SUDÁFRICA: EL LEGADO DE MANDELA

Condujo heroicamente al Congreso Nacional Africano (ANC) al poder pero, por desgracia, también a un punto muerto.

11/12/2013, Thamsanqa Dumezweni y Weizmann Hamilton, DSM (CIT Sudáfrica)

El Movimiento Socialista Democrático (CIT en Sudáfrica) expresa sus condolencias a la familia de Mandela, y a todos los que en Sudáfrica y en el mundo, están de luto por la muerte de Nelson Rolihlahla Mandela. Mandela es un símbolo de las luchas y sacrificios de millones, durante décadas, para acabar con el apartheid y ganar la democracia. Las esperanzas y las aspiraciones de esa heroica lucha – en la que la poderosa clase obrera negra jugo el papel decisivo – tomaron cuerpo en Mandela. Lo reconocemos por su papel en la derrota de uno de los sistemas más odiosos de opresión y explotación en la historia.



La muerte de Mandela el jueves 05 de diciembre 2013 pone fin a un período de pre-duelo que comenzó hace seis meses cuando fue ingresado en el hospital con una infección pulmonar recurrente. Su condición pulmonar tuvo su origen en la tuberculosis que contrajo durante trabajos forzados en las canteras de cal en la isla de Robben, donde sirvió la primera parte de sus 27 años en prisión por luchar contra el apartheid. Para muchos su muerte será vista como un alivio de los sufrimientos que tuvo que soportar mientras yacía completamente incapacitado en su casa de Houghton, en Johannesburgo, entre otras cosas porque se creía que el liderazgo del Congreso Nacional Africano (ACN en sus siglas en inglés) cínicamente lo mantenía con vida con la intención de desenchufarlo para derivar el máximo beneficio de su muerte, en las elecciones de 2014.

Integridad y compromiso

Mandela es justamente venerado en todo el mundo como un estadista, y junto con las grandes figuras de la historia como Mohatma Gandhi y Martin Luther King. Es reconocido por su papel en la derrota de uno de los regímenes más denostados en el planeta y uno de los sistemas más odiosos de opresión y explotación de la historia. Él ha adquirido la condición de héroe universal, sobre todo debido a su demostración en la práctica de su compromiso con el auto-sacrificio por una causa noble, la liberación nacional de la mayoría de color negra. Esto fue capturado en su declaración, durante el juicio por traición, que la oposición al racismo era un principio por el que estaba preparado, " si es necesario ", a morirse.

Su voluntad de hacer el último sacrificio por la causa se ve confirmado por el hecho de que él emprendió personalmente la tarea de establecer el brazo armado del ANC, Umkhonto Wesizwe (MK) , visitando en secreto países como Argelia para buscar apoyo para la lucha armada, en la que se va a instalar como primer comandante en jefe del MK. Su firme negativa a aceptar ningún tipo de compromiso con el régimen del apartheid a cambio de su libertad, eligiendo en su lugar soportar veintisiete años de encarcelamiento, reforzó su posición como un hombre de principios y de integridad comprometida con el servicio de su pueblo, en agudo contraste a la élite sin principios, de políticos corruptos que es vista por muchos como pisoteando el legado que les confió.

La actual dirección de la ANC retrata falsamente la derrota del apartheid como la culminación más o menos inevitable de cien años de larga marcha a la victoria, del más antiguo movimiento de liberación del continente. No cabe duda, sin embargo, que, en términos de compromiso, la perspectiva política e ideológica, la estrategia y las tácticas de la ANC, la de Mandela, es la que hizo quererlo a las masas, en la segunda mitad de su centenario antes que en su primera mitad.

Mandela transforma el ANC

Como parte de una nueva generación de líderes jóvenes en la década de 1940, inspirados en la revolución colonial que sacudió al imperialismo al final de la II Guerra Mundial, Mandela y sus compañeros, principalmente Walter Sisulu y Oliver Tambo, sacudieron el liderazgo del ANC cuyo carácter hasta ese momento se determinó por el camino por el que habían buscado la salvación para los oprimidos (pidiendo a la Reina de Inglaterra que liberara al negro oprimido de la esclavitud , mientras que le prometian, como súbditos, su eterna lealtad a ella y al imperio británico).

De una organización cuyos métodos consistía en súplicas y peticiones, Mandela y sus compañeros, después de haber tomado el control de la Liga Juvenil del ANC y de la adopción del Programa de Acción de 1949, convirtieron el ANC por primera vez en una organización comprometida con el logro de sus objetivos mediante la acción de masas a través campañas desafiantes, boicot de autobuses, protestas contra las leyes de control de paso, etc.

A partir de la adopción de la Carta de la Libertad, cuyas demandas radicales reflejaban el grado en que las masas de la clase trabajadora habían llegado a influir en las perspectivas del ANC, en contraste con la distancia hostil de la dirección pre-Mandela correspondiente a su separación de clases. A partir de ahí hasta la liberación en 1994, fue posible para las aspiraciones antagónicas de las masas de las clases trabajadoras y las de la clase media - la clase de negros aspirantes a capitalistas - celebrada en el sometimiento común por parte del régimen de la minoría blanca, co-existir en la misma organización en el marco del mismo programa en el compromiso mutuo para derrocar a gobierno de la minoría blanca. No importaría ... hasta que importó. Hasta que llegó el momento de poner en práctica la Carta de la Libertad.

Las próximas elecciones tendrán lugar veinte años desde el fin del apartheid. Las históricas elecciones de 1994 simbolizaron el triunfo de la lucha de liberación nacional - el levantamiento del yugo de la opresión racial y la apertura de las puertas a una sociedad en la que los negros, ahora con la cabeza más alta, podrían estar lado al lado con su contraparte blanca como iguales. Asegurado por las promesas de una vida mejor para todos y la fuerza de sus números, la mayoría negra abrazó la generosidad con la que Mandela defendió la minoría blanca. El liderazgo de Mandela, se creía, había evitado una guerra civil racial que se pensó inevitable.

Con un liderazgo que demostró una determinación aparentemente única para dirigir a su pueblo a la libertad, no había ninguna razón para dudar de la promesa de una vida mejor para todos, por venir. A través del liderazgo de Mandela, una nueva administración democrática basada en lo que ha sido descrito como la constitución más progresista del mundo se había aprobado. De sus fundamentos allí surgiría una nueva "nación arco iris", de la que la opresión racial y su compañeros (la pobreza, el analfabetismo, las enfermedades, la falta de vivienda) serían desterrados "para siempre", en palabras de Mandela . En esta nueva Sudáfrica habría igualdad de oportunidades para todos en una nación unida en su diversidad ".

La realidad se ve diferente

Mientras Sudáfrica completa la segunda década de democracia, la realidad parece bastante diferente de la promesa de la que salió la solución política negociada a principios de 1990. Aunque el gobierno racista FW De Klerk, debidamente dejó vacante el puesto de poder político para el ANC, y el ANC ha vuelto regularmente con grandes mayorías, para la inmensa mayoría poco ha cambiado.

Una característica notable de los elogios a Mandela son los intereses de clase contradictorios que convergen en torno a lo que parece ser una manifestación pública común de una nación unida en su luto.

La "nación" que Mandela ha legado no es tan diferente de la del fin del apartheid, desglosados en sus dos principales fuerzas sociales - la clase obrera , por un lado, y la clase capitalista, por otro. Sudáfrica tiene fama de ser la sociedad más desigual del planeta. Nada menos que 8 millones son desempleados, 12 millones van a la cama con hambre, millones de personas están excluidas de la educación digna, la sanidad y la vivienda.

La élite gobernante del ANC exhibe las mismas características de la que reemplazó - corrupta, inepta y con un apetito insaciable por el enriquecimiento personal y el poder. Lo que es peor, mientras que condenan las políticas de apartheid como un crimen contra la humanidad, los representantes de la nueva élite están mostrando un creciente encaprichamiento con métodos similares de gobierno a los de sus predecesores, refugiándose detrás de la legislación represiva , como la Ley de Secreto, el National Key Points y el Proyecto de Ley de tribunales tradicionales para asegurar su control del poder y para mantener a la nación en el mismo tipo de secreto oscuro y represión que el régimen del apartheid.

En lugar de la realización de los sueños de igualdad y prosperidad, que las masas habían sido llevada a creer, que estaba en la tienda bajo la democracia, sus beneficios han llegado a una pequeña minoría. Lejos de la prometida "nación del arco iris" de igual a igual, Sudáfrica hoy se parece, como el propio secretario general del ANC Gwede Mantashe ha admitido, a "un café irlandés" negro en la parte inferior, en la parte superior con una capa delgada de crema blanca espolvoreada con chocolate.

Un tema común a través de la inmensa mayoría de las evaluaciones de la vida de Mandela es que la conducta de sus sucesores en el liderazgo del ANC y las riñas de su familia no representan sólo un alejamiento de todo lo que Mandela representaba, sino que constituyen la profanación de su legado. ¿Pasa esta evaluación la prueba de escrutinio?

Los comentaristas capitalistas nos quieren hacer creer que Sudáfrica habría sido si no el país de nuestros sueños, por lo menos un lugar mejor si hubiera habido sucesores que siguieran los pasos de Mandela. La verdad, sin embargo, es que esto es precisamente lo que hicieron, por lo menos con respecto a todas las cuestiones fundamentales de la política en la que se ha basado el gobierno por cerca de veinte años, del ANC.

Mandela y GEAR

Mandela desempeñó un papel decisivo en el abandono de la Carta de la Libertad y de todo lo que el ANC creía hasta entonces sagrado. La ruptura decisiva fue la adopción del programa Crecimiento, Empleo y Redistribución (Gear en sus siglas en inglés) en 1996. El Gear iba a hacer entrar al ANC en colisión cada vez mas abierta con la clase obrera - en el lugar de trabajo, pueblos y campamentos de ocupantes ilegales y en las instituciones de educación superior - e introdujo las primeras tensiones graves en la Alianza Tripartita. La diferencia entre el reinado de Mandela y la de todos sus sucesores es más de estilo que de sustancia.

De manera algo injusta, por ejemplo, Mbeki, quien orgullosamente se proclamó Thatcherista, ha llegado a asociarse personalmente con el Gear. Sin embargo el Gear fue adoptado durante la presidencia de Mandela. A pesar del hecho de que Mbeki encabezó la adopción del engranaje, lo hizo con la plena bendición de Mandela (y la del resto de la dirección de la ANC incluyendo el Partido Comunista Sudafricano, SACP).

En el período comprendido entre su puesta en libertad en 1990 y la llegada del ANC al poder cuatro años más tarde, la posición de Mandela pasó de un compromiso inquebrantable con la Carta de la Libertad y la reafirmación de sus cláusulas de nacionalización en su corazón como fundamentales para la política del ANC, por una declaración, antes de que el ANC entrara al parlamento que la privatización (en el corazón de los objetivos estratégicos originales del Gear) era ahora la política fundamental de la ANC. Fue Mandela quien llevó a la ANC al poder con la promesa de puestos de trabajo para todos, y el mismo Mandela, quien declaró en el parlamento, después que el Gear fuera aprobado, que el gobierno del ANC ’no es una agencia de creación de empleo’ .

Al realizar este trasplante de corazón, el Dr. Mandela no consultó al paciente. Considerando que la adopción de la Carta de la Libertad fue la culminación del proceso más democrático de la historia de la ANC, la adopción de Gear fue profundamente antidemocrática. La Carta de la Libertad fue la suma de los aportes de miles de trabajadores de las zonas urbanas y rurales y de las personas de todas las clases sociales en todo el país cuyas propuestas fueron escritos en pedazos de papel y remitidos al Congreso del Pueblo para que los incorporara.

El Gear, por otra parte, se desarrolló detrás no sólo a espaldas de los miembros, sino de la mayoría de incluso el mismo gabinete del ANC. Fue adoptado e implementado en 1996, y se presentó a los miembro en la conferencia de Mafikeng del ANC en 1997 como un hecho consumado después de que ya había sido aprobado por las grandes empresas.

Como ex líder del MK, miembro del Comité Central del SACP, el ministro de Inteligencia Ronnie Kasrils confirma, en una asombrosa admisión por su honestidad, que bajo el liderazgo de Mandela, el ANC traiciono "los más pobres entre los pobres" por el capital nacional y el imperialismo en las negociaciones de Codesa .

Pactos comerciales con Mandela

Citando la Universidad de Stellenbosch Sampie Terreblanche, Kasrils escribe: "... a finales de 1993 las grandes estrategias de negocios - nacidasen 1991, en la residencia de Johannesburgo del magnate de la minería Harry Oppenheimer - fueron cristalizando en discusiones secretas nocturnas en el Banco de Desarrollo de África del Sur. Estuvieron presentes los líderes de los minerales y la energía de Sudáfrica, los jefes de las compañías estadounidenses y británicas con presencia en África del Sur ... "

Lo que ocurrió fuera de estas ’conversaciones nocturnas’ es lo que revela Kasrils : "La nacionalización de las minas y [los] centros neurálgicos de mando de la economía según lo previsto por la Carta de la Libertad fue abandonada.’ Kasrils describe cómo el liderazgo del ANC se postró ante el capital nacional y el imperialismo: "El ANC aceptó la responsabilidad de una vasta deuda de la era del apartheid (...) se dejó de lado la creación de un impuesto sobre el patrimonio de los súper ricos para financiar proyectos de desarrollo, las grandes empresas nacionales e internacionales, enriquecidas por el apartheid, fueron excusadas de cualquier reparación económica. Obligaciones presupuestarias extremadamente ajustadas fueron instituidos que atarían las manos de cualquier gobierno futuro; obligaciones para implementar una política de libre comercio y la abolición de todas las formas de protección arancelaria de acuerdo con los fundamentos de libre comercio neoliberales fueron aceptadas. A las grandes empresas se les permitió cambiar sus prioridades en el extranjero. "

Las raíces del desencanto de los últimos días de la dirección de la ANC con la Constitución, y su creciente exasperación con la propia democracia parlamentaria, se encuentran en el atropello de su propia democracia interna.

Contrariamente a la propaganda del régimen anterior, la dirección del ANC, a pesar de su abrazo con el SACP, nunca fue infectado por la "enfermedad" del comunismo. Mbeki , cuya perspectiva ideológica falsamente ha sido retratada como fundamentalmente en desacuerdo con la de Mandela, simplemente se hacía eco de lo que Mandela había dicho claramente al oído de la clase obrera muy claro ya en 1956, un año después de la adopción de la Carta de la Libertad, y más tarde en el juicio por traición en 1964.

No quería que la carta de la libertad fuera confundida con el socialismo. La Carta de la Libertad, explicó "... de ninguna manera es un anteproyecto para un estado socialista. Hace un llamamiento para la redistribución, pero no la nacionalización, de la tierra, sino que prevé la nacionalización de las minas, los bancos y la industria de monopolio, debido a que los grandes monopolios son propiedad de una sola raza, y sin esa nacionalización la dominación racial se perpetuaría a pesar de la difusión del poder político.

Como hemos señalado antes, el apoyo de la ANC a la nacionalización nunca ha sido como un paso hacia la abolición del capitalismo, sino para utilizar el estado para acelerar el desarrollo de una clase capitalista negra casi de la misma manera que los Nats lo hicieron para el desarrollo de una burguesía afrikáner. Como Mandela explicó en el juicio por traición: « La política [de nacionalización] del ANC se corresponde con la antigua política del actual Partido Nacionalista que, durante muchos años, tenía como parte de su programa la nacionalización de las minas de oro que, en ese momento, eran controladas por el capital extranjero " .

Mandela antes de las elecciones

El ANC se encuentra aquí en este punto de la historia, no porque ha sido descarrilado por la trayectoria histórica que traza para sí mismo, sino porque es donde, dada su historia, carácter social y propósito histórico, siempre ha sido dirigido.

La capitulación por el ANC del mandato del Congreso del Pueblo en Codesa no fue una desviación de este camino. De hecho, fue el cumplimiento de la misión histórica de la ANC. Se señaló en el juicio de la traición del discurso de Mandela, donde dejó en claro la disposición de los dirigentes a negociar, incluso el principio fundamental de la regla de la mayoría sobre la base de una sola persona, un voto, ofreciendo negociar un número limitado de asientos para los negros por un período fijo para ser seguido por un aumento gradual después. Hizo una señal más a fondo mediante la participación en negociaciones secretas con representantes de los servicios de inteligencia del régimen del apartheid y las grandes empresas ya en 1985 por el que tenía mandato de su propia organización.

Las "conversaciones sobre las conversaciones" que siguieron en la forma de más compromisos de alto nivel con el régimen fueron precedidas por conversaciones con los miembros de la clase política en 1987 en Dakar, Senegal. El abandono de la lucha armada sin ningún tipo de consulta con los cuadros del MK o incluso Chris Hani, demostró que la lucha armada siempre había sido nada más que una propaganda táctica de acción para obligar al régimen a ir a la mesa de negociaciones . Codesa fue la consecuencia lógica.

El premio Nobel de la Paz fue conferido a Mandela y De Klerk para perpetuar el mito de que el acuerdo negociado era la confluencia fortuita de la conversión en el camino a Damasco de un sistema capitalista liderado por el Afrikaner y una dirección de la ANC liderada por Mandela magnánimo en la victoria. Pero incluso Mandela se sintió obligado a señalar que el país fue liberado, no por él o por el liderazgo del ANC, sino las propias masas trabajadoras.

Si el imperialismo y el sistema capitalista en SA ejercieron presión sobre el régimen del apartheid a negociar con el ANC era porque entendían que las luchas de las masas (desde las huelgas en Natal de 1973 al levantamiento de la juventud en 1976 y al movimiento insurreccional de 1980 estimulado por el establecimiento de la UDF y en particular la conciencia socialista de los trabajadores de Cosatu) planteaban una amenaza mortal a su sistema. Si el gobierno de la minoría blanca hubiera sido derrocado por una insurrección de las masas, el futuro del propio capitalismo habría sido amenazado. Las negociaciones detrás de las escenas con Mandela habían convencido a los estrategas más clarividentes del capital que Mandela era un hombre con el cual se podía hacer negocios. Mandela nunca había contemplado la abolición del capitalismo. Su problema no era el capitalismo en sí, sino un capitalismo que favorecía una raza contra la otra. Por ello, la clase dominante estará siempre agradecida a Mandela.
La dirección de la ANC nunca se ha comprometido a la transformación profunda de la sociedad sudafricana. Lejos de desear el derrocamiento del capitalismo, buscó su integración en su interior. Con el capitalismo ahora en medio de su peor crisis desde la década de 1930, la incapacidad de este gobierno capitalista para satisfacer las expectativas de la gente se ha vuelto más aguda. La crisis del capitalismo se refleja ahora en el propio ANC.

Nuevo Partido de los Trabajadores

Casi como si conspirara para afectar la simetría en el ciclo de vida del partido que lideró de manera tan heroica y la del propio Mandela , la historia parece haber determinado que la muerte de Mandela debería coincidir con la implosión de la ANC.

Para la elite gobernante del ANC Mandela es ciertamente una distracción bienvenida de los últimos golpes a su credibilidad, como los informes del Defensor del Pueblo que acaba de publicar conclusiones condenatorias de corrupción y mala administración en contra de dos de sus ministros, y la saga en curso del informe provisional sobre la corrupción asociado a los más de 200 millones de rands que se gastan en la residencia privada del presidente Zuma en Nkandla , Kwa -Zulu Natal.

Sin duda, el liderazgo del ANC utilizará la muerte de Mandela para tratar de revivir las fortunas de un partido que ha alienado a la clase obrera hasta el punto que en el congreso extraordinario de la Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos programadas del 13 al 16 de diciembre, se espera que pase ampliamente una resolución de no apoyar la ANC en las elecciones de 2014 y para retener su contribución de 8 millones de rands de sus fondos de campaña . En este contexto, una encuesta de intención de voto de los representantes sindicales revela que el 67% de los delegados sindicales del COSATU apoyaría el respaldo de COSATU a un partido de trabajadores. La aprobación de tal resolución impactaría a los trabajadores organizados dentro y fuera de Cosatu, es casi seguro que dividiría la propia federación y asestar un duro golpe para el desempeño electoral del ANC. Es por eso que el presidente de Cosatu S’dumo Dlamini, líder de la facción capitalista pro-Zuma en Cosatu, no ha perdido tiempo aprovechando cínicamente la ocasión para apelar a la unidad por "amor a Mandela " .

Pero el beneficio de la simpatía de las masas será en el mejor de los casos temporal. A pesar de los elogios de Zuma a Mandela como "el hijo más grande" de Sudáfrica, para muchos, el país está siendo presidida por el peor de ellos. Tan bajo es el prestigio de Zuma que sus consejeros más cercanos le han notificado de manera apenas disimulada su preocupación ante la idea de que el líder más respetado de la ANC sea enterrado por su dirigente más vilipendiado, el que con su abrazo desvergonzado al chovinismo zulú había revivido el tribalismo que el ANC fue creado para combatir, despejando el camino para que el nacionalismo relativamente progresista del ANC siguiera las huellas ignominiosas del nacionalismo reaccionario racista del Partido Nacionalista del apartheid. Al enterrar al fundador del ANC moderno, el primero por el último, Zuma estará enterrando la encarnación moderna del partido mismo.

Con él serán enterrados los últimos rayos de su aureola como una organización de liberación. La muerte de Mandela lo más probable es que acelerare el proceso de disminución del ANC. A su alrededor, el ANC todavía era capaz de cohesionarse, para tomar el sol en su gloria reflejada. Con el Partido de los Trabajadores y Socialista, con el apoyo ahora del Movimiento Nacional del Transporte (con sus 50.000 efectivos lejos de la corrupción del Sindicato de Transportistas y Trabajadores Aliados del Cosatu) actuando como un faro, se está despejando el camino para la emergencia de una alternativa de clase obrera de masas con un programa socialista.

Así, mientras la clase capitalista está de luto por el inminente colapso de su salvación en Codesa, la clase obrera ha despertado con el sonido de los cañones de Marikana - el partido que creían como propio durante tanto tiempo es, de hecho, el partido de los patronos. Lo que ocurrió en realidad fue un intercambio de capitanes políticos del capitalismo, el gobierno racista blanco fue sustituido por un gobierno democráticamente electo "no racista", basada en la mayoría negra.

El establecimiento del Partido de los Trabajadores y Socialista representa un paso histórico hacia adelante: la recuperación por parte del proletariado de su clase y la independencia política, su liberación de la prisión ideológica y política del ANC y de la Alianza Tripartita en la que fue encarcelado por casi dos décadas. La marcha hacia una Sudáfrica socialista, de la que la clase obrera había sido desviada desde 1994, se ha reanudado.

Los capitalistas y sus portavoces tienen razón al estar preocupados por la muerte de Mandela. Incluso si algunos de ellos están derramando lágrimas de cocodrilo, el punto es que él dio al capitalismo de Sudáfrica una nueva oportunidad de vida. Han pasado casi veinte años desde que el ANC llegó al poder. Estos veinte años han revelado consistentemente la brutalidad del capitalismo: la pobreza, el desempleo y la desigualdad a la que los líderes del ANC llaman el triple desafío. Bajo el capitalismo no pueden acabar con ellos. Sólo en el socialismo serán los trabajadores capaces de librar a la sociedad de estos males capitalistas. Queda para los trabajadores y los jóvenes de hoy seguir lo que es el mejor ejemplo de Mandela, la lucha abnegada y determinada, sino también aprender que en la lucha un compromiso con un enemigo de clase es inadmisible, ya que inevitablemente conduce a traiciones a las masas, porque el capitalismo no puede satisfacer sus aspiraciones. Más importante aún, deben aprender que la clase obrera sólo debe confiar en su dirección política independiente, las organizaciones y el programa para transformar la sociedad a favor de sus propios intereses y los de los pobres, por una Sudáfrica y un mundo socialista.