EEUU: LA CAMPAÑA ELECTORAL DE ALTERNATIVA SOCIALISTA TIENE REPERCUSIONES HISTÓRICAS

Mejores resultados para los socialistas en las últimas décadas  

Hay que aprovechar todas las oportunidades para avanzar en políticas para la clase obrera

13/11/2013. Original escrito el 07/11/2013 por Bryan Koulouris, Alternativa Socialista (CIT en EEUU).

Sawant finalmente ganó las elecciones y será nueva concejal en el ayuntamiento de Seattle. Más información en este vínculo.

Dos candidatos de Alternativa Socialista (CIT en EE.UU.) causaron un terremoto político a través de los Estados Unidos el 6 de noviembre. Ambos candidatos, Kshama Sawant , en Seattle, y Ty Moore, en Minneapolis , realizaron las campañas electorales más importantes abiertamente socialistas en una ciudad importante de EE.UU. en muchas décadas.

Se acaben de anunciar los resultados iniciales, y más papeletas serán contadas en el próximo par de semanas. Por el momento, los resultados aún no están definidos. Moore esta sólo 130 votos tras su rival. Sawant ha reducido a solo un 4 % el conteo inicial de aproximadamente el 38 % de los votos totales esperados, con el resto de las boletas por contar, en que probablemente la tendencia sea fuertemente a favor de Sawant .

Independiente del resultado final, los votos de estos activistas y candidatos socialistas, ilustran claramente el vacío en la política EE.UU. y la rabia contra el establishment controlado por las corporaciones.

Las dos campañas se fortalecieron, debido a la enorme desconfianza que existe en relación al sistema político, enraizada en la Gran Recesión y la lenta recuperación de la economía. El reciente cierre del gobierno federal también alimentó la rabia popular que permitió a las campañas socialistas tener un eco real entre los trabajadores. Durante el cierre del gobierno, el índice de aprobación para el Congreso cayó a un mínimo histórico del 5%. En una encuesta de Gallup, un récord de 60 %, dijo que un nuevo partido era necesario en los EE.UU. y un mínimo histórico de sólo el 26 % dijo que los dos partidos (Conservador y Demócrata) estaban haciendo un trabajo adecuado.

Muchas personas en los EE.UU. a menudo se sienten desanimados y desmoralizados por el sistema electoral pro-empresas y fraudulento. Sin embargo, estas campañas han demostrado, más allá de toda sombra de duda, que candidatos independientes y gente de la clase trabajadora pueden desafiar el establishment sin tener ni un centavo de dinero corporativo. Ty Moore recaudó más dinero que su principal oponente apoyado por las empresas y Kshama Sawant recaudó aproximadamente 110.000 dólares, en comparación a los 238.196 dólares de su oponente.

Las campañas de Alternativa Socialista mostraron claramente que es posible para la gente común y los jóvenes el organizarse juntos y luchar para cambiar el mundo. Alternativa Socialista quiere aprovechar este impulso para futuras campañas del 99 %, como la campaña “por la sindicalización y por un salario mínimo de 15 dólares por hora " y la lucha para cobrar impuestos a los súper ricos para pagar un programa de transporte público, ecológico y masivo.

Mientras recortes a los programas de gobierno populares, como el Seguro Social, vienen posiblemente en los próximos meses, ambas partidos corporativos, probablemente, verán su apoyo socavado aún más. Al entrar en las elecciones legislativas de 2014, estas campañas socialistas han demostrado la enorme apertura por una política obrera independiente. Alianzas de líderes sindicales combativos, socialistas, verdes y grupos de derechos civiles se deben construir en cada ciudad por todo el país, para organizar movimientos y levantar candidaturas independientes.

Estos resultados electorales, junto con la "primavera árabe", el levantamiento de trabajadores de Wisconsin, y el movimiento "Occupy", han hecho posible lo que parecía imposible. Están marcando el comienzo de un proceso completamente nuevo en la sociedad. No sólo son estas campañas electorales que conducen al crecimiento de un nuevo movimiento socialista vibrante en los Estados Unidos, sino que también servirá como un modelo que contribuya al inevitable surgimiento de un nuevo partido en un cierto momento, que vaya a luchar contra el 1% más rico - un partido de masas de la clase trabajadora.

Las ideas socialistas en ascenso

Mucha gente de izquierda argumenta que las ideas socialistas no pueden obtener apoyo de las masas en este país, pero estas campañas muestran que están totalmente equivocados. Encuestas de Pew Research Center muestran una y otra vez que la mayoría de los jóvenes y las personas de color ahora prefieren el "socialismo " al "capitalismo". Obviamente, esta conciencia es confusa, pero ilustra que la gente está harta de la creciente desigualdad, las subidas insoportables en el costo de vida, y del propio capitalismo.

Los adversarios de Sawant y de Moore apenas se molestaron en recurrir a un "anti comunismo" contra las ideas socialistas. En cambio, Richard Conlin, que defiende su cargo en Seattle, utiliza argumentos anti-inmigrantes y sexistas apenas velados contra Sawant; mientras Alondra Cano, en Minneapolis, evitó hacer campañas negativas, prefiriendo confiar en su apoyo en el sector inmobiliario y el establishment político.

Las ideas socialistas están claramente de vuelta en la agenda y Alternativa Socialista tiene una posición única para ayudar a construir un nuevo movimiento socialista. Para eso, los socialistas deben ser los mejores luchadores en defensa de las demandas de la clase trabajadora, como un salario mínimo de 15 euros por horas y un impuesto sobre los super-ricos para financiar trabajos y servicios. Alternativa Socialista se ha destacado en la izquierda por nuestra capacidad de conectar con los trabajadores politizados con un lenguaje comprensible. Al mismo tiempo, explica honestamente que las reformas en nuestra sociedad sólo pueden ser plenamente sostenidas si el poder se arranca de las manos de las grandes empresas y un nuevo sistema socialista basado en la propiedad pública democrática de las 500 principales empresas, es establecido.

Construyendo movimientos

La campaña de Ty Moore en el distrito 9 de Minneapolis fue construida junto a importantes campañas y de gran visibilidad por justicia habitacional, liderada por “Ocupar Casas Minnesota”. Moore y Alternativa Socialista ayudaron a lanzar esta organización, que defendió con éxito a muchos propietarios de ser desalojados por los grandes bancos y la policía. El centro de “Zona libre de desalojos” de Ocupar Casas, fue el distrito 9, una comunidad étnicamente mixta, habitada por trabajadores. Y “Ocupar Casas” y la campaña de Moore mutuamente se reforzaron entre sí.

Asimismo, en Seattle, la campaña de Sawant ayudó a colocar "Lucha por 15 " – en las huelgas y protestas de los trabajadores de bajos salarios, por un salario mínimo de 15 dólares por hora - en el centro del debate político. Alternativa Socialista enérgicamente ha construido este movimiento, ayudando a los huelguistas perseguidos y a rebatir los argumentos en contra de elevar el salario mínimo. Cuando las organizaciones de trabajadores consiguieron incluir una iniciativa en la boleta electoral para aumentar el salario mínimo a 15 dólares/hora en el suburbio de Seattle, la campaña Sawant Kshama enérgicamente apoyó este movimiento, contribuyendo a una victoria histórica en el plebiscito.

Con el tiempo, ambos candidatos a la alcaldía, que no habían mencionado el salario mínimo al comienzo de sus campañas, salieron vagamente en apoyo de esta demanda . El éxito de Sawant en trasladar el debate político llevó al Seattle Times, el periódico más importante de Seattle, a decir antes de las elecciones que " el ganador de la elección de Seattle ya es la socialista Kshama Sawant. "

El movimiento obrero

Estas campañas electorales independientes de la clase trabajadora tienen importantes lecciones para el movimiento obrero, que se enfrenta a una grave crisis. El movimiento obrero está bajo el ataque de las grandes empresas y los republicanos del Tea Party están tratando de destruir completamente los derechos sindicales. Sin embargo, los políticos demócratas a menudo son los que proponen recortes, privatizaciones y otros ataques contra los sindicatos también. En esta situación, el movimiento sindical debe recuperar sus tradiciones de lucha y levantar más de sus propios candidatos obreros independientes.

En vez de eso, los líderes sindicales a menudo apoyan a los demócratas ya sea por miedo de los republicanos, por hábito, o el hecho de que muchos líderes obreros viven vidas de lujo que tienen más en común con los políticos que con sus propios miembros. Sin embargo, las campañas de Moore y Sawant demostraron que los trabajadores están cada vez más hartos de la política de siempre, y que el apoyo de los trabajadores puede ser ganado por campañas independientes creíbles, con demandas concretas. Moore obtuvo el apoyo activo del Consejo de Estado SEIU (sindicato de funcionarios del servicio público) en Minnesota, que jugó un papel decisivo en la campaña. Mientras tanto, Sawant ganó el respaldo de seis sindicatos locales y una mayoría del Consejo Regional de sindicatos del Condado de King votó a favor de apoyarla (estando muy cerca de la super- mayoría necesaria para la aprobación) .

En los próximos meses y años, los miembros del sindicato se enfrentarán a continuos ataques a sus derechos y condiciones de vida. En el curso de estas luchas, tendremos que utilizar las protestas, piquetes, huelgas y acciones directas para defendernos. Los trabajadores tendrán que luchar para ganar el control democrático de sus sindicatos y elegir a los líderes que están realmente dispuestos a resistir la embestida de las empresas. Estas batallas mostrarán la necesidad de que los trabajadores tengan su propia representación política independiente. Las campañas de Moore y Sawant muestran que los sindicatos pueden presentar candidatos independientes con gran éxito, lo que debe ser un paso hacia la formación de un nuevo partido del 99 %.

Los próximos pasos

Muchas personas que apoyaron a Moore y Sawant están rompiendo con el Partido Demócrata, pero aún no están listos para hacer una ruptura definitiva. Alternativa Socialista continuará discutiendo dentro de los movimientos por la justicia social, que los demócratas son fundamentalmente un partido de las grandes empresas y que la gente de la clase trabajadora no debe darle apoyo a ellos, incluso ni a los candidatos de su "ala izquierda".

Necesitamos con urgencia un partido de la clase trabajadora, conectado a los movimientos sociales, a los sindicatos combativos, las organizaciones comunitarias, los Verdes y los socialistas. Como un paso concreto para llegar allí, hay que formar coaliciones en todo el país con el potencial de unirse a nivel nacional para levantar 100 candidatos de la clase trabajadora independiente en las elecciones de 2014. Los sindicatos que apoyaron las campañas de Moore y Sawant y muchos otros deben lanzar listas completas de candidatos independientes de la clase trabajadora en las elecciones nacionales, estatales y locales.

El capitalismo de Estados Unidos se encuentra en una profunda crisis económica y social. La clase política está desprestigiada y su sistema de gobierno parece fracasado. Una profunda ira crece contra la desigualdad, el racismo, el sexismo y la homofobia. La destrucción ambiental está empeorando. La situación está pidiendo a gritos una alternativa.

Si los socialistas, los verdes y los dirigentes sindicales no sacan provecho de esta apertura, entonces la derecha lo hará. Por ejemplo, un candidato del Partido Libertario (que defiende un capitalismo totalmente libre) para gobernador de Virginia, ganó más de 145.000 votos en esta elección. Peor aún, informes muestran que los grupos abiertamente racistas de extrema derecha están creciendo.

Esta es una cuestión urgente. Necesitamos construir activamente un movimiento socialista, junto con coaliciones más amplias del 99 % para desafiar la agenda de las grandes empresas. Los resultados increíbles de las elecciones de Ty Moore y Kshama Sawant son un magnífico ejemplo del camino a seguir.