Libia -No a la intervención militar occidental

Victoria para la revolución libia - Construir un movimiento independiente de los trabajadores y la juventud!
Bechert Robert, Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT

La decisión de la mayoría del Consejo de Seguridad de aprobar una "zona militar de exclusión aérea" impuesta en contra de Libia, aunque fue saludado con alegría en las calles de Bengasi y Tobruk, no es en absoluto con la intención de defender la revolución libia. Los revolucionarios en Libia puede pensar que esta decisión les ayuda, pero están equivocados. Hay cálculos económicos y políticos desnudos detrás de la decisión de las potencias imperialistas. No es un salvavidas que podría "salvar" la revolución, en el verdadero sentido de la palabra, en contra de Gaddafi. Las grandes potencias imperialistas decidieron que querían ahora aprovechar la revolución y tratar de sustituir a Gadafi con un régimen más fiable. Sin embargo el anuncio del Ministro de Relaciones Exteriores de Libia de un alto el fuego inmediato ha complicado la posición del imperialismo.

Frente al rápido avance hacia el este de las fuerzas de Gadafi, muchos en el este de Libia se aferraron a la idea de una prohibición de vuelos en la zona para ayudar a detener esta marea, pero esto no es la manera de defender y extender la revolución. Lamentablemente, el avance inicial de la revolución hacia el oeste, donde viven dos tercios de los libios, no se basaba en un movimiento, construido sobre los comités populares, democráticos que pudiera ofrecer un programa claro para ganar el apoyo de las masas y los soldados rasos, mientras libran una guerra revolucionaria. Esto dio a Gadafi la oportunidad de reagrupar sus fuerzas.

El creciente apoyo a una prohibición de vuelos en la zona fue una inversión del sentimiento expresado en el idioma Inglés en carteles presentados en Bengasi, en febrero, declarando: "No a la intervención extranjera - los libios pueden hacerlo por sí mismos". Esto siguió a los ejemplos maravillosos de Túnez y Egipto, donde la acción de masas sostenida ha socavado completamente los regímenes totalitarios. Las masas de Libia estaban seguras de que su impulso permitiría asegurar la victoria. Pero Gadafi fue capaz de mantener el control en Trípoli. Esto, al menos, dio una relativa estabilización del régimen y su contraofensiva llevó a un cambio de actitud hacia la intervención extranjera, que permitió en gran medida el liderazgo pro-occidental del Consejo Nacional de Transición rebelde ’provisional para superar la oposición de los jóvenes a pedir ayuda a Occidente.
Sin embargo, a pesar de las palabras del régimen de Gadafi que hielan la sangre, no es en absoluto seguro de que sus fuerzas relativamente pequeñas podrían haber lanzado un asalto total contra Bengasi, la segunda ciudad más grande de Libia, con alrededor de un millón que viven en sus alrededores. Una defensa de masas de la ciudad se han mitigado el ataque de las fuerzas relativamente pequeñas de Gaddafi.Ahora, si mantiene el alto el fuego y sigue en el poder Gadafi en Trípoli, una ruptura de facto del país podría ocurrir, volviendo a algo así como las entidades separadas que existían antes de que Italia creara por primera vez Libia después de 1912 y que recreó Gran Bretaña a finales de 1940.
Cualquiera que sea el efecto inmediato de la "zona de exclusión aérea", toda la confianza depositada tanto en la ONU o en las potencias imperialistas amenaza con socavar todas las esperanzas y las aspiraciones genuinas de la revolución que comenzó el mes pasado. Esto se debe a que las potencias que han impuesto la amenaza de emprender acciones militares no son amigas de las masas de Libia. Hasta hace poco, ellos se sentían felices de tratar, con el juego de la camarilla de asesinos del gobernante Gadafi, para mantener una "asociación", especialmente en relación con el petróleo de Libia y de las industrias de gas. En efecto, al día siguiente que la ONU tomó su decisión, la propiedad de Murdoch del Wall Street Journal se lamentaba de que "la estrecha colaboración entre el servicio de inteligencia del líder libio, coronel Muammar Gaddafi y la CIA se ha roto" (18 de marzo de 2011). De acuerdo con “El Journal ", según un alto funcionario de EE.UU." la asociación previa fue especialmente productiva".




Ahora, tras haber perdido los ex aliados de la dictadura de Mubarak, en Egipto, y Ben Ali, en Túnez, el imperialismo está tratando de tomar ventaja de la sublevación popular en Libia tanto para reconstruir su imagen "democrática" y para ayudar a instalar un régimen más "fiable", por lo menos en una parte de Libia. Como antes, el norte de África y Oriente Medio, con su petróleo y su ubicación estratégica, son de enorme importancia para las potencias imperialistas.
Esto revela la hipocresía absoluta de las principales potencias imperialistas, que han apoyado descaradamente regímenes represivos dictatoriales en todo el Medio Oriente durante décadas. En el mismo momento en que estaban decidiendo la zona de Exclusión Aérea, las mismas potencias no hicieron absolutamente nada para evitar que Arabia Saudita y sus aliados del Golfo reprimieran de manera cada vez más brutal a la mayoría de la población de Bahrein y su intento de fomentar el sectarismo. Dentro de las 12 horas siguientes a la decisión de la ONU, las fuerzas armadas de otro aliado regional, Yemen, han matado a tiros por lo menos 39 manifestantes en la capital, Sanaa. La ONU sólo fue capaz de tomar su decisión sobre Libia porque la Liga Árabe apoyó una zona de exclusión aérea, pero por supuesto estos gobernantes mayoritariamente reaccionarios no dicen nada sobre la represión en Bahrein, Yemen y otros países árabes.
La "preocupación” de Cameron y Sarkozy por Libia, al menos en parte está motivado por la impopularidad interna y la esperanza de que un éxito extranjero fortalecerá su posición. Cameron claramente tiene las esperanzas de un alza similar a la que Thatcher disfrutó después de su victoria en la guerra de Malvinas en 1983. Pero Thatcher logró una victoria militar rápida – en la operación de la zona de exclusión aérea no se producirá una victoria militar similar. Sarkozy, tras el desastre de su política de Túnez, que condujo a la dimisión del ministro francés de Relaciones Exteriores, necesita un "éxito" para elevar sus más bajos índices de votación cuando se aproximan las elecciones presidenciales del próximo año.

Los zig-zag de Gadafi

A pesar del reciente acercamiento a las potencias imperialistas de Gadafi, el tirano siempre fue un aliado poco fiable. A lo largo de sus casi 42 años en el poder, Gadafi dio zig-zag en la política, a veces con violencia. En 1971, ayudó a que el dictador sudanés, Nimeiry, aplastará un golpe de la izquierda que se produjo como reacción a la represión anterior contra la izquierda, incluida la prohibición del partido comunista sudanés de un millón de miembro. Seis años después, Gaddafi proclamó una "revolución popular" y cambió el nombre oficial del país de la República Árabe Libia a Gran Jamahiriyah Libia Socialista Popular Árabe y. A pesar del cambio de nombre y la formación de los llamados "comités revolucionarios", no era el verdadero socialismo democrático o un paso hacia él. Los trabajadores y la juventud libia no estaban gobernando su país. Gadafi se mantuvo en control. Esto fue subrayado por el papel cada vez más destacado que muchos de sus hijos jugaban en el régimen.
Sin embargo, desde 1969, sobre la base de un ingreso petrolero grande y una pequeña población, hubo una gran mejora en la mayoría de las vidas de los libios, especialmente en educación y salud, lo que al menos en parte explica por qué Gadafi todavía tiene cierta base de apoyo entre la población. Aun cuando existe una creciente oposición a la camarilla de Gadafi, especialmente entre la población mayoritariamente joven y educada de Libia, también existe el temor sobre quién podría reemplazarlo a él y la oposición a todo lo que huele a la dominación extranjera. El uso generalizado por los revolucionarios de la bandera de la vieja monarquía gobernante les enajenó los que no quieren volver al pasado y fue utilizado por Gadafi para justificar su gobierno. Al enarbolar el viejo pabellón de también corren el riesgo de alejar a los libios en el oeste del país debido a que el ex rey llegó desde el este y que no tenía raíces históricas en el área alrededor de Trípoli.




Pero estos factores no son una explicación completa de por qué fue capaz Gadafi, al menos temporalmente, de estabilizar su posición. Si bien hubo un levantamiento popular en el este de Libia, Gadafi fue capaz de mantener su posición en el oeste, donde dos tercios de la población vive, a pesar de grandes protestas en Trípoli y levantamientos en Misrata, Zuwarah y algunas otras áreas.

El papel de la clase obrera

Al contrario que en Egipto y Túnez, la clase obrera en Libia no ha comenzado a desempeñar, hasta ahora, un papel independiente en la revolución. Además, muchos trabajadores en Libia son los migrantes que han abandonado el país en las últimas semanas.
La ausencia de un centro nacional de coordinación como, por ejemplo, la federación sindical tunecina UGTT (a pesar de su liderazgo nacional pro-Ben Ali), complicó la situación en Libia. El gran entusiasmo revolucionario de la población no tiene, hasta ahora, una expresión organizada. El en gran medida auto-nombrado "Consejo Nacional" que surgió en Bengasi es una combinación de elementos del antiguo régimen y más elementos pro-imperialista. Por ejemplo, el portavoz de exteriores del Consejo, Mahmoud Jibril, el ex jefe de la Junta de Desarrollo Económico Nacional de Gaddafi, fue descrito por el Embajador de los EE.UU., en noviembre de 2009, como un "interlocutor serio que recibe "la perspectiva de EE.UU.".
Es fácil para Gadafi presentar a estas personas como una amenaza para los niveles de vida de Libia y agentes de potencias extranjeras. Al mismo tiempo, esta propaganda sólo tendrá un efecto limitado, ya que los niveles de vida de la población han sufrido un empeoramiento y por el aumento del desempleo (llega a un 10%) , desde el final del auge del petróleo de 1980 y el inicio de la privatización en 2003.
Gadafi uso la amenaza de intervención imperialista para reunir algo de apoyo y si se divide el país puede ganar más. El tiempo que puede mantenerse Gadafi es otra cuestión. Además de la retórica anti-imperialista, Gadafi hizo concesiones para mantener el apoyo. Cada familia ha recibido el equivalente de $ 450 d´lares. A algunos trabajadores del sector público se han dado 150% de aumento de los salarios y se han suprimido los impuestos y derechos de aduana sobre los alimentos. Pero estas medidas no responden a las exigencias de libertad o de poner fin a la creciente frustración de la población juvenil de Libia, con una edad promedio de 24, por la corrupción del régimen y control asfixiante.
En todo el mundo, millones de personas siguen, y se inspiran en las revoluciones en el norte de África y Oriente Medio. Estos hechos inspiraron protestas contra los efectos de la persistente crisis capitalista en muchos países. Algunos de los que dan bienvenida a los acontecimientos revolucionarios en la región puede apoyar la ’zona de exclusión aérea " de la ONU, pero los socialistas sostienen que se hacen básicamente por los intereses de las potencias imperialistas - de las mismos potencias que no han hecho nada sustancial para frenar las acciones represivas de los estados del Golfo contra las protestas de masas en su país.
Pero ¿qué se puede hacerse a nivel internacional para ayudar realmente a la revolución libia? En primer lugar, los sindicatos deben bloquear la exportación de petróleo y gas de Libia. En segundo lugar, los trabajadores bancarios deben organizar la congelación de todos los activos financieros del régimen de Gaddafi.
La "zona de exclusión aérea" no conducirá automáticamente a la caída de Gadafi, de hecho, como Saddam Hussein, el líder libio podría consolidar su posición durante un tiempo en aquellas partes del país que él controla. Como muestra la experiencia de Egipto y Túnez, la clave para derrocar a las dictaduras es el movimiento de las masas trabajadoras y la juventud.

Un programa revolucionario

Así, el destino de la revolución se decidirá dentro de la propia Libia. Su victoria requiere un programa que pueda cortar a través de las divisiones tribales y regionales y unir a la masa de la población contra la camarilla de Gadafi y de la lucha por un futuro mejor.
Un programa para la revolución libia del que realmente se beneficiarían la masa de la población se basa en ganar y defender los verdaderos derechos democráticos, el fin a la corrupción y el privilegio, la salvaguardia y el desarrollo ulterior de los logros sociales alcanzados desde el descubrimiento del petróleo, la oposición a cualquier forma de re-colonización y por una propiedad pública controlada democráticamente, y un plan económico para utilizar los recursos del país para el beneficio futuro de la masa del pueblo.
La creación de un movimiento independiente de trabajadores de Libia, los pobres y los jóvenes que podrían poner en práctica una verdadera transformación revolucionaria del país, es la única manera de frustrar los planes de los imperialistas, poner fin a la dictadura y transformar la vida del pueblo.