HUELGA DEL ALUMBRADO: OTRA VICTORIA DE LOS TRABAJADORES MADRILEÑOS

Los Contratos integrales de servicios: una puerta
abierta a los despidos y la precariedad laboral.
03/01/2014, Socialismo Revolucionario. Publicado originalmente el 21/12/2013 en la 1ª hoja informativa de Madrid.

La huelga indefinida que los trabajadores de mantenimiento del alumbrado comenzaron el pasado 12 de diciembre y a la que se habían sumado los de semáforos y M-30 ha sido desconvocada después de que los trabajadores arrancaran de la empresa adjudicataria el compromiso de mantener la actual plantilla de 720 trabajadores y las condiciones laborales.



Para los sindicatos no cabe duda que en la solución del conflicto ha sido determinante el apoyo del cien por cien de las plantillas a las movilizaciones, la participación de los trabajadores en las asambleas y su firme decisión de defender los puestos de trabajo.

El Ayuntamiento de Madrid ha organizado la prestación de sus servicios públicos municipales en contratos integrales,agrupando en menos contratos las actividades que se venían realizando hasta ahora.

La entrada envigor de estos contratos integrales, que afectan a más de 6.000 trabajadores supone siempre la reducción de puestos de trabajo y brutales rebajas salariales con las que las empresas pretenden compenar la reducción de presupuesto. Lo vimos en el sector de limpieza viaria y jardineria que tras la entrada en vigor del contrato integral las empresas adjudicatarias anunciaron más de mil despidos y rebajas salariales superiores al 40%.

El sector de limpieza y alumbrado han sido los primeros en sufrir la escoba privatizadora y sólo la respuesta contundente de los trabajadores utilizando su mejor arma, la huelga indefinida, ha conseguido paralizar la sangría de despidos.

Aún faltan por entrar en vigor el contrato integral de movilidad (1200 trabajadores) y el de recogida de residuos urbanos (1600 trabajadores). En el primero hay que resaltar que se parte en la licitación de un presupuesto menor del 10% respecto al anterior, no se establece ninguna ratio de personal para realizar las funciones y las nuevas funciones invaden competencias de otros colectivos. O sea más despidos
y rebajas de salarios.

Será el momento entonces de que los trabajadores vuelvan a mostrar que la lucha militante consigue resultados y desmentir el mantra que la patronal y las burocracias sindicales nos quieren hacer tragar de que hay que aceptar salarios de miseria para
“mantener” los puestos de trabajo.