¡No paguemos la deuda! ¡Que los ricos paguen la crisis!

¡Intensifiquemos e internacionalicemos la lucha! Por una huelga general coordinada del sur de Europa ¡Hacia la huelga general Europea!

¡Abajo los gobiernos de los mercados y de la Troika!

 Socialismo Revolucionario
 
Asistimos al hundimiento de la economía estatal e internacional bajo el impacto de las salvajes políticas de austeridad de nuestros gobernantes. A pesar de ello vemos como se sigue profundizando en dichas políticas, sangrando cada vez más a trabajadores, jóvenes, parados y pensionistas mientras se sigue deprimiendo la economía. Pero también asistimos a una nueva oleada de luchas y movilizaciones, tanto a nivel estatal como internacional, como un gran intento social de evitar el desastre que nos están preparando.

Ha llegado la hora de desvelar las mentiras. Nos dijeron que rescatar la banca iba a rescatar la economía pero lo que hizo fue que el estado asumiera un grandísimo aumento de una deuda generada por especuladores privados. Luego nos dijeron que para combatir eso, había que hacer recortes y que nos ayudarían a rebajar el déficit y a hacer crecer la economía, pero lo que paso fue todo lo contrario: los recortes destruyen cualquier capacidad de crecimiento de la economía, agravan la recesión y hacen que la deuda y el déficit aumenten. Ahora nos llevan a un rescate de la Troika, al desastroso club de países “rescatados” donde el empobrecimiento y la emigración forzada de jóvenes son la norma. El capitalismo español y mundial nos lleva hacia el desastre pero tenemos la capacidad de frenarlo y de imponer nuestro propio rumbo.

El pago de la deuda está al servicio del capitalismo

Debajo de todas las mentiras siempre ha habido una gran verdad: ¡Esta deuda no es nuestra! Ni la hemos generado ni la hemos aumentado. Por ello, desde Socialismo Revolucionario siempre hemos dicho que no debemos pagarla. No hay ninguna justificación, ni económica, ni moral, para seguir haciéndolo.

El compromiso del gobierno del PP, compartido por el PSOE y demás partidos capitalistas, con el pago de la deuda, es una de las mejores muestras de dónde están sus lealtades. Prefieren basar su política económica en el pago de miles de millones de euros a los super-ricos de los mercados que basarla en las necesidades de la clase trabajadora que está viviendo situaciones desesperadas.

El pago de los intereses de la deuda en 2012 (casi 29.000 millones) superará el recortazo de gasto publico que Rajoy nos quiere imponer en sus presupuestos. Esto supone echar una cantidad escandalosa de riqueza en el agujero negro de una deuda impagable e ilegitima, en vez de invertirlo en tratar los problemas fundamentales de la sociedad. Al mismo tiempo hay BILLONES de euros en los ahorros de los super-ricos y las grandes empresas que ni se tocan. Esta política, en la que los intereses lucrativos de los ricos mandan, se llama capitalismo. Para hacer frente a esta espiral de miseria, hay que desafiarlo profundamente, partiendo de un rechazo al pago de esta deuda junto con un programa para hacer que los ricos paguen la crisis, y que pongamos los recursos de la sociedad al servicio de la clase trabajadora.

Hay que intensificar e internacionalizar la lucha

Para salir de esta situación hay que derrumbar a este gobierno de los ricos. Por eso, la estrategia que se adopte en los próximos meses tiene que basarse en un plan de lucha serio y poderoso que se intensifique hasta derribar el gobierno y acabar con sus políticas de saqueo. No podemos pasar por otro episodio de lucha meramente simbólica como fueron las huelgas generales del 29-S y 29-M. Hace falta que a través de nuestras movilizaciones, de una campana organizada desde abajo dentro de los sindicatos mayoritarios, y por parte de los sindicatos más combativos, se consiga que la próxima etapa de la lucha sea distinta. Asambleas democráticas y comités de huelga en lugares de trabajo, universidades, escuelas y barrios deberían formarse y coordinarse para debatir y decidir sobre un calendario de lucha. Desde Socialismo Revolucionario, planteamos que un próximo paso adecuado para intensificar la lucha y aumentar la presión sobre el gobierno seria una huelga general de 48 horas como punto de partida en un plan de lucha. Un movimiento así en todo el estado español seria una muestra de poder y unidad de clase que la clase dominante no podría ignorar.

El ejemplo de lucha de la clase trabajadora portuguesa, que ha conseguido derribar el recortazo de los salarios, es una muestra del potencial que tiene la lucha de clases. Tenemos que unirnos con nuestra clase en lucha a nivel europeo, donde sufrimos los mismos ataques, respaldados por los gobiernos nacionales y las fuerzas internacionales de la “troika” y la UE capitalista. La posibilidad de una huelga coordinada en la península ibérica es un paso muy positivo, pero se puede ir más allá extendiendo la huelga a Grecia e Italia. Además, el actual auge en la lucha tampoco se limita exclusivamente al sur de Europa. En países del norte, como Irlanda o Reino Unido, hay un nuevo ciclo de lucha social y obrera que esta empezando por lo que se abre la posibilidad de fijar en el horizonte una huelga general de toda Europa.

Un movimiento europeo coordinado mostraría que en Europa no solo existe el fallido proyecto de unidad capitalista que es la UE, sino también una fuerza internacional con intereses comunes y un poder incontestable. Es sobre la base de esta fuerza sobre la que se puede construir una alternativa a los instrumentos capitalistas de austeridad y chantaje. Luchemos por una Europa de los trabajadores y del pueblo – una confederación voluntaria y democrática de países socialistas.

Revindicamos:

·        ¡No al pago de la deuda! Utilización de la riqueza para la creación de empleo y el fortalecimiento de los servicios públicos y la economía productiva

·        Reforma fiscal que imponga fuertes impuestos sobre la riqueza de los millonarios y grandes empresas para financiar inversión publica. Nacionalización de la banca bajo control democrático de los trabajadores e imposición de controles de capital para evitar la “fuga de capitales”

·        Nacionalización de las grandes empresas y sectores claves de la economía bajo control y gestión democrática de los trabajadores y la sociedad, para recuperar y reestructurar la economía bajo un plan económico de desarrollo que sustituya el caos de los mercados.

·        Una huelga general de 48 horas como próximo paso en un plan de lucha sostenido. Unamos las luchas al nivel europeo con un día de lucha internacional y una huelga general del sur de Europa. Hacia la huelga general Europea.

·        La construcción de una fuerza unida de izquierdas, democrática y de masas que luche por un gobierno de los trabajadores con un programa socialista.