Diada 2014: Sólo la lucha de la clase trabajadora puede garantizar el derecho a decidir


10/09/2014, SR Barcelona. Publicado originalmente en el nº7 de La Brecha. 

Por un República Socialista Catalana y por una Confederación de Repúblicas Socialistas Ibéricas

Es evidente que el pueblo de Catalunya debe poder ejercer libremente su derecho a la autodeterminación si así lo desea. Sería un desprecio que el gobierno del Estado vetase la consulta del 9 de noviembre basándose en motivos legales o jurídicos. Es claro que más allá de esos motivos hay una clara falta de voluntad  política para permitir una consulta claramente democrática.


Por tanto, también parece claro que ni dicha consulta ni dicho derecho van a ser efectivos bajo un acuerdo dentro del actual marco capitalista español surgido de la constitución del 78. Ni PP, ni PSOE, ni CIU están, ni han estado, ni estarán por la labor de romper dicho régimen y permitir la consulta. Es especialmente cínica la posición de CIU, que demuestra con mayor claridad que no tiene intención de ponerse del lado del pueblo para respetar su voluntad democrática.

Tenga o no lugar la consulta del día 9, la cuestión de qué tipo de Catalunya quieren los catalanes debe ser prioritaria. Una Catalunya liderada por CIU y ERC no es muy diferente de una liderada por PP y PSOE y ante la actual Europa del capital no conseguiría un mejor trato por parte de los buitres de la UE.

En temas económicos y sociales, la estrategia de CIU es la misma que la del PP.
Por su parte, ERC parece ofrecer un proyecto más social para una Catalunya independiente, pero no hay nada ni en su discurso ni en su programa que muestre que haría más por la clase trabajadora que cualquier otro gobierno capitalista.

La única fuerza capaz de forzar la situación y obligar a que se realice la consulta es la clase trabajadora reclamando sus derechos a través de una movilización continúa y organizada. Para ello solo podemos confiar en nuestras fuerzas y en nuestros métodos de clase, sin dejar que las organizaciones burguesas tengan el liderazgo en las demandas de nuestros derechos democráticos. La burguesía y sus organizaciones sólo lucharán por los derechos cuando coincidan con sus intereses. Y es más que evidente que los intereses de la burguesía catalana no coinciden en absoluto con los intereses del pueblo trabajador catalán.

A pesar de la gran fuerza a desarrollar, la lucha de la clase trabajadora está condenada al fracaso si no cuenta con la solidaridad de sus iguales en el resto del Estado. Es totalmente necesario crear lazos de unidad con la clase trabajadora que está en lucha en el resto del Estado español, sufriendo el impacto de la austeridad impuesta por el PP y cuyos intereses coinciden plenamente con los intereses de los trabajadores catalanes.

En todo el Estado español la clase trabajadora establece conclusiones cada vez más  radicales ante la naturaleza de la crisis capitalista. El crecimiento de IU, CUP y Podemos, así como el embrión en desarrollo de los “Ganemos” son una clara muestra de esto. No podemos dejar escapar la oportunidad de luchar por una Catalunya genuinamente socialista.

Par ello es necesario un programa que abogue por el no pago de la deuda y el fin de las medidas de austeridad, por una inversión masiva en servicios públicos que cubra las necesidades primordiales y por la nacionalización de los bancos y los sectores estratégicos de la economía bajo el control y la gestión de los trabajadores.

Es este programa el que ha de servir para una vinculación voluntaria con el resto del Estado español en una confederación socialista. Ello serviría para empezar la lucha, junto con otros Estados como Grecia y Portugal por una alternativa socialista en Europa en beneficio de  la mayoría y no para una élite capitalista. Este es el mejor camino para ejercer el verdadero derecho de autodeterminación y evitar la división de los trabajadores.
  • Por la unidad de todas las luchas. Por un frente único de la izquierda con un verdadero programa socialista.
  • Por una Confederación Socialista (libre y voluntaria) de los pueblos ibéricos. 
  • Por una Europa socialista