EL MOVIMIENTO ANTIFASCISTA EN GRECIA


29/01/2013, Juan Armada, SR Valencia

Tras las últimas elecciones y la entrada de Amanecer Dorado en el parlamento griego la izquierda griega que ha luchado contra los neofascistas desde el comienzo continúa su lucha.

Después de un período de subida y consolidación de Amanecer Dorado en el escenario político, el movimiento ha empezado ya su reconstrucción, tras un pequeño “impasse”, para hacerles frente en el nuevo contexto político. La organización Xekinima (CIT en Grecia) tiene un papel importante en el asunto. Aunque tradicionalmente han participado en las luchas antifascistas, especialmente después de las últimas elecciones se han enfocado aún más en la organización del movimiento antifascista. Desde Xekinima se propuso el lema de construir comités antifascistas en todas partes y se tomó la iniciativa de hacerlo realidad. Con estos comités se pretende que la gente participe masivamente, incluyendo la participación en ellas de sindicatos, asociaciones culturales, organizaciones de izquierda y otros colectivos. En la actualidad hay más de 35 comités antifascistas en todo el país y Xekinima está involucrada en muchos de ellos (más de 10), existiendo algunos que se construyeron después de esas iniciativas propuestas por la organización.

En la lucha concreta del día a día se construyeron los comités interviniendo en los barrios, escuelas y centros de trabajo, difundiéndose masivamente material informativo y llamando a la organización en asambleas vecinales con el objetivo de coordinarse. La acción de los comités antifascistas se ha dado y se trabaja a muchos niveles. Una parte importante trata sobre lo que realmente dicen los miembros de Amanecer Dorado, no únicamente sobre el nazismo, sino sobre el sistema y las propuestas políticas que realiza. Así se pone de relieve la esencia de su programa político que básicamente apoya al sistema y en casos ampliamente conocidos por la población tomó una postura clara a favor de la venta, por ejemplo, del sector público o de las exenciones de impuestos a los armadores (en los cuales se halla un jugoso negocio dominado por los super-ricos griegos). Con este tipo de acciones como la participación en marchas y manifestaciones antifascistas a nivel local y central se pretende dar respuestas específicas a estos problemas. Otra parte de la acción de los comités está en defender las propias acciones de las organizaciones en contra de los ataques del Amanecer Dorado, construyendo grupos de salvaguardia. Estos grupos de salvaguardia en muchos casos han protegido inmigrantes de los ataques de los fascistas. Una tercera e importante parte de los comités tiene que ver con las acciones de solidaridad. Amanecer Dorado se está aprovechando de las condiciones de pobreza masiva que se han creado en Grecia con la crisis y presenta una cara “social” distribuyendo alimentos y ropa “sólo para griegos”. Los comités antifascistas crean sus propias estructuras de solidaridad no solo para responder a esto sino porque es necesario. La recolección de alimentos y ropa, la creación y el apoyo en tiendas y farmacias sociales son puntos centrales de acción. A través de estas acciones la gente se une y se crean zonas antifascistas que hacen la intervención de Amanecer Dorado mucho más difícil.


Así pues, actualmente los reflejos del movimiento antifascista se están “despertando”. Se han creado docenas de comités antifascistas y se construyen nuevos. Todavía no están coordinados entre sí, pero se han estado tomando medidas al respecto. Los fascistas todavía están tratando de ampliar sus fuerzas pero cada vez más sienten que tienen un oponente.

Las perspectivas actuales no dependen sólo de la acción de los fascistas y la respuesta que encuentran de los comités antifascistas. Son mucho más complejas. Básicamente, dependen del nivel de la lucha de clases, que crecerá en el próximo período, y del proceso político de la izquierda. Si la izquierda y sobre todo SYRIZA no es capaz de responder a las preguntas fundamentales de la crisis de una manera radical, el movimiento podría llegar a nuevas derrotas siendo el trabajo de los fascistas más fácil. Si por otro lado la izquierda aporta respuestas y empuja al movimiento, se enfrentará a los fascistas en mejores condiciones.

Por último decir que es cierto que la popularidad de Amanecer Dorado se ha estabilizado en tasas superiores al 10% en las encuestas, un 3,5 % por encima de lo que consiguió en las elecciones. Esto no quiere decir que el 10% de los griegos se hayan convertido en fascistas. Es el resultado de la corrupción del sistema político, la derrota del sistema parlamentario y la frustración de las capas más empobrecidas lo que empuja a las sectores más atrasados de la sociedad griega hacía el partido Amanecer Dorado. Pero la tendencia básica en la conciencia de la sociedad griega sigue siendo hacia la izquierda. Es posible que se tenga una recesión de luchas últimamente, pero es cuestión de tiempo que el movimiento pase por delante otra vez. Los comités antifascistas pueden desempeñar un papel decisivo. Pero, al fin y al cabo, son los desarrollos en el movimiento obrero y la izquierda los que darán las respuestas definitivas a la cuestión de revolución o contrarrevolución.