Japón - Desastre golpea duro a los trabajadores.

La reconstrucción no debe servir a los intereses de los promotores privados
Carlos Simmons, Kokusai rentai (Solidaridad Internacional - CIT en Japón)

La respuesta inicial al sismo ha sido una de shock e incredulidad a las imágenes procedentes de la zona de Tohoku. A pesar de que Osaka está a varios cientos de kilómetros de las zonas afectadas por el devastador terremoto y el tsunami, mucha gente tiene familiares o amigos en esas áreas. Hay un aire general de depresión y el desaliento se cierne sobre la sociedad. Se han hecho comparaciones con la devastación tras la Segunda Guerra Mundial, aunque, obviamente, el área afectada es mucho más limitada.

También hay nerviosismo por las perspectivas de un desastre nuclear, mientras las autoridades luchan para evitar un colapso total de al menos tres reactores nucleares. Representantes del gobierno y de la Tokyo Electric Power Company (TEPCO) han aparecido en la televisión para decirnos que la situación está bajo control y para asegurarnos que las personas en la zona han sido expuestas a una cantidad de radiación en la zona menor a la de un CT scan . La gente está generalmente escéptica acerca de esto.
Las compañías eléctricas y la industria nuclear de propiedad privada enJapón tiene un historial de tratar de encubrir este tipo de accidentes como los de Monju en la prefectura de Fukui en 1995 y Tokaimura en 1999 y la mayoría de la gente cree que el gobierno está subestimando la gravedad de la crisis a fin de no provocar pánico.

Sectores de la comunidad de negocios extranjeros ya están huyendo de Tokio. La Séptima Flota de los EE.UU., con el portaaviones "Ronald Reagan", que sólo ayer nos dijeron que estaba esperando para "proveer ayuda", se ha retirado a una distancia segura de Fukushima después de detectar la radiactividad. La mayoría de la población japonesa no tiene a dónde huir en una emergencia nuclear salvo dormir en la calle, en el suelo de un gimnasio de la escuela primaria o instalaciones públicas. Casi 60.000 personas han tenido que evacuar sus hogares en el área alrededor de los reactores.
El movimiento anti-nuclear en Japón, desde hace tiempo, había advertido sobre los peligros de la construcción de reactores en o cerca de las fallas principales. Había habido abundantes señales de advertencia, tales como el daño a una planta de TEPCO en el terremoto de Chuetsu-oki en 2007.
Sin embargo el capitalismo japonés se ha convertido en gran medida en dependiente de la energía atómica, los reactores nucleares proporcionan el 30% de su energía. Incluso si tienen éxito en evitar un desastre nuclear importante en esta ocasión, se va a enfrentar a una crisis energética importante con muchos de sus reactores fuera de acción. En el caso de Fukushima, el uso de agua de mar para enfriar las barras casi seguro que significa que estos reactores no se reiniciarán.
Las autoridades están organizando cortes rotatorios de electricidad en el este de Japón, así como instando a los consumidores a ahorrar en el consumo de energía. Increíblemente, sin embargo, Japón carece de una red integrada de energía nacional. La industria está dominada por diez empresas privadas de poder regional. Aunque la fuente de alimentación en el oeste de Japón no se ve afectada por la crisis, es difícil desviar la energía porque la red en el oeste de Japón funciona con 60Hz, en lugar de 50 Hz en el este. Sólo hay tres plantas que pueden convertir la energía generada en el Oeste para el uso en el Oriente.
Un genuino partido de trabajadores en Japón llamaría a la nacionalización de estas diez empresas regionales de energía bajo control y gestión obrero. Esto permitiría una reducción progresiva de la energía nuclear y el desarrollo de fuentes alternativas de energía. Como el único país que ha visto armas nucleares utilizadas contra él, hay un fuerte temor de los efectos de la radiación y la población es especialmente sensibles a la cuestión nuclear. La crisis, sin duda, dará impulso al movimiento anti-nuclear, incluso si un desastre nuclear importante se evita. Si no es así, entonces esto se convertirá en una importante cuestión política y se radicalizará.
En los próximos días, la atención de la gente va a estar centrado en los esfuerzos de socorro. Al igual que en el terremoto de Hanshin de 1995, los sindicatos y organizaciones de la comunidad probablemente comenzarán sus propias actividades de socorro. Los sindicatos de la zona de Kansai ya están discutiendo esto. Muchos jóvenes entrevistados en la televisión en zonas no afectadas por el terremoto expresan el deseo de hacer algo para ayudar a las personas en las zonas afectadas. A medida que el día se convierte en semanas, sin embargo, el foco de atención de la gente se desplazará hacia la reconstrucción y la reconstrucción de sus comunidades.
Mucho se ha hablado en la prensa extranjera sobre las normas estrictas que rigen la construcción de edificios. Sin embargo, esto está lejos de la realidad de la situación aquí. Aunque las regulaciones se han reforzado en los últimos años, la colusión entre los contratistas generales, los políticos y los departamentos de planificación de la ciudad significa que las normas de construcción de cualquier tipo a menudo no se cumplen. En el terremoto de Hanshin en 1995, muchas personas pobres y los ancianos siguieron viviendo por años en alojamientos temporal tras el terremoto porque no podían permitirse el lujo de reconstruir sus casas. La mayor parte del dinero previsto para la reconstrucción se llevó a grandes proyectos de infraestructura que proporcionaron negocios para los contratistas, pero poco de ayuda para las personas sin hogar por el sismo.

La reconstrucción no debe servir a los intereses de los promotores privados

Los socialistas sostienen que la reconstrucción no debe servir a los intereses de los promotores privados. Los grandes contratistas generales deben ser nacionalizadas bajo control y gestión obrero y de las comunidades, la reconstrucción debe ser según los planes democráticos establecidos por los comités de barrio, la comunidad y las organizaciones de trabajadores.
Los efectos económicos de la catástrofe serán severos. El Mercado de Valores japonés bajó un 7% en un día, y una vez más ha ido por debajo de la barrera de 10.000. El primer ministro japonés, Naoto Kan ha hablado de un efecto "New Deal", con la reconstrucción que llevaría a una recuperación de la economía.
Es cierto que después del terremoto de Hanshin 1995, los efectos negativos inmediatos del terremoto se despejaron en la economía, hubo una recuperación limitada por la ayuda de reconstrucción. Si bien no se puede descartar que algo similar pudiera ocurrir en esta ocasión, la destrucción es en una escala mucho más grande que el terremoto de 1995, las finanzas del Estado están en una posición mucho más débil de lo que eran en 1995.
Ya el gobierno del Partido Demócrata ha retirado las promesas de aumento de pago por las prestaciones por hijo y está tratando de conseguir apoyo para un aumento en el impuesto sobre el consumo, argumentando que ello es necesario para apoyar las pensiones y la atención sanitaria para una población que envejece rápidamente.
Hay pocas dudas de que los capitalistas japoneses intentan descargar la carga de este desastre sobre los hombros de los trabajadores y los pobres. Esto, inevitablemente, provocará resistencia. Aunque la crisis se desarrolla en el corto plazo, el futuro del capitalismo japonés se ve acosadao por graves problemas.