BRASIL: ¡TARIFA CERO! ¡NO A LA PRIVATIZACIÓN!

16/03/2014, Xoan Vazquez, publicado originalmente en la Hoja Informativa número 6 de Socialismo Revolucionario en Madrid.

El pasado 13 de febrero las calles de Brasil se llenaban de nuevo de manifestantes ante el anuncio de nuevos aumentos de tarifas del transporte público en varias ciudades del país. Al igual que ocurriera en junio del 2013 la protesta no es sólo contra los precios abusivos de trenes, transbordadores , metro y autobuses sino también contra la precariedad del sistema de transporte, la falta de inversiones y las precarias condiciones laborales de de los conductores y cobradores , que se ven obligados a realizar una pluralidad de funciones sin aumento real de los salarios.Así en Porto Alegre a las protestas se unieron los chóferes y cobradores de autobuses que llevan en huelga desde el pasado 26 de enero.


En Sao Paulo, el Sindicato dos Metroviarios denunciaba que el accidente del pasado 4 de febrero en el metro que tuvo paralizado el servicio durante varias horas y provocó escenas de pánico entre los viajeros,no fue causado por unos "vándalos", como dijeron el secretario de transportes y el gobernador. Para los sindicalistas la culpa es del Estado, de la dirección del metro y de las empresas suministradoras de material y mano de obra como Alstom y Siemens, que inflan las facturas, desvían dinero y cobran por equipamientos y mantenimiento que no realizan. Según los responsables del sindicato, desde 1998, estas redes de corrupción y clientelismo han desviado más de 170 millones de euros que deberían haberse utilizado en el mantenimiento y expansión de la red y de los trenes. Desde que estos hechos fueran denunciados la dirección del metro impide el acceso de los trabajadores al sistema de control de fallos. 

Como vemos, al igual que ocurriera en las protestas del 2013, se ha producido una confluencia en la lucha entre usuarios y trabajadores del transporte público que en muchos casos ha tenido como resultado esperanzador la creación de coordinadoras permanentes de lucha dirigidas a impulsar un calendario amplio de las actividades de apoyo y movilización no sólo para luchar por la reducción del precio de los billetes sino también y como objetivo prioritario por la nacionalización de todos los sistemas de transporte público y su gratuidad.