TÚNEZ: ¡VICTORIA DE LOS TRABAJADORES Y EL PUEBLO!


¡Victoria de los trabajadores y del pueblo!

¡ La primera fase de la revolución consiguió derrocar a Ben Ali! ¡ Hay que continuar!

28/01/2011, Gauche Revolutionnaire (CIT en Francia)

La rebelión de los trabajadores, de la juventud, los desempleados de Túnez ha terminado con la dictadura policial del régimen de Ben Ali. De manera significativa, es porque desde el miércoles 12, las huelgas generales se multiplicaron a la llamada de las federaciones regionales del sindicato UGTT. Sfax, Túnez la huelga ha sido seguida masivamente, consagrando un carácter de masa a las manifestaciones, reforzando la movilización. Es por otra parte bajo la presión de una manifestación gigantesca de los trabajadores delante del ministerio del Interior que Ben Ali debió poco a poco debió ceder. A pesar de los muertos, a pesar de los métodos bárbaros de la policía y de las bandas de saqueadores y de matones al servicio del RCD y de los fieles de Ben Ali, no sólo el miedo cambió de campo, sino que el sistema comenzó a ceder.

No a un segundo Ben Ali

El miedo de la camarilla de Ben Ali y de los dirigentes del RCD y de la policía que la revolución de nuevos pasos adelante les empujó a tomar la iniciativa de reemplazar al ex dictador por su primer ministro, M Ghannouchi, y por el casi senil y sin poder presidente del " Congreso de diputados ", Fouad Mebazaâ. Pero nadie se deja engañar.

Ghannouchi, Primer ministro desde más de 10 años, tiene toda su responsabilidad en la política aplicada en Túnez y quien trajo a la situación de miseria social y de ausencia de futuro para la juventud. Privatizaciones y política al servicio de las multinacionales, Ghannouchi fue uno de los artesanos de esto, no va a cambiarlo. Conservando el puesto de Primer ministro, es una garantía para las clases dirigentes que sus intereses serán defendidos. Y en noviembre de 87, estas fueron las mismas promesas de elecciones próximas y "democracia" que Ben Ali había hecho, vimos la continuación. Ghannouchi podría utilizar el período que viene para volver a formar un nuevo partido con los cuadros del antiguo RCD.


La instauración del toque de queda y del Estado de emergencia estaban allí para impedir una reacción maciza de alegría, y esto dejó sobre todo a la gente aisladas en su casa, a riesgo de ser víctimas de los saqueadores y de las bandas del RCD y de la policía. Si algunos soldados fraternizaron con los manifestantes, sus dirigentes estan vinculados con el antiguo régimen. La revolución debe continuar, no hay que dejar que sea confiscada. Los jefes del ejército, particularmente el general Ammar, garantizando este "gobierno", intentan asegurarse que la revolución no irá más lejos. Aunque Ammar se había opuesto a la utilización del ejército en la represión, será todavía más hostil hacia una continuación de la revolución.

¿Un gobierno de unidad nacional con asesinos del pueblo tunecino?

El hecho de que la mayoría del gobierno sea formada por ministros nacidos del RCD es un insulto la revolución tunecina. ¿Dirán que no sabían los homicidios, las torturas, las detenciones arbitrarias? Tratan de robar la revolución, con la ayuda de las instituciones internacionales. Aceptando ministerios sin gran poder, los partidos de la pseudo oposición (PDP, Ettajdid etc.), quiénes jamás exigieron la salida de Ben Ali, y quiénes no habían participado de hecho en la revolución, garantizaban la salvaguardia del régimen organizada por Ammar y Ghannouchi. Los medios de comunicación hablan " de opositores " pero estos partidos eran sólo una oposición de fachada, que quieren ahora cosechar los frutos de una batalla que no llevaron. Esto debe ser comprendido como una señal para las masas tunecinas: la revolución deberá ser defendida, por organismos nacidos de la revolución misma.
Anunciando 3 días de duelo, el gobierno trata de recuperar en su cuenta a los muertos entre las que la parte más importante de sus miembros es responsable. Por este anuncio, también trata de poner fin a las manifestaciones continuas que, con razón, exigen su salida.

Un sistema que no se limitaba al solo clan a Ben Ali-Trabelsi

Es toda una política que permitió al clan a Ben Ali-Trabelsi acaparar una gran parte de las riquezas tunecinas. Es toda una política ultraliberal, de la que el Primer ministro Ghannouchi fue de principales artesano, en esto las recomendaciones del FMI y de los "amigos" imperialistas del Estado tunecino (pero enemigos de su pueblo): entre otros, el Estado francés, la Unión Europea, las multinacionales de numerosos países.. Así el hermano Mabrouk posee el 51 % de Naranja-Túnez, y el antiguo PRESIDENTE de Naranja Francia había declarado en mayo de 2010 que estaba " feliz de asociarse con Marwan Mabrouk ".
El presidente del FMI, el D Strauss-Kahn, supuesto socialista y supuestamente de izquierda y al lado del pueblo tunecino, declaraba en octubre de 2010 después de haber sido decorado por Ben Ali: " la política económica que es conducida es sana, y pienso que es un buen ejemplo que hay para seguir en los países emergentes ". Es toda una política al servicio de los capitalistas la que permitió a los diferentes clanes, particularmente al clan Ben Ali-Trabelsi acaparar tantas riquezas sobre la espalda de los tunecinos. Son los fundamentos de esa política que hay que cambiar, es decir acabar con la base del sistema derrocando al capitalismo.


Un gobierno de unidad nacional ¿para qué?

El gobierno provisional, de unidad nacional, es una mentira y una tentativa de robo de la revolución. Los dirigentes del UGTT que aceptaron ello participado, dimitieron muy afortunadamente rápidamente bajo la presión de los miembros de bases, pero es claro que habrá que democratizar la UGTT para desembarazarse de dirigentes que no defendieron a los trabajadores y que aceptaron arreglos con régimen de Ben Ali. Un congreso extraordinario del UGTT, apoyado por elecciones democráticas en todas las secciones locales, podría contribuir reeligiendo una dirección combativa, sin compromisos, y realmente representativa de la base en lucha.
Mientras Ben Ali se relaja en una casa de lujo en Arabia Saudita, mientras mantiene contactos regulares con Ghannouchi si se cree los medios de comunicación francófonos, este gobierno va a tratar de asumir una tarea precisa: calmar el juego para repetir la mano luego, robar la revolución a los tunecinos, y devolver en sitio un régimen bajo la bota de los grupos dirigentes de la economía tunecina. Una vuelta de manivela podría entonces producirse, poniendo en peligro las avanzadas democráticas por lo cual el pueblo peleó. El clima relativo de puesta en libertad, con la liberación de presos políticos, la mayor libertad de prensa, etc., fue el resultado sólo de la movilización ejemplar de los trabajadores, los jóvenes y las capas populares, y coexiste con medidas de excepción. Mientras el poder político quede en las manos de los que, durante años, atropellaron nuestros derechos democráticos más elementales, y la economía queda en las manos de saqueadores y de multinacionales que piensan sólo en sus provechos y tienen que ganar todo amordazando nuestros medios de expresión, nada puede estar considerado como seguro. Sólo un gobierno al servicio de las clases oprimidas, y controladas por ellas, podrá garantizar experiencias sostenibles en materia de libertades democráticas, e impedir a la dictadura rehacerse una segunda vida. Para comenzar, debemos exigir el fin inmediato del estado de urgencia, la reapertura de las escuelas y de las universidades (anunciada por el gobierno, pero el personal, los alumnos de institutos de segunda enseñanza, los estudiantes universitarios deben asegurar tomando el control), el reconocimiento pleno de las libertades sindicales incluido en el sector privado, la legalización de todas las organizaciones democráticas políticas y asociativas que sufrieron la represión sistemática durante tantos años.
Este gobierno que solo representa la camarilla de ricos - a tunecinos y extranjeros que sacaron provecho de la dictadura, no tiene un gramo de legitimidad para organizar nuevas elecciones. Y no es la supervisión posible de elecciones por la Unión Europea, cuya actitud hipócrita enfrente de la revolución tunecina no escapó a nadie, la que cambiará en eso algo. Elecciones realmente democráticas con vistas a establecer una Asamblea constituyente revolucionaria deben ser organizadas y supervisadas sólo por los trabajadores y las masas populares, con la ayuda de sus comités y con la ayuda de sus sindicatos.
Varios partidos y personalidades de la "verdadera" oposición (que fueron prohibidos y quienes vieron a sus militantes encarcelados) hablan mucho de elecciones legislativas o presidenciales. Es el caso del Partido comunista obrero tunecino (PCOT), o del partido religioso Nahda (que se declara próximo del AKP turco). Pero tales elecciones no podrían tener lugar mientras el gobierno actual no habrá sido derribado y mientras queden tantos cuadros del régimen de Ben Ali en sitio. Si el PCOT se pronuncia correctamente por la colocación de comités democráticos, no apela a su extensión en el ejército. Declara sin crítica del papel de los dirigentes de aquella que ella " es llamada a velar sobre nuestra seguridad y la seguridad del país”. No se pronuncia tampoco por medidas económicas precisas ni para que los comités democráticos formen la base de un nuevo poder: el de los trabajadores, los jóvenes y los sectores populares. En cuanto a Nahda, no es un partido islamista al sen del FIS de Argelia. Ben Ali justificó mucho tiempo su dictadura al pretexto de un peligro islamista, sin embargo bien poco real en Túnez. Entonces, como lo mostró la revolución tunecina, es la voluntad de una sociedad libre y democrática, permitiendo a cada uno vivir correctamente, que fue el motor de los acontecimientos. El pueblo tunecino no desea ninguna dictadura, que sea policiaca o religiosa.

El papel de Francia

Si el régimen de Ben Ali pudo sobrevivir tanto tiempo, a pesar del hecho que desde hace años cada vez más tunecinos y tunecinas no lo aguantaban más, es entre otras cosas gracias al apoyo de los dirigentes franceses. Desde Chirac y Jospin en los años 90, hasta Sarkozy, o Alliot-Marie, toda la clase política francesa "oficial" sostuvo al dictador.
Francia denuncia" bandas criminales " y " los que los sostienen con la esperanza vana de hacer retroceder los cambios producidos de manera constitucional ", declaró el ministerio de los Asuntos Exteriores. Pero este gobierno, y todos los demás antes de él, hasta el alcalde de París, acaso no sostuvo una " banda criminal ": ¿Ben Ali y su camarilla?
De un solo golpe, tanto Francia, que la Unión Europea o USA saludan el levantamiento del pueblo tunecino, mientras que todos ellos sostuvieron a Ben Ali. De este punto de vista, apoyan el mantenimiento el poder de Ghannouchi, porque temen que la revolución continúe y plantee el embargo de numerosas multinacionales en la economía tunecina.
Las revelaciones sucesivas de la fortuna y del patrimonio de Ben Ali-Trabelsi muestran hasta qué punto todos estos gobiernos eran cómplices: quintas, edificios por todas partes en Francia y en otro lugar. Un acto de solidaridad internacional sería invadir estas propiedades para restituirlos el pueblo tunecino.

¡El movimiento tiene que seguir adelante!

Ghannouchi fue claro en una entrevista concedida para la radio Europa 1 para explicarse por qué los numerosos ministros del gobierno precedente habían sido conservados: " son ministros quienes administran departamentos económicos que deben permitirnos poder perseguir las reformas económicas”. La política a favor de los capitalistas va a continuar.
Los mismos harán la misma cosa, no hay hombre providencial, hace falta un gran día nacional de manifestación y de huelga general para celebrar la victoria y así continuar la lucha y mostrar que los trabajadores y los jóvenes quedan movilizados, y no reconocen este gobierno que no rompe en nada con sistema en sitio. Esto se discute por todas partes, la dirección del UGTT debería tomar sus responsabilidades, y nos acercamos al aniversario del 26 de enero de 1978…
Comités democráticos en los barrios, las empresas, los liceos, las universidades deben formarse para crear las bases de una nueva sociedad libre y democrática. Una multiplicación de comités democráticos también permitiría organizar la defensa contra las bandas y la policía.
Tales comités, que ya vieron la luz espontáneamente bajo una forma u otra en diferentes lugares (comités de defensa de un barrio o el otro, comité para la organización de la disolución del RCD, los comités de abastecimiento, etc) deben generalizarse, reforzarse, y coordinarse entre ellos, con el fin de permitir censar las necesidades, recuperar los bienes robados por los privilegiados del régimen etc. Eligiendo a responsables, y unificándose nacionalmente (por un congreso nacional de representantes elegidos de estos comités), serían el verdadero producto de la revolución, contra este gobierno y para reemplazarlo, Esto también permitiría organizar la defensa contra las banda y la policía.
Las bases de una nueva sociedad, realmente socialistas y democráticas, asegurando una vida decente, un verdadero futuro, una efectiva libertad, podrían ser puestas por medio de estos comités democráticos. Los soldados de base deberían hacer lo mismo de allí en el ejército, para impedir para que éste sea utilizado para reprimir una futura etapa de la revolución. Para ir hacia esto, hay que construir un verdadero partido de masa de los trabajadores y de la juventud, independiente de los políticos, que permita luchar por los intereses de la mayoría.


Hacia otra etapa de la revolución

Ahora que la revolución comenzó, todo va a ser y debe ser cuestionado. La situación miserable de ciertos campesinos, la ausencia de derechos sindicales en las zonas francas donde las multinacionales sobreexplotan a los trabajadores tunecinos, la falta de viviendas... No sólo hacen falta una democracia y una libertad total, no sólo hay que acabar con RCD, sino que también hay que acabar con las causas mismas: el sistema capitalista que somete la economía tunecina a las multinacionales, particularmente francesas.
El movimiento está lejos de acabarse. Las manifestaciones continúan a través de todo el país. Al haber derrocado a Ben Ali, es todo el RCD, su aparato, y el conjunto del gobierno que las masas quieren derrocar. En los días recientes, en diferentes empresas públicas, los trabajadores comenzaron a dirigir el establecimiento para desembarazarse de patronos colaboradores del RCD, que se encontraban siempre en puestos de dirección, y a intentar repetir las cosas entre sus manos. Es el caso del Banco Nacional Agrícola, la Caja Nacional de Seguridad Social, en varios medios de comunicación... Estos ejemplos deben servir de inspiración: en todas las grandes empresas y las administraciones, los casos de corrupción y los expedientes "comprometedores" deben ser puestos en la disposición de los asalariados concernidos, deben ser adoptadas las medidas para eliminar a los patronos que trabajaron mano en la mano con régimen, y las direcciones ilegítimas reemplazadas por comités elegidos democráticamente por los trabajadores. El control obrero y la publicación íntegra de los libros de cuentas debe figurar en el orden del día, con el fin de poner las bases de una organización de la producción y del trabajo que se haga en interés de los trabajadores mismos.
También habrá que juzgar a los asesinos del RCD que hay que comenzar con Ben Ali que debería ser encarcelado en Túnez. Y no es el sistema judicial actual que debería hacerlo sino los trabajadores, los jóvenes, los pequeños campesinos todos los que sufrieron la política de Ben Ali.
Nadie tiene ganas de un nuevo dictador, no hay que dejarlos confiscar la revolución. Actualmente, los numerosos gobiernos (Marruecos, Argelia, Egipto, Jordania) miran con ansiedad los acontecimientos en Túnez. Elos aplican las mismas políticas en provecho de los capitalistas y contra los trabajadores y la población. El temor del ejemplo de un movimiento de masa revolucionaria los empuja a tomar algunas medidas para bajar los precios. Pero como en Túnez, esto no es suficiente, porque mientras la economía esté en las manos de las camarillas dirigentes y multinacionales, la mayoría de la población no tendrá nada para ella.
Los jóvenes y los trabajadores de estos países miran al contrario con envidia y esperanza los acontecimientos de Túnez. Sería posible lanzarles una llamada a los trabajadores, a los jóvenes, a los parados de otros países del Magreb para organizar un movimiento de masa comparable al del Túnez. Esto reforzaría la revolución tunecina misma. Porque a plazo, no es en un solo país en el que deben cambiar las cosas sino en todas partes del mundo.
La revolución tunecina debe ir por delante, no dejar la situación en las manos de Ghannouchi y de otros. Hace falta una revolución socialista que permita la nacionalización de los principales sectores de la economía bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores y de la población. Esto permitirá asegurar una existencia digna, un verdadero empleo, un futuro para la juventud, al mismo tiempo que una sociedad libre y democrática. Para esto hay que construir un partido revolucionario de masas, en Túnez y en otros países, es por este el objetivo que luchan las secciones de nuestra internacional, el Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT / CWI), por la caída del capitalismo y por el socialismo en el mundo entero.
La revolución tunecina sólo comienza, es un ejemplo a seguir para los trabajadores, los jóvenes, los parados, los jubilados, los hombres o las mujeres, en Francia y en todo lugar.