de raza no existe en los seres humanos desde un punto de vista biológico, se utiliza como una proyección ideológica para desviar la atención de un conflicto mucho más real: la lucha de clases. Además, el racismo no pertenece sólo al mundo de las ideas, es un hecho material, concreto, que afecta directamente a la vida de los que son víctimas.

¿Por cuánto tiempo y en qué medida?

La sociedad "post racial'' de la que se habló después de la elección de Obama en los EE.UU. no puede existir bajo el capitalismo. De hecho, éste necesita dividir a la población para preservarse y nos empuja a luchar por las migajas, mientras que el poder y la riqueza se acumulan y se concentran en cada vez menos manos.

La revuelta contra este sistema no debe y no puede limitarse a las discusiones entre los internautas, debe  salir a la calle. Después de la deconstrucción del discurso de la extrema derecha, tenemos que empezar a construir un órgano de lucha  que en lugar de caer en la trampa de las divisiones busque unir lo más ampliamente posible el conjunto de la clase obrera y los pobres, todas las edades, orientaciones sexuales, etnias y sexos.

Es por eso que llamamos a los jóvenes y viejos, estudiantes, trabajadores con o sin trabajo, a unirse a nosotros al llamamiento  lanzado por  la coordinación de los comités antifascistas griegos por un día de acción europeo contra el racismo y la extrema derecha, el próximo domingo,  9  de noviembre, 76 años después del pogrom anti-judío de la Noche de los cristales rotos cometido en la Alemania  nazi.

(1) Sept idées reçues sur l’immigration et les immigrés, Le Monde.fr, 06.08.2014