EE.UU. cierra Megaupload. La dictadura de los mercados se quita la máscara.

Principales responsables detenidos, acusados de violar leyes antipiratería y de pertenecer a una “red conspiradora”.
Roberto Mérida y Emilio J. García. Socialismo Revolucionario, Sevilla.

Ha empezado la nueva campaña de censura y persecución contra el libre intercambio de conocimiento. Ayer EE.UU. cerraba Megaupload [1], anticipándose de este modo a la aprobación de la polémica Ley SOPA, el homólogo estadounidense de la ley Sinde; los principales responsables eran detenidos en Nueva Zelanda por el FBI, en colaboración con las autoridades neozelandesas, acusados de violar leyes antipiratería. Estos hechos, tenían lugar poco después de que el Departamento de Justicia denunciase ante el Tribunal Federal del Distrito Este de Virginia a la página web, junto con varios de sus operadores, por “conspiración para cometer extorsiones, lavado de dinero y violación de derechos de propiedad intelectual”, en un documento de 72 páginas en el que también se mencionaba, como parte de esta supuesta “red conspiradora”, a aclamadas páginas extranjeras de libre descarga e intercambio de archivos como la argentina Taringa.net, o las españolas seriesyonkis.com y peliculasyonkis.com, entre otras [2]. Así pues, es muy previsible que pronto otros importantes servidores de descarga e intercambio de contenidos, se sitúen en el punto de mira del FBI.

Esta actuación del FBI y el Departamento de Justicia de los EE.UU., así como la inminente aprobación de la polémica Ley SOPA, respaldada por varios congresistas de los principales dos grandes partidos del sistema, muestra la contradicción entre las relaciones de propiedad favorecidas por el sistema capitalista y las enormes posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para el desarrollo de las fuerzas productivas, el conocimiento científico y el intercambio cultural. No es un problema particular de un gobierno o un partido, es un problema específico del sistema capitalista per sé. La cultura, que ya de por sí es un bien acaparado en manos de unos pocos monopolios y grandes fortunas privadas, comenzaría a ser, según esta lógica, sólo accesible a quienes puedan afrontar su costo en el mercado, convirtiéndose, de esta forma, en un recurso privativo para todas aquellas capas de la población sin suficiente volumen económico como para poder pagar por cada artículo que “consumen”.

Pretenden dar un giro atrás de décadas o siglos en la rueda de la historia, incendiando las grandes bibliotecas cibernéticas –siguiendo la metáfora del semiólogo italiano y literato Umberto Eco, en su novela El Nombre de la Rosa– que permitían acceder a millones de personas al libre intercambio de información, arte y conocimiento. Pretenden obstaculizar así el desarrollo de las fuerzas productivas, y de la historia, olvidando que ningún gobierno que lo ha intentado, ha tenido éxito jamás en dicha empresa... Aunque derriben mil veces el servidor o la página de enlaces, volverá la misma información a reaparecer desde otro servidor mil veces, volverá a crearse mil veces esa misma página, con miles de nombres. Aunque tengamos que volver al intercambio vía FTP, al eMule, a la transferencia directa vía MSN o DCC IRC, no lograrán sumirnos en la época del oscurantismo... No lograrán prender antorchas en la biblioteca... No lograrán cercenar el libre intercambio de información y privatizar, hasta las últimas consecuencias, algo como la cultura. En su obsesión por hacer de todo una mercancía para la compra-venta, el capitalismo pretende restingirlo todo al estrecho límite de la propiedad privada, coartando el libre desarrollo de la sociedad y de las fuerzas productivas... Nosotros, debemos denunciar y resistir activa y pasivamente contra este intento de hacer de la ignorancia, un objeto de lucro. De lucrarse a costa de la ignorancia del pueblo.

La tiranía de los lobbies y grupos de poder económico comienza a tomar forma, el mito o máscara de la falsa "democracia" capitalista a romperse hecho añicos.

En las últimas décadas, ha habido una revolución cultural, que ha sido "silenciosa", fruto del avance técnico (el avance técnico es algo progresista persé, aunque a menudo se utilice al revés). Incapaces de adaptarse a los nuevos cambios, los diferentes gobiernos de los Estados burgueses, en connivencia con la gran patronal discográfica y los gerentes del capitalismo financiero, están desarrollando una maquinaria burocrática y judicial para que esto no siente un precedente de gestión, para que siga existiendo una "industria" que se lucre con el trabajo de un creador, o bien para que haya un creador que, habiendo inventado algo fruto de saberes y estudios que la sociedad y la historia les ha legado, quiere hacerse multimillonario con ello.

En España, este conglomerado burocrático adopta las formas de la llamada “Ley Sinde”, y la Sección Segunda de la Comisión de la Propiedad Intelectual (desde ahora “S.S.”), instituida por ella y cuyo reglamento ha sido aprobado por el segundo Consejo de Ministros del nuevo gobierno neo-cons del PP, a pocos días de su toma de posesión, que regula “la comisión de propiedad intelectual para el cierre rápido de páginas web que vulneran la propiedad intelectual”, y que irá acompañada de la sustitución del canon digital por “otro sistema de compensación”, medida esta que acompañará al gran paquete de recortes y políticas antiobreras puesto en marcha por el PP. La portavoz del gobierno, Sáenz de Santamaría, asegura que de esta forma “España entra "en el estándar internacional en la lucha contra la piratería" ” [3].

Según leíamos en un artículo de hace un año en el medio digital Nación Red, especializado en la difusión de noticias concernientes al ámbito de la violación institucional del derecho al intercambio de conocimientos, la mencionada S.S., que será presidida por el Subsecretario de Cultura, “puede cerrar blogs por enlazar” páginas webs y vínculos de descarga. De esta forma, cuando la S.S. decida que una web o blog viola derechos de autor, solicitará a un juez los datos sobre el responsable del sitio como paso previo para cerrarlo. “El juez no tendrá competencias más que para decidir en ese momento si la petición de la comisión ministerial presidida por el Subsecretario de Cultura (o persona en la que éste delegue) atenta contra los apartados 1 y 3 del artículo 18 de la Constitución, referidos exclusivamente al honor, la intimidad y el secreto de las comunicaciones, pero no puede entrar en en el fondo de la decisión ya tomada por la comisión ministerial (Sección Segunda) de cerrar una web o blog” [4]. Según otro artículo reciente de este mismo medio: “En los servidores de Megaupload hay datos personales de 2,5 millones de usuarios españoles. Muchos han utilizado este servicio para guardar o compartir todo tipo de documentación personal, académica y profesional. Archivos que también están en paradero desconocido y que han sido arrebatados a sus propietarios.” [5].

Debemos decir, por tanto, que la reciente acción represiva en curso del gobierno estadounidense constituye no sólo un ataque contra un medio privado de internet, sino un ataque en masa a los derechos de miles y millones de usuarios, de una sociedad global basada en el libre acceso e intercambio de cultura a través de medios cibernéticos, y un atentado contra la libertad de pensamiento y expresión, así como el derecho a la intimidad [6], tipificado en El Artículo 17 del “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos” adoptado por la Asamblea General de Naciones Unidas. Vemos que, sin embargo, en la realpolitik de los hechos consumados y en el terreno práctico del “buen” hacer de los Estados oligárquicos modernos, estas declaraciones, refrendadas por sus mismos organismos internacionales burgueses de cara a la galería, no constituyen más que papel mojado. En la práctica, no les tiembla el pulso al arrojar sus propios decretos sobre libertades formales a la trituradora cuando los intereses de los grandes monopolios, lobbies y grupos de poder económico están en juego, aunque tales intereses constituyan una rémora para el desarrollo de la sociedad.

En respuesta, han comenzado a hacerse eco por la red los primeros signos de respuesta organizada. Al tímido apagón cibernético de varias páginas proveedoras de servicios como Wikipedia, al que páginas importantes como Google, Twitter o Facebook sólo se “unieron con mensajes de apoyo verbal”, ya de por sí limitado en la medida en que sólo duró 24 horas, y tuvo lugar en vísperas de la aprobación de la ley, se han unido acciones más combativas de sabotaje de los principales servidores y páginas webs de los organismos implicados en esta acción represiva, por parte de la organización de ciberactivistas Anonymous. Estas, han tomado la forma de un hackeo masivo, desde más de 27.000 ordenadores personales y cerca de 10.000 usuarios en todo el mundo contra diversas webs gubernamentales y de la industria discográfica norteamérica, gracias al método DdoS, que consiste en la saturación de páginas webs con demasiadas visitas simultáneas, en lo que constituye el “mayor ataque informático que se recuerda en la historia, por encima incluso del registrado tras la clausura de Wikileaks” [7]. Éste, ha afectado a los sitios y servidores web del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la asociación profesional del disco RIAA y el FBI, que estuvieron inaccesibles el jueves por la tarde y durante parte de la noche, así como de la discográfica Universal Music, que seguía bloqueada a la mañana siguiente. El ataque, permitió además la extracción de numerosas contraseñas de varias cuentas del FBI. Así, según Anonymous, "la incursión contra Megaupload demuestra que las fuerzas del orden no necesitan" leyes "para atacar a internet" [8]. Además, una facción de ciberactivistas de Anonymous emprendió ese mismo día un ataque contra el sitio web de la SGAE. Acto seguido, se anunciaba la creación de un nuevo servidor réplica para Megaupload que, bajo la dirección de megavideo.bz, está tratando de obtener nuevo dominio para la nueva puesta en marcha de este servicio de libre descarga o un sustituto, en la Red de Redes. Mientras, diferentes grupos de ciberactivistas organizan una campaña de recogida de firmas y envío masivo de correos electrónicos a las autoridades concernientes, así como a los congresistas demócratas implicados en la promoción de la ley, intentando ejercer así la suficiente presión popular para retrasar la aprobación de la ley y, de este modo, ganar tiempo para llevar a cabo otro tipo de acciones.

Las consecuencias de esta polémica son claras: mientras las críticas contra la operación represiva y las polémicas leyes anti-derechos se suceden, y las campañas de recogida de firmas y envíos masivos de emails, o los ciberataques a sitios webs gubernamentales y de la industria musical estadounidenses proliferan por la web, los “demócratas” anuncian que retrasarán la votación de la ley, programada para el próximo martes, “hasta que el Comité Judicial del Senado avance en un acuerdo sobre la polémica medida”, según informaba ayer la agencia “EFE”. [9]

Desde Socialismo Revolucionario, sección española del Comité por una Internacional de Trabajadores, decimos: ¡no pasarán! No pondrán coto al libre intercambio de la cultura y del conocimiento, sobre cuyos pilares descansa el desarrollo mismo de la civilización humana en toda su historia. En su lugar, pongámosles coto a ellos.

Abogamos por la completa restitución, de ser necesario, bajo nuevas premisas, direcciones de dominio, nuevos servidores y nuevos nombres, de los servicios de libre descarga como Megaupload y otros que puedan verse afectados, seguida de su completa socialización como bien público y no privado para el beneficio lucrativo de unos cuantos jefes y directivos. Defendemos su puesta bajo control democrático de los trabajadores informáticos y la comunidad de usuarios que día tras día contribuyen a acrecentar, a través de sus aportaciones, la disponibilidad de descargas, y sus recursos. Defendemos un plan sostenido de huelga cibernética, basado en el apagón de más de mínimo 48 h., de forma periódica durante un espacio de varias semanas, no sólo en páginas informativas como Wikipedia, que a duras penas afectan a los intereses del gran capital, sino de páginas que mueven dinero, a través de la publicidad, el comercio o la transferencia de finanzas, tales como Google, Gmail, Youtube, redes sociales como Twitter y Facebook, páginas de compra-venta como Ebay, así como de pago y transferencia bancaria online como PayPal, las páginas del monopolio Microsoft, como hotmail, o los servidores de MSN. Pero somos realistas, y sabemos de antemano que ninguna patronal ni dirigente millonario de tales medios va a arriesgar un porcentaje de sus beneficios comprometiéndose a llevar a cabo tales acciones e incluso, a fin de no verse afectados por la Ley SOPA, pondrán todos los medios a su alcance para colaborar sumisamente con el cierre, cese de servicio y dado de baja a todo tipo de web, usuario, servidor o enlace de descarga que pueda ser objetivo de las acciones de represión y censura del FBI y del conglomerado judicial y burocrático desatado en EE.UU. en vísperas de la aprobación de la Ley SOPA, contribuyendo incluso a proveer información privada vital que pueda contribuir a su entrega a las autoridades y arresto. Este tipo de “apagón”, o “huelga cibernética”, no puede ser llevado a cabo, por tanto, más que por el esfuerzo conjunto de la clase trabajadora, incluidos empleados, programadores y analistas de sistema informáticos, que desarrollan a nivel diario su labor, la cual permite que miles de millones de personas y usuarios en todo el mundo se vean proveídos de los avances de la técnica y el conocimiento a través de tales medios.

Llamamos así mismo, a que todos los usuarios aporten su grano de arena, descargando todo lo que puedan en los próximos meses, películas, series, discos de música, libros, videojuegos, guardando copias en soportes físicos como discos duros, CD-Rs, DVDs, PenDrives, papel,para acto seguido volverlos a subir, restaurando réplicas exactas de los enlaces de descarga eliminados tras el cierre de Meagupload, a través de nuevas páginas y servidores de descarga directa, bittorrent, Ares, servidores p2p y transferencia directa por MSN ó DCC IRC vía canales especializados en mIRC y Terra. Démosles trabajo a la Sección Segunda y el Departamento de Justicia estadounidense. Ya que ellos tratan de prender antorchas en la biblioteca, como en la novela de Umberto Eco, ayudemos cada uno de nosotros a que cada libro, video, disco y material de descarga continúe viviendo en cada uno de nuestros ordenadores, en cada uno de nuestros blogs, páginas webs e IPs, al estilo de Fahrenheit 451 [10], para que existan tantos miles y millones de pequeñas copias y bibliotecas que quemar, que no exista fuego bastante, ni grados Fahrenheit suficientes, para retrotraer a épocas de oscurantismo y decadencia a la sociedad moderna.


[1] ‎"EE.UU. cierra Megaupload, una de las mayores web de intercambio de archivos. El principal responsable ha sido detenido acusado de violar leyes antipiratería", 19 de Enero de 2012 [http://www.abc.es/20120119/medios-redes/abci-eeeuu-cierra-megaupload-201201192052.html].

[2] «El documento, de 72 páginas, indica que entre entre los enlaces más populares se encuentran ningajiveo.net, megaupload.net, kino.to, alluc.org, peliculasyonkis.com, seriesyonkis.com, surfthechannel.com, taringa.net, thepiratecity.org y mulinks.com.», “Taringa!, entre los sitios con más links a Megaupload”, La Nación. Vie, 20 de Enero de 2012, 17:33 [http://www.lanacion.com.ar/1442156-tras-el-cierre-de-megaupload-taringa-queda-bajo-la-mira-del-fbi].

[3] “El gobierno del PP aprueba el reglamento de la 'Ley Sinde' y elimina el canon”, Sergio Rodríguez, El Mundo. Madrid, 30 de Diciembre de 2011, 20:08 [http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/30/navegante/1325253506.html].

[4] “Ley Sinde / La Sección Segunda presidida por el Subsecretario de Cultura puede cerrar blogs por enlazar”, David Ballota, Nación Red, 25 de Enero de 2011, 9:26 [http://www.nacionred.com/legislacion-pi/la-seccion-segunda-presidida-por-el-subsecretario-de-cultura-puede-cerrar-blogs-por-enlazar].

[5] “EE.UU. retiene datos de 2,5 millones de usuarios españoles”, ibid, 21 de Enero de 2012, 11:57 [http://www.nacionred.com/consumidores/eeuu-retiene-datos-de-25-millones-de-usuarios-espanoles].

[6] «El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, señaló que el FBI ha puesto en marcha una especie de «Guantánamo digital». En declaraciones a «Europa Press Televisión», Domingo indicó que, con esta decisión, centenares de usuarios de esta web desconocen qué va a ocurrir con sus archivos y documentos privados que ahora están en manos del FBI y cuya privacidad ha quedado «completamente rota». El problema está en que esos archivos que se «pueden multiplicar por un montón de vídeos, ahora mismo están en manos del FBI y no tienen seguridad de que se puedan recuperar. Decimos que, como efecto inmediato, lo reclamen y denuncien ante los servicios telemáticos tanto de la Policía Nacional como de la Guardia Civil para recuperar sus contenidos», indicó. […] Por su parte, la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, y FACUA han coincidido en denunciar la «total indefensión» en la cual se encuentran los usuarios del sitio web Megaupload.com.», “El cierre de Megaupload, que los creadores aplauden, enciende el debate en la Red”, J.B., laopiniondezamora.es. Washington, Sábado, 21 de Enero de 2012 [http://www.laopiniondezamora.es/cultura/2012/01/21/cierre-megaupload-creadores-aplauden-enciende-debate-red/574237.html].

[7] “Anonymous lanza el mayor ataque informático contra EE.UU. y la industria musical”, Alfredo Pascual, El Confidencial. 20 de Enero de 2012, 04:24 h. [http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2012/01/20/anonymous-lanza-el-mayor-ataque-informatico-contra-eeuu-y-la-industria-musical-1720/].

[8] Anonymous reivindica su "mayor" ciberataque en defensa de Megaupload”, Univision Noticias. 20 de Enero de 2012 [http://feeds.univision.com/feeds/article/2012-01-20/anonymous-reivindica-su-mayor-ciberataque].

[9] Ibid, J.B., laopiniondezamora.es.

[10] Película del género distópico de ciencia ficción en que la policía se dedica a buscar y quemar, a través del servicio de bomberos, todo tipo de ejemplares de libros en papel impreso, siendo la única forma fiable de transmitir el legado de las obras, el que cada persona interesada memorice un pasaje o fragmento de determinados libros en su cabeza, para así contribuir a la supervivencia y transmisión a nuevas generaciones de la literatura y el conocimiento.