¡Acabemos con el racismo y la extrema derecha!

¡Trabajo y vivienda para todos!

24/09/2011, Activistas de SR de Badalona
El alcalde del PP de Badalona, Xabier García Albiol, calificó a los gitanos como una "amenaza" que ha venido "exclusivamente para cometer crímenes" y ha estado en los tribunales por distribuir en las recientes elecciones regionales panfletos xenófobos que vinculaban la inmigración con el crimen. García Albiol ganó las elecciones, la primera victoria electoral del PP en Badalona. Y culpó a los inmigrantes de los problemas sociales, incrementando las tensiones raciales. Esta fue una característica de muchas campañas del PP en las últimas elecciones y estará de nuevo presente en las elecciones a nivel estatal.

También en las últimas elecciones, el partido de Josep Anglada, Plataforma per Catalunya (PxC), ganó 67 concejales y más de 65.000 votos. Aunque sólo representa un 2,3% de los votos, esto es un aviso de que la extrema derecha puede llenar un vacío cuando no hay una alternativa de izquierdas.
 
El PP y los partidos de derecha querrían hacernos creer que los inmigrantes son los culpables de la crisis. Pero solamente los utilizan como chivos expiatorios. Y para tratar de desviarnos de los verdaderos culpables de la crisis – los políticos corruptos, los bancos y el sistema capitalista.

Son la crisis capitalista y las medidas económicas que el gobierno del PSOE ha tomado con tanto entusiasmo las que nos han hundido a todos en la pobreza. Esto nos ha llevado a problemas que los racistas usan para contarnos sus mentiras. Los que más sufren la crisis económica son frecuentemente los propios inmigrantes que están en la base de la pirámide financiera y social.

Muchos trabajadores y jóvenes han viajado al extranjero en busca de trabajo y de un futuro mejor, y entienden por qué la gente va a otros países. La mano de obra migrante es una característica del capitalismo moderno que proporciona un flujo de mano de obra barata que puede usar el capitalismo para minar los salarios y condiciones de vida de los trabajadores locales. Algunas veces la migración es “legal” y otras veces no lo es. Pero no podemos culpar a la gente que viene “ilegalmente” a este país. Es la crisis del capitalismo en sus propios países los que los ha traído aquí. Lo que debería ser “ilegal” es el robo de los recursos de los países pobres por parte de los bancos internacionales a través de los pagos de sus deudas, lo que mantiene a muchos de estos países, ricos en recursos, bajo el control del capitalismo internacional. 

El campeón de la extrema derecha intenta negar a los inmigrantes los papeles para el acceso a los cuidados médicos básicos y otros servicios esenciales. Quieren hacernos creer que los inmigrantes consiguen muchos beneficios sociales y ésta es la razón por la que los “indígenas” no los tienen. El reciente desastre en Barcelona que supuso que todas las prestaciones fueran temporalmente paralizadas para realizar comprobaciones de fraude demuestra ¡que quieren eliminar todas nuestras prestaciones! Debemos argumentar por mejores prestaciones para todos, vinculados al coste de la vida, y no a los recortes sobre lo poco que tenemos ahora. Estos recortes son una receta para el desastre social. No podemos permitir que una sección de la sociedad sea alineada y culpada por los problemas del sistema.

No es suficiente con condenar moralmente el racismo y entender los problemas de los inmigrantes. Tenemos que responder a las mentiras de los racistas, pero también es necesario proponer soluciones. Para debilitar a los racistas tenemos que convencer a la gente en peligro de estar abierta a sus argumentos de que hay otras respuestas a sus temores. De esta forma, la lucha contra el racismo debe vincularse a las cuestiones sociales como la lucha por un trabajo para todos y en contra de los desahucios. Los trabajadores tenemos más en común entre nosotros, cuales quieran que sean nuestras diferencias culturales y raciales, que con los capitalistas y sus representantes de nuestro propio país. 
 
Cuando la economía estaba creciendo, la inmigración aumentó. El capitalismo se sentía frecuentemente satisfecho por poder emplear mano de obra extranjera más barata para poder forzar una bajada de los salarios. Los sindicatos necesitan tomar las luchas por los derechos laborales de los inmigrantes y organizar a los trabajadores para defender mejores condiciones y conseguir paridad en salarios decentes. Solamente cuando estemos unidos podremos ganar cualquier lucha.  

La opresión de los inmigrantes debe parar. Durante el verano en Madrid, el 15M organizó protestas inmediatas contra la represión policial. Las asambleas del 15M junto con los sindicatos y las asociaciones locales necesitan movilizarse cada vez que haya una amenaza de las fuerzas del estado o de los grupos de extrema derecha. La extrema derecha debe ser activamente sacada de las calles, ya que los partidos establecidos son incapaces de enfrentarse a ellos.

Después de todo, como dijo Malcolm X, “el capitalismo es racismo”. Siempre intentará dividirnos con cualquier medio posible para poder dominarnos. Necesitamos una nueva manera de organizar la sociedad, y debe unir todas nuestras luchas con el objetivo de conseguir una sociedad socialista que pueda proporcionar una vida digna para todos en España y alrededor del mundo.