Chile: La burda estrategia del gobierno de Piñera, para desprestigiar a los estudiantes


Nuevas leyes para reprimir la protesta social.


26/10/2011, Celso Calfullan, Socialismo Revolucionario (CIT en Chile)


El presidente Sebastián Piñera, el ministro de educación en conjunto con los empresarios, que controlan los medios de comunicación han intensificado su campaña de desprestigio en contra de las manifestaciones estudiantiles que se siguen desarrollando por todo el país desde hace cinco meses, su objetivo apunta a convertir a los estudiantes en sinónimo de violentistas.

Este es un gobierno que no aprende de su propia experiencia, ya han usado los medios de comunicación en otras burdas campañas, como la que hicieron con el rescate de los 33 mineros, utilizándolos para subir en las encuestas o ahora último cuando utilizaron el accidente de la isla Juan Fernández para invisibilizar al movimiento estudiantil, en el primer caso subieron como espuma en las encuestas, pero también bajaron de igual manera, en el segundo caso apenas les alcanzo para subir un par de puntos en las encuestas y no lograron su objetivo central de acallar la lucha de los estudiantes y no pudieron desgastar al movimiento estudiantil, igual 80% de la población sigue apoyando a los jóvenes y su demanda de educación pública y gratuita para todos. Con la actual campaña “contra de la violencia” les terminara pasando lo mismo, sectores importantes de la población ya se dieron cuenta cual es la estrategia esta vez y finalmente le terminara pasando la cuenta al gobierno.
 

La Moneda promueve los hechos violentos.

 
La orden que salio de La Moneda es que hay que asociar a los estudiantes con actos violentos y con los encapuchados, no es casual que en los canales de televisión las noticias relacionadas con los estudiantes sean acompañadas por imágenes de barricadas y lucha callejera, imágenes que por lo demás son mostradas una y otra vez, tratando de dar la sensación de que eso esta ocurriendo en ese momento en las calles, cuando en realidad pasaron hace dos o tres días atrás o incluso más tiempo, no es casual que hoy las radios sean más creíbles que los canales de televisión, un sector importante de la población esta asociando a la televisión con montajes comunicacionales y un medio poco creíble, lo que esta claro es que la televisión miente descaradamente o por lo menos tergiversa los acontecimientos.
 
La orden que tiene carabineros es reprimir a las personas que se manifiestan pacíficamente y dejar hacer a los que están rompiendo semáforos o incluso quemando un bus, algo que declararon los propios vecinos del sector de Macul con Grecia, el día en que ocurrieron esos hechos, la quema del bus a sido utilizada hasta el cansancio por los canales de televisión, tratando de confundir a los televidentes con este acontecimiento.
 
Parte de esta misma estrategia es la actitud prepotente adoptada por ministro de educación Felipe Bulnes, que lo único que persigue es provocar a los estudiantes y que estos reaccionen de forma violenta  frente a sus provocaciones, que además son acompañadas con llamados al dialogo totalmente cínicos por parte del gobierno.
 
La violencia también viene de los empresarios de la educación.
 
Multitudinarias movilizaciones, que 80% de la población apoye a los estudiantes, no significa nada para el gobierno de los empresarios, que finalmente ni siquiera toma en cuenta la opinión mayoritaria del país ¿Puede haber algo más violento que esto?  Que una minoría imponga de forma dictatorial su política pro-empresarial, defendiendo el lucro y el robo descarado de los empresarios de la educación y los bancos.
 
Hoy como todos los años estamos viendo como las universidades privadas están levantando campañas publicitarias millonarias, para conseguir a sus futuros “clientes” utilizando una publicidad mentirosa, prometiendo maravillas que están muy lejos de la realidad y que finalmente les reportaran millonarias ganancias, aumentando el lucro de los mercaderes de la educación.
 

Nuevas leyes para reprimir la protesta social.

 
El objetivo final del gobierno es aprobar nuevas leyes, usando la excusa de los encapuchados, cuando lo que en realidad pretenden es criminalizar la lucha social, encarcelar a los estudiantes que se tomen sus liceos o facultades y también en contra de las luchas de los trabajadores, leyes que están apuntando especialmente a los trabajadores de la salud, de una salud pública que hace rato esta en crisis y donde inevitablemente veremos surgir una lucha por parte de los trabajadores y usuarios en el próximo periodo.
 
La derecha fiel heredera de la dictadura piensa que basta con aumentar la represión para imponer sus ideas, algo que ni siquiera logro el dictador Pinochet, a pesar de las torturas y asesinatos de miles de trabajadores y jóvenes chilenos, cuando el pueblo se movilizo para terminar con la dictadura de los mismos empresarios que hoy apoyan Piñera y Cia.
 
Los estudiantes están mostrando el camino para terminar con las injusticias.
 
El merito de la lucha de los estudiantes es que están mostrando el camino a seguir para terminar con este sistema de injusticias, que impuso la dictadura, que consolido la Concertación y que por suerte ahora estamos viendo el principio del fin a casi cuarenta años de retroceso para los asalariados, donde se impuso el capitalismo más brutal de los últimos tiempos.
 
En el próximo periodo la palabra deben tomarla los trabajadores, que deben jugar un rol central en la lucha contra la desigualdad producida por la avaricia de los empresarios y levantando su propia alternativa de sociedad.