250.000 personas protestan en Atenas durante la jornada de huelga general

Respuesta policial brutal y provocativa

16/06/2011, Eleni Vetsika, testigo de los hechos, desde Atenas

Las masas de indignados empezaron a apiñarse en la plaza central frente a los edificios del parlamento desde tempranas horas de la mañana del 15 de junio. Alrededor de 250.000 personas estaban en las calles de Atenas ayer (por el 15 de junio). Sin embargo, es imposible estimar con precisión cuántas personas se congregaron delante del parlamento, ya que tanto los huelguistas como los indignados se convirtieron en una sola masa de gente desde muy temprano. Los que no pudieron ir por la mañana, llegaron a la plaza durante el mediodía o la tarde.

El ambiente era muy vibrante. La gente está muy enfadada y no tiene ilusiones en que los partidos políticos de la clase dirigente tengan ninguna preocupación por sus derechos, o por que sus sueldos se estén reduciendo al mínimo. Pernonas que nunca antes habían ido a manifestaciones salieron a la calle ayer, participando tanto en la huelga como en el movimiento de los indignados en la Plaza Syntagma. No ven ninguna salida a la crisis. Y demandaban que no tenían que pagar por una crisis que ellos no habían creado.

Los ataques de la policía a los manifestantes fueron brutales y su presencia fue muy provocativa. La policía se movía entre los protestantes insultándolos. En manifestaciones anteriores, muchas personas fueron indiferentes a la presencia de la policía antidisturbios, pero esta vez, cada vez que el pelotón de la policía hacía su aparición, la gente los seguía y los abucheaban ruidosamente. Debido a nuestro gran número, conseguimos mantener a la policía antidisturbios fuera de la manifestación, al menos durante las primeras horas.

En muchos casos, la multitud rechazó, ya fuera física o verbalmente, a los anarquistas violentos, en algunos casos echándolos de las manifestaciones, marginándolos, dejando claro que en su opinión no tienen lugar en las protestas de los trabajadores.

La policía utilizó constantemente gas lacrimógeno y violencia (33 personas fueron hospitalizadas por sus heridas y 16 fueron detenidas) para forzar a los manifestantes fuera de la plaza del parlamento. Durante un par de horas, solamente permanecían en la plaza anarquistas. Pero fue increíble ver durante horas después de la marcha a grandes multitudes permanecer en las calles alrededor de la Plaza Syntagma, aproximándose despacio al parlamento para tratar de reestablecer su presencia, a pesar de los ataques de la policía con gas lacrimógeno. Incluso aunque la “batalla” parecía perdida durante el mediodía, las masas retomaron la plaza, insistiendo en que no iban a dejar su destino en manos de los 300 parlamentarios griegos que solamente han hecho promesas vacías durante años.

Un tipo relativamente nuevo de policía antidisturbios – el “equipo Delta” – que patrullan en grandes motocicletas alrededor de la ciudad, también hicieron su aparición ayer, especialmente cuando la Plaza Syntagma estaba en mano de los antidisturbios. Iban alrededor de las calles del centro de Atenas buscando grupos de manifestantes a los que atacar. Hubo un incidente que presencié, cuando 5 ó 6 policías antidisturbios inmovilizaron a un manifestante en el suelo, golpeándolo aunque no se estaba resistiendo a ser arrestado, todo esto mientras otros manifestantes protestaban contra las acciones de la policía y otros trataban de ayudar al manifestante que estaba en el suelo. La policía del “equipo Delta” aceleraron con sus motocicletas hacia nosotros para intentar hacernos huir y dispersarnos.
Hay también muchas fotografías y vídeos en internet y en la televisión que muestran a policías vestidos como “anarquistas”. Éstos fueron responsables de gran parte del caos creado. Estos vídeos también muestran a los policías antidisturbios equipando a los “anarquistas” con bates de béisbol y barras de hierro.

Gobierno en grave crisis

El primer ministro griego, G. Papandreu, dándose cuenta de que la resistencia a sus planes de austeridad no va a ceder, pasó todo el día de ayer en conversaciones con el presidente Papoulias y después con Samaras, el líder del partido conservador en la oposición, “Nueva Democracia” (ND). Papandreu ofreció dejar el cargo de primer ministro y establecer un gobierno de coalición para poder crear algo de “estabilidad” y poder poner en marcha el “memorándum”, es decir, enormes recortes. Tiene la esperanza de dar la impresión de que intenta resolver los problemas, y va a renombrar y modificar ligeramente el memorándum, lo que muestra que los líderes políticos están unidos y decididos en continuar con los ataques contra la clase trabajadora.

Pero el líder de ND, Samaras, confía en ganar las próximas elecciones (que parece que se celebrarán mucho antes de lo que inicialmente se esperaba) y dijo que su partido no va a participar en la coalición propuesta por Papandreu. Después de que sus planes se hundieran, Papandreu anunció una reorganización del gabinete, con la esperanza de contener la situación explosiva en la que ha estado Grecia en los últimos días.

Pero no importa cuánto cambie el gabinete, o cuántas coaliciones de los partidos dirigentes se formen, los derechos y el sustento de los trabajadores y los jóvenes no van a ser protegidos o mejorados por estas fuerzas políticas.

Se necesitan organizar inmediatamente más huelgas generales y huelgas rotativas, junto con vínculos más fuertes y más claros entre la base de los sindicatos y el movimiento de los indignados.
Este gobierno pronto llegará a su fin, pero, en lugar de reemplazarlo con otro gobierno de los partidos pro-capitalistas, los trabajadores, los jóvenes, los desempleados y los activistas necesitan reemplazarlo con un gobierno de los trabajadores. Un gobierno como éste detendría los rescates a los grandes bancos y reorganizaría la economía en interés de los trabajadores, los jóvenes y los pobres.