Túnez: El presidente Ben Ali huye del país frente a la revuelta de masas

"El pueblo ha sacrificado tanto - no está dispuesto para falsas promesas"

Entrevista con Ahmed Rafiki, maestro de escuela y miembro del sindicato UGT en Gafas
15 de Enero de 2010

Túnez

Ayer, el presidente tunecino Zine al-Abidine Ben Ali y su familia huyeron de Túnez, al parecer a Arabia Saudita. Fue obligado a dejar el poder después de 23 años tras semanas de protestas masivas por el desempleo, los precios de los alimentos, la corrupción y la represión del régimen. Las protestas comenzaron después que un graduado se prendió fuego en Sidi Bouzid por la falta de puestos de trabajo el 17 de diciembre. La represión policial ha dejado al menos 100 personas muertas.
El viernes, una huelga general limitada fue convocada por el sindicato UGT. Miles de personas se congregaron frente al Ministerio del Interior, en la capital, Túnez, un símbolo del régimen. La policía abrió fuego.
Ya sin capacidad de mantener su mano de hierro frente a la indignación masiva, Ben Ali huyó de Túnez y se anunció que el primer ministro Mohamed Ghannouchi ha asumido como "presidente interino". También fue declarado el "Estado de emergencia ', la prohibición de reuniones de más de tres personas y la imposición de un toque de queda nocturno. Las fuerzas de seguridad están autorizados a abrir fuego contra la gente por no obedecer sus órdenes.
Ghannouchi indicó que intentará formar un gobierno de nueva "coalición" y dijo que se reunirá con líderes políticos de hoy. El papel del ejército en esta evolución no es clara.
Habrá gran alivio porque finalmente Ben Ali se retira del poder, pero las masas quieren ver la satisfacción de sus otras demandas, incluido, el fin a la represión y la corrupción y un cambio radical en la situación económica.
Pero Ghannouchi tratará de tomar medidas para defender los intereses generales de la clase dominante. Los trabajadores, los jóvenes desempleados y los pobres no pueden tener fe en cualquier nuevo régimen o gobierno de "unidad nacional" para satisfacer sus necesidades sociales y económicas o para establecer una democracia real y duradera. Las potencias imperialistas, como Francia y EE.UU., que anteriormente respaldaron a su aliado Ben Ali, ahora van a hacer esfuerzos para garantizar que un nuevo régimen que se instale pueda hacer frente a las demandas de la clase trabajadora y los pobres y seguir defendiendo los intereses del capitalismo global y tunecino.
Las masas han demostrado su enorme potencial en los últimos días y semanas en Túnez. Muchos se han enfrentado con valentía a la represión estatal y muchos han muerto. Los acontecimientos de Túnez han sacudido el norte de África y el Oriente Medio y las protestas de solidaridad se han producido en varios países. Para desarrollar su lucha, los trabajadores y los pobres de Túnez tienen necesidad de sus propias organizaciones de masas independientes, incluso de un partido para luchar por sus intereses de clase y plenos derechos democráticos, sobre la base de un programa socialista. En lugar de un nuevo régimen pro-capitalista improvisado de los restos del régimen de Ben Ali y otras fuerzas burguesas, los trabajadores y los jóvenes necesitan un gobierno basado en los intereses de clase de la clase trabajadora y los pobres.
A continuación, Stefan Müller, del Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT) en Alemania, entrevista a Ahmed Rafiki, un maestro de escuela y miembro del sindicato UGT en la ciudad minera de Gafas, sobre los acontecimientos recientes. La entrevista tuvo lugar apenas unas horas antes de que Ben Ali huyera de Túnez.
Mundosocialista.net

El presidente Ben Ali huye del país frente a la revuelta de masas 

"El pueblo ha sacrificado tanto - no está dispuesto para falsas promesas"

Entrevista con Ahmed Rafiki, maestro de escuela y miembro del sindicato UGT en Gafas

mundosocialista.net mundosocialista.net

¿Qué ha estado ocurriendo en Túnez en las últimas semanas?

Hubo una enorme ola, a nivel nacional de descontento, y se manifestó en manifestaciones pacíficas. Pero el Estado, con sus fuerzas de policía y las fuerzas antidisturbios, desató una sangrienta represión de las manifestaciones. Mataron a más de un centenar de personas de Túnez, la mayoría de ellos eran jóvenes y adolescentes.

¿Cuál es la razón de este descontento?

En primer lugar, parecía social. Las personas se manifiestan por mejores condiciones de vida, de empleo, para abaratar los productos básicos, pero luego resultó ser no social, sino político. Después de 23 años de opresión sangrienta por Ben Ali, la gente marchaba en las calles exigiendo su renuncia. Pero luego se puso peor cada vez que el presidente pronunció un discurso en la televisión. Primero lo negó todo y dijo que era sólo una cuestión de un hombre que se suicidó quemándose a sí mismo. Dijo: "Estamos siendo oprimidos por los manifestantes"! Luego dijo: "OK, entiendo, pero usted debe saber, las personas que están manifestando son personas encubiertas y que son un grupo de terroristas." Así llamó a los estudiantes, el pueblo, y los jóvenes, y los profesores, los abogados , los médicos y a todo el mundo. Llamó a esas personas "terroristas".

Entonces, ¿qué sectores de la sociedad se va a la calle?

Acabo de llegar de una manifestación que duró 4 horas, y había gente entre 7 y 77, estaban los desempleados, los abogados, médicos, madres y abuelas, y los estudiantes y todo el mundo. Todo el mundo se manifestaba contra Ben Ali.

Entonces, ¿qué está pasando ahora?

Ahora se muestra cómo Ben Ali y sus aliados son sangrientos, feroces. No debemos olvidar esto. La posición del gobierno de Francia fue muy cobarde y barata. Culparon a la gente, y sugirieron que la policía francesa ayudara a oprimir al pueblo.
Ahora el país está en un estado de miedo, la gente tiene miedo. La gente está comprando grandes cantidades de suministros debido al toque de queda, no hay un estado de emergencia declarado. La policía reprimido de manera sangrienta manifestaciones en Túnez y en el país hoy día. Lo más peligroso es que hay bandas de gente desconocida, nadie sabe quiénes son, robando y destruyendo todo el país y quemando de edificios.

Usted dice que las personas que se ven en la televisión lanzando cócteles molotov [bombas de gasolina] no son los manifestantes?

No, ellos no son los verdaderos manifestantes, las personas que chocan con la policía son los manifestantes, están protestando por un país libre y democrático, contra Ben Ali y su mafia. Son los manifestantes, pero esas personas, que actúan en la oscuridad, en las calles traseras de Túnez. Roban, destruyen, y todo el mundo en Túnez sabe quiénes son: son las milicias gubernamentales que están aterrorizando a la gente.

Hoy Ben Ali despidió su gobierno [en el momento de esta entrevista, Ben Ali no había huido de Túnez todavía- socialistworld.net]. ¿Qué pasará ahora?

Ahora el país va a lo desconocido. Incluso hay presos huyendo de las cárceles. No hay vanguardia revolucionaria, no hay oposición, no existe una alternativa clara para Túnez, y no hay alternativa revolucionaria. Todos los disidentes viven en Canadá, en Londres, en Francia. Los militares no se han movido.

¿Cuál es el papel de los militares ahora? Hubo imágenes de un oficial saludando el ataúd de un manifestante muerto, durante un funeral masivo. El ejército no está reprimiendo las manifestaciones, ¿es correcto?

Correcto, los militares no reprimen las manifestaciones, la policía lo hace. El ejército ahora está protegiendo a las oficinas de correos, los ministerios y las estaciones de televisión, y las áreas sensibles de la ciudad.

¿Cree usted que existe la posibilidad de un golpe de Estado?

Nadie lo sabe. Es posible. Pero eso no es lo que quiere la gente. Estoy seguro que el pueblo no lo aceptaría. Ahora la gente se ha sacrificado tanto, y no está dispuesta a falsas promesas por el presidente, quieren que se vaya el presidente, y definitivamente no aceptaran un golpe de Estado.