PALESTINA: ¡HAY QUE PARAR EL BOMBARDEO EN GAZA Y PONER FIN AL TERRORISMO ESTATAL ISRAELÍ!

Más de 100 residentes de Gaza han muerto en una semana, incluyendo 20 niños
13/07/2014, panfleto del "Socialist Party" (CIT en Inglaterra y Gales). 
El Gobierno israelí de Netanyahu ha lanzado un ataque horrible de cientos de bombardeos aéreos en la Franja de Gaza densamente poblada. Más de 100 residentes de Gaza han muerto en una semana, incluyendo 20 niños. 400 han resultado heridos. Una bomba golpeó a un grupo de aficionados que se habían reunido para ver un partido del Mundial del Fútbol; nueve fueron asesinados.
Netanyahu sostiene que esta brutalidad es necesaria para contrarrestar el aumento de los ataques con cohetes contra ciudades israelíes por parte de las milicias palestinas, y David Cameron le ha dado su apoyo a esta carnicería. Los palestinos están en gran parte militarmente indefensos ante las enormes fuerzas armadas israelíes, pero el disparo de cohetes de las milicias no es impedimento para el régimen israelí y su uso indiscriminado es contraproducente.
El salvajismo de los bombardeos del régimen de Israel es duro, sobre todo si se considera que no se han registrado muertes israelíes o lesiones graves hasta la fecha por los cohetes.
Esta ofensiva militar terrible no va a resolver nada. Netanyahu rechazó las condiciones del alto el fuego de los líderes de Hamás en Gaza: el fin de la ofensiva israelí y del bloqueo, la liberación de los presos que fueron liberados en virtud de un intercambio de prisioneros, pero luego volvieron a ser detenidos, y no sabotaje del nuevo gobierno de "unidad" palestino. En cambio, el ejército israelí se ha estado preparando para un ataque mayor - una invasión terrestre - que aumentará el derramamiento de sangre, especialmente para los palestinos.
Toda la estrategia de la coalición de derecha del gobierno de Netanyahu ha sido la de la continuación de la ocupación represiva y la creación de más "hechos sobre el terreno" a través de sus programas de construcción y la expansión de asentamientos judíos. Los palestinos en los territorios ocupados se ven obligados a sufrir una dura represión con incursiones militares regulares, desempleo y pobreza aguda, y son bloqueados, separados y sus tierras confiscadas continuamente.
El fin del conflicto nacional no es posible sobre esta base, los palestinos no tienen más remedio que seguir luchando por la liberación nacional y un nivel de vida decente.
El actual ciclo de derramamiento de sangre se desencadenó cuando tres adolescentes israelíes desaparecieron y más tarde se encontraron trágicamente asesinados. Las fuerzas militares israelíes lanzaron una operación de castigo colectivo a través de los territorios palestinos y hubo algunas manifestaciones y ataques en Israel que incluyeron el horrible asesinato de un joven palestino del este de Jerusalén por la extrema derecha nacionalista. En respuesta, protestas y disturbios generalizados estallaron entre los palestinos en una serie de áreas de Israel.
También hubo protestas conjuntas contra la guerra de judíos y árabes en Tel Aviv, Jerusalén y Haifa, en las que ha participado el Movimiento de Lucha Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores - CIT - en Israel / Palestina).
Las manifestaciones contra la guerra en todo el mundo necesitan ser intensificadas aún; y también en Israel - para oponerse a la propaganda y la incitación nacionalista de los líderes israelíes y dejar en claro que el derramamiento de sangre no interesa a los israelíes de a pie. La mayoría de los israelíes apoyan la creación de un Estado palestino independiente y el desmantelamiento de los asentamientos. Sin embargo, el gobierno de Netanyahu está utilizando los asesinatos de los tres adolescentes israelíes y el lanzamiento de cohetes para reforzar los temores de los israelíes y desatar una represión aún más salvaje, que ciertamente no traerá la paz y la seguridad para los israelíes.
Trágicamente, los líderes políticos pro-capitalistas en ambos lados de la división nacional no tienen ningún programa para poner fin a los ciclos de derramamiento de sangre. En cambio, las masas palestinas tienen que construir sus propias organizaciones de base que pueden organizar democráticamente la defensa y tomar iniciativas ofensivas sobre la base de la lucha de masas - como en contra del bloqueo y tomas de tierras.
En Israel, siguiendo el movimiento social sin precedentes que involucra a cientos de miles de personas en el año 2011, se necesita un nuevo partido de los trabajadores para avanzar en forma concreta las aspiraciones de ese movimiento - por una vivienda digna, servicios, etc.
Será a través de la construcción de nuevos partidos y movimientos de masas de los trabajadores de la región que las agendas pro grandes empresas de los partidos capitalistas pueden ser impugnadas y expulsados​ ​, y las ideas socialistas pueden comenzar a afianzarse. Ese será el camino hacia la construcción de una Palestina socialista y un Israel socialista como parte de una confederación socialista del Medio Oriente, sentando las bases para un futuro libre de la guerra, el terror y la pobreza.
Demandamos:
• ¡El fin de la mesacre! ¡Fin de los ataques con misiles y otros ataques contra Gaza! ¡No a la guerra del gobierno de Israel de las grandes empresas y los asentamientos!
• ¡Fin al bloqueo de Gaza! Por la retirada inmediata del ejército israelí de los territorios palestinos. El conflicto nacional no se resolverá por medios militares.

• Por una lucha de masas de los palestinos, bajo su propio control democrático, a luchar por una verdadera liberación nacional.

• Por organizaciones de trabajadores independientes en Palestina e Israel.

• Por un Estado independiente, democrático socialista palestino, junto a un Israel socialista democrático, con dos capitales en Jerusalén y los derechos democráticos garantizados para todas las minorías, como parte de la lucha por un Oriente Medio socialista y la paz regional.

Cientos de judíos y árabes se reunieron en Haifa, Israel, el 5 de julio, en una manifestación organizada para condenar y oponerse a una manifestación anterior de extrema derecha que habían incitado a los ataques racistas contra los árabes. Entre los oradores de la manifestación unitaria estuvo Shay Galy del Movimiento Lucha Socialista (CIT), quien escribe que durante las supuestas negociaciones de paz fallidas: "en menos de nueve meses, el gobierno logró aprobar la construcción de 13.000 nuevas viviendas en los asentamientos, destruyó más de 500 viviendas [palestinas] en Cisjordania y Jerusalén Este, fueron muertos 61 palestinos y heridos 1.100 ". Luego pasó a la demanda: ". No a los ataques militares en Gaza y no a la continuación de la opresión en Cisjordania y Jerusalén oriental Sí a la seguridad real y la igualdad para los palestinos y los israelíes."