Nuevas elecciones en Grecia debido al fracaso de las negociaciones de la coalición pro-austeridad

23/05/2012
¡Por un Gobierno de Izquierda! ¡Por políticas socialistas, en favor de los trabajadores, contra la austeridad!
Nikos Anastasiades, Xekinima (CIT en Grecia ) y Niall Mulholland, CIT


Después del terremoto de las elecciones del 6 de mayo en Grecia, que vió un martilleo contra los partidos pro austeridad y un “inmenso” rechazo de la “Troika” (FMI, BCE y UE), los principales partidos fracasaron en formar una coalición de gobierno. Los intentos del presidente griego de impulsar un gobierno de “unidad nacional” o formar un “gobierno de tecnócratas” también fracasó. Nuevas elecciones cruciales tendrán lugar a más tardar el 17 de junio.
Los partidarios de Xekinima (CIT en Grecia) apoyaron decididamente la decisión del partido de izquierda SYRIZA de negarse a participar en cualquier gobierno con partidos pro austeridad, como el Pasok, el tradicional partido social demócrata, y el derechista Nueva Democracia.

Syriza

SYRIZA (Coalición de la Izquierda Radical) saltó del 4,6% al 16,78% (52 escaños), para convertirse en el segundo partido más grande en las últimas elecciones, en gran parte sobre la base de sus políticas anti-austeridad y el llamado a un gobierno de izquierda.
Durante la última semana, los principales partidos políticos trataron desesperadamente de encontrar una manera de evitar nuevas elecciones. La clase dominante griega está desorientada. Sus herramientas políticas tradicionales de apoyo, Nueva Democracia y PASOK, vieron caer drásticamente su votación.
Durante la última semana, los principales partidos políticos trataron desesperadamente de encontrar una manera de evitar nuevas elecciones. La clase dominante griega está desorientada. Sus herramientas políticas tradicionales de apoyo, Nueva Democracia y PASOK, vieron caer drásticamente su votación.
Esto fue el resultado de años de sus medidas de austeridad que llevaron a la pobreza masiva y a la marginalidad sin vivienda, una caída de los estándares de vida y el aumento de los suicidios. Afines de 2012, se ha anunciado la caída del PIB (producción totral) en un 20% (desde 2008) y el desempleo aumentará a un 25%.
Los líderes de Nueva Democracia y PASOK, y la mayoría de los medios de comunicación, culparon hipócritamente a Syriza, por hacer ir al país a las urnas nuevamente. Pero, Alexis Tsipas, el líder de Syriza, rechazó correctamente estos argumentos, diciendo que el sistema político quería que Syriza se convirtiera en “cómplice del crimen” de hacer nuevos recortes sociales.

La amenaza de la extrema derecha.

La Aurora Dorada neo fascista consiguió su mejor resultado en las elecciones pasadas y entró al parlamento por primera vez. Pero mucho de los que votaron por la Aurora Dorada, para “castigar a los políticos”, ahora ven el verdadero carácter de extrema derecha, contra los trabajadores. Como consecuencia la Aurora Dorada ha caído en los sondeos, apenas sobre el 3% en algún caso, lo que significa que el partido no conseguiría ningún escaño parlamentario en nuevas elecciones.
Sin embargo, la clase trabajadora no puede ser complaciente ante la amenaza de la extrema derecha y la reacción. Desde que ganó puestos parlamentarios, Los partidarios de Aurora Dorada han atacado brutalmente a los inmigrantes.
Xekinima llamó a la creación de comités anti-fascistas que incluyan la defensa organizada democráticamente, y extendida a las comunidades, escuelas, universidades y lugares de trabajo. Si la izquierda falla en ofrecer una alternativa socialista viable, la extrema derecha puede conseguir nuevas victorias, y la clase dominante griega, que acudió previamente al gobierno militar, también buscará desplegar más medidas autoritarias contra el movimiento de trabajadores.

¿Sálida de la Eurozona?

Los partidos de los patrones amenazan que Grecia será obligada a abandonar la eurozona si se convocan nuevas elecciones y Syriza llega al poder con políticas contra la austeridad. Los dirigentes de Syriza dicen que quieren tomar medidas para terminar con los recortes sociales y mejorar las condiciones de vida y que Grecia debería permanecer en la eurozona.
Mientras la amplia mayoría de los griegos se opone abiertamente al programa de austeridad, también quieren permanecer en la eurozona. Ellos sin duda temen las consecuencias de la salida de la moneda común.
Hay advertencias continuas de los medios de comunicación y de los políticos partidarios de la austeridad sobre los resultados del abandono: una caída dramática de los niveles de vida, bancarrota financiera e hiperinflación. No es sorprendente, que un sondeo reciente señaló que el 78% de los consultados dijeron que querían que el nuevo gobierno hiciera todo lo necesario para mantener el euro. Al mismo tiempo, no obstante, permanecer en la camisa de fuerza del euro promete sólo austeridad sin fin para los griegos, y un número creciente de ellos está pidiendo salir.
A pesar del deseo de los dirigentes de Syriza de mantenerse en la eurozona, incluso si siguen su actual política en un nuevo gobierno, limitados a una renegociación ‘radical’ de los términos de rescate, ellos encontrarán la decidida oposición de los capitalistas de la Unión Europea y griegos, probablemente llevando a Grecia a salir del euro.
La Troika ha indicado que está dispuesta a reconsiderar aspectos de los términos del rescate pero no los asuntos ‘centrales’, lo que significa nuevos ataques a las condiciones de vida del pueblo griego.
Pero Syriza no está preparando a sus propios partidarios y a la clase trabajadora en general por las consecuencias de la confrontación con la Troika, los mercados y la clase dominante griega o tomando en cuenta la feroz campaña de terror de los medios de comunicación y los partidos patronales que se desencadenarán contra Syriza durante la nueva campaña electoral.
Algunos dirigentes de Syriza argumentan que cuando ellos formen un nuevo gobierno, los faroles de la Troika desaparecerán y se verán obligados a retroceder y hacer grandes concesiones. Ellos apuntan que los líderes de la Unión Europea están aterrorizados con un default griego y la salida del euro. Esto causaría una nueva crisis financiera y profundizaría la recesión por toda la Unión Europea, con países como España, Portugal e Irlanda y posiblemente los obligaría a salir del euro.
While this is true, events have their own momentum. Some EU leaders and markets fear Greece is on an irresistible slide towards exit from the euro and financial markets are making preparations for this eventuality.
Angela Merkel y el presidente de la Unión Europea, José Manuel Barroso, afirmó abiertamente que si Atenas no podía acatar las reglas del rescate, Grecia debía abandonar la zona euro. Esto, en parte, puede ser una amenaza para obligar a Grecia a formar un gobierno de coalición para continuar con los recortes, así como un intento de mostrar que pasará a cualquier país de la eurozona que se atreva a desafiar a la Troika.

Gobierno de Izquierda.

En esta situación, ¿Que debe hacer la izquierda griega?Xekinima ve muy positivamente el llamado público a la unidad de izquierda. Syriza debe anrirse y desarrollar sus estructuras como una amplia alianza de izquierda, de manera que nuevas capas de trabajadores y jóvenes puedan unirse y decidir las políticas del partido democráticamente.
Xekinima apoya la acción unida de los partidos de izquierda ante las nuevas elecciones y llama a los trabajadores a votar por Syriza.
Syriza debería hacer un llamado al relanzamiento de acciones de masas en los lugares de trabajo, universidades y comunidades, y por organizaciones sindicales combativas, democráticas. Esto podría hacerse concretamente, con la convocatoria de asambleas de masa en los niveles locales, regionales y nacional para discutir y acordar un programa, demandas y tácticas electorales, para hacer campaña por un gobierno de izquierda y luchar para asegurar que un gobierno así lleva adelante políticas anti austeridad y en favor de los trabajadores.
El Partido Comunista (KKE) y Antarsya (Cooperación Izquierda Anticapitalista), ambos tomaron una actitud sectaria antes de las últimas elecciones y rechazó la propuesta de Syriza de ’unidad de la izquierda’, con el resultado de que sus votos permanecen estancados. Ante el asombro de muchos millones de trabajadores, la dirección del KKE, continúa negándose a formar un bloque con el Syriza.
Sin embargo, bajo la creciente presión de sus bases, y la clase obrera, en general, una sección de Antarsya ha indicado que está dispuesta a establecer una colaboración conjunta con Syriza.
Muchos miembros del KKE también hablan de la necesidad de "hacer la unidad con Syriza". Xekinima llama a Syriza a hacer un llamado claro a los militantes del KKE y de otras fuerzas de izquierda en un bloque electoral sobre una plataforma para luchar contra la austeridad y por una mayoría de izquierda del gobierno con un programa socialista.
Xekinima hará campaña por un gobierno de la Izquierda y pide que se lleven a cabo políticas contra la austeridad, a favor de los trabajadores y la adopción de un programa socialista para transformar la sociedad.
Un programa para la acción unida de Syriza y el KKE alrededor de la oposición a todas las medidas de austeridad, por la cancelación de la deuda, la propiedad pública de los principales bancos e industrias y por la transformación socialista, ganaría un amplio apoyo de la clase obrera, la juventud y la clase media.
Políticas en favor de los trabajadores previsiblemente podría causar gritos de indignación de los jefes de Grecia y la Unión Europea. Y es probable que pronto se sacaría a Grecia de la eurozona.
Expulsado del euro, un gobierno obrero tendría que llevar a cabo un programa de emergencia, incluyendo el control estatal sobre las importaciones y exportaciones y controles de capital para detener la "fuga de capitales" hambrientos de ganancias de propiedad de los titulares y las multinacionales. Comités democráticos deberían supervisar el suministro de productos alimenticios, medicamentos, aceite y otros productos vitales para los trabajadores.
Un gobierno obrero en Grecia se conectaría con el movimiento obrero en otros países golpeados por la crisis en la eurozona, como España, Portugal, Irlanda e Italia, para romper el dictado de la Troika, de la Unión Europea de los patrones y el capitalismo.
Estos países podrían formar una confederación sobre una base socialista y comenzar la planificación democrática internacional y la coordinación de la economía, como parte de una lucha por una confederación socialista libre e igual de toda Europa. Esto ganaría apoyo masivo rápidamente de la clase obrera en toda Europa.