¿QUÉ PASA EN LA IZQUIERDA ESPAÑOLA?


24/10/2014, SR Murcia. Publicado originalmente en el número de La Brecha de septiembre.

El pasado 28 de Agosto la Red de Activistas Internacionales del partido alemán de La Izquierda (Die Linke) en Berlín, de la que forman parte varios miembros de Sozialistische Alternative (SAV), nuestra organización hermana en Alemania, celebraron un interesantísimo debate que, bajo el título “¿Qué sucede en la izquierda española?”, contó con la participación de todos los grupos políticos presentes en la capital alemana.



En los últimos años la comunidad española en Berlín ha sufrido un auténtico ‘boom’ debido a la crisis y la falta de oportunidades para los jóvenes y, como es natural, estos jóvenes han llevado con ellos sus ideales y compromiso militante. En la actualidad hay en la ciudad al menos 3 formaciones políticas activas (Izquierda Unida, Podemos y Equo), así como un grupo de activistas del 15M, cuya asamblea ha impulsado además recientemente un Grupo de Acción Sindical para defender los derechos laborales de los nuevos ‘Gastarbeiter’.

El debate fue un fiel reflejo del clima de agitación, pero también de gran debate interno, que se vive también en el Estado español. Xavier Balaguer, militante de Podemos, trató de ofrecer algunas claves del ‘fenómeno Podemos’ y algunas de las particularidades que separan a esta formación de los partidos de izquierda tradicionales, sin dejar de reconocer las numerosas causas comunes y puntos de afinidad. Por su parte, Carlos Aparicio, coordinador de Izquierda Unida en Berlín, hizo un completo recorrido por la historia de esta formación, poniendo sobre la mesa la implicación continua de la militancia, incluso en épocas en las que el conflicto social se encontraba latente, y reivindicando el carácter de movimiento social y político que define el nacimiento de IU y que debería ser también su inmediato referente. Por último, Elena Gotón, militante de Equo, presentó también las propuestas de su formación, haciendo especial hincapié en la vocación anticapitalista de la formación ecologista y en su compromiso social.

Aunque ninguno de los participantes sabe lo que deparará el futuro en cuanto a alianzas electorales se refiere, en Berlín se respiró sin embargo por un día la unidad de un movimiento generacional y de clase que, ya sea ante las urnas, en las instituciones o en la calle, está llamado a encontrarse para rescatar a sus pueblos de la Troika y los gobiernos cómplices y transformarlo de arriba a abajo.