10º CONGRESO MUNDIAL DEL CIT: CRECIMIENTO PRECARIO Y CRISIS EN AMÉRICA LATINA

10 º Congreso Mundial del Comité por una Internacional de Trabajadores - CIT

Crecimiento precario y crisis en América Latina

Pasos hacia adelante en la construcción de las fuerzas del CIT

07/01/2011, mundosocialista.net (página web internacional del CIT)

Una comisión especial sobre América Latina en el 10 º Congreso Mundial del CIT se centró en cuestiones de significación e importancia fundamental que enfrenta la clase obrera y las masas del continente.

El final del siglo pasado y principios de este siglo vieron grandes movimientos y luchas contra el neoliberalismo en toda América Latina. La llegada al poder del régimen de Chávez en Venezuela y la lucha explosiva por parte de la clase obrera para derrotar el intento de golpe en 2002, el levantamiento masivo en Argentina en 2001, las luchas del agua en Bolivia y las guerras del gas y la elección del primer presidente indígena Evo Morales. El derrocamiento de tres presidentes en Ecuador y la elección de una serie de gobiernos que se oponían al neoliberalismo. Estos acontecimientos tuvieron un fuerte impacto en todo el mundo.

El crecimiento económico en América Latina entre 2003 - 2008 con una media de 5,5% interrumpió la lucha contra el neo-liberalismo en muchos países. Sin embargo, la crisis económica mundial que comenzó en 2008, reducido temporalmente este período excepcional de crecimiento y el PIB cayó en 2009 un 1,9% en América Latina y el Caribe. El desempleo aumentó en 3 millones en la región. Los paquetes de estímulo y la intervención del gobierno, en forma de crédito barato, ayudaron a evitar una prolongada recesión y se prevé crecimiento para el año 2010. Una creciente dependencia de China ha tenido un profundo impacto. Considerando que las exportaciones latinoamericanas cayeron un 22,6% en 2009, se estima que las exportaciones crecerán en 2010 un 21,4%, debido principalmente al aumento de las ventas a Asia y China.

No hay una situación económica uniforme en toda América Latina. México y países centroamericanos como El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica han sufrido fuertemente la crisis mundial al igual que Venezuela, que ha sido muy afectada por la caída de los precios del petróleo.

Nueva dependencia de China

La relación económica con China y el aumento de los precios de los productos básicos ha contribuido al área a recuperarse de la recesión, pero esto tiene un precio. En 2000, el comercio de América Latina con China fue de 10 mil millones de dólares al año. Ahora se encuentra 100 mil millones en dólares de los EE.UU., un aumento de diez veces y se estima que China superará a la Unión Europea como socio comercial de América Latina el segundo mayor en los próximos años. Pero esta relación en última instancia, llegará a ser perjudicial para las masas de América Latina. El comercio de China se centra en la compra de materias primas y la exportación de productos terminados industriales de vuelta . Por lo tanto, el aumento del comercio con China está dando lugar a un proceso de desindustrialización en América Latina y refuerza su dependencia de productos básicos primarios.

Contrariamente a lo afirmado por varios gobiernos, esto no representa un gran paso adelante para América Latina. La relación con China no es progresiva y este periodo no será como el de 1930 en que los países salieron fortalecido por la industrialización creciente - lo contrario está teniendo lugar ahora.

En 1999, los productos básicos representaban un 26,7% de las ventas totales de América Latina, ahora han aumentado a un 38%. Por ejemplo Brasil suministra el 45% del total de soja importados por China. En los primeros cuatro meses de 2009 las exportaciones de Brasil a los EE.UU. cayeron un 37,8%, sin embargo, las exportaciones a China crecieron un 62,7%. Esta creciente relación económica con China ha ayudado a "proteger" la mayoría de la región contra los peores efectos de la crisis internacional.

México ha experimentado una caída del 6,5% del PIB en 2009 y está experimentando una grave crisis social, con una virtual guerra civil entre los traficantes de drogas y un gobierno que ha perdido el control de algunas regiones. En los últimos cuatro años 28.000 han muerto en esta guerra, ¡10.000 muertos hasta ahora en el 2010! Catorce alcaldes y prefectos han sido asesinados por las bandas de narcotraficantes y la corrupción generalizada con la participación de la policía ha limitado gravemente la capacidad del Estado para hacer frente a esta grave crisis.

Crisis en Venezuela

Venezuela está en recesión, con un descenso de un 3% del PIB previsto este año. Lo que se reflejó en una caída en el apoyo a Chávez y su gobierno en las elecciones a la Asamblea Nacional, el "chavismo" tiene una mayoría de diputados, pero no la mayoría de los votos. Chávez no tiene una mayoría de dos tercios en la Asamblea (necesaria para aprobar leyes importantes) y la derecha tienea ahora una plataforma parlamentaria importante. Si las fuerzas capitalistas de derecha pueden presentar un candidato unidas, entonces es posible que Hugo Chávez pueda ser derrotado en las elecciones presidenciales de 2012. Sin embargo, como están las cosas, la alianza de la derecha es precaria y carecen de un candidato creíble. Por lo tanto, todavía es más probable que Chávez será reelecto.

Una caída en el apoyo y la recesión han empujado a Chávez para hablar con uno lenguaje más "radical". Se han introducido más nacionalizaciones sobre bases capitalistas y habla cada vez cada vez más sobre el socialismo, pero esto no se reflejada en las políticas del gobierno. Hay una tendencia creciente hacia la burocratización y la corrupción y se fortalecen las fuerzas dentro del movimiento chavista que están buscando un compromiso con la derecha y la clase dominante. En el corto plazo, el régimen podría seguir en zig-zag de izquierda a derecha, con el fin de mantener su posición y la base de apoyo.

La economía depende del petróleo para el 90% de sus ingresos y Chávez ha estado tratando de romper la dependencia de Venezuela en la exportación de petróleo a los EE.UU. - 75% de sus exportaciones de petroleo van a los EE.UU. y el 15% a China. El precio récord previo de petróleo fue la base para la estrategia de reforma de Chávez que tituló "El socialismo en el siglo 21". La caída de los precios del petróleo y la recesión han reducido esta estrategia, que ha sido sustituida por un programa de recortes sociales del 30% del gasto público, que han afectado a los servicios de salud y educación. 65% de todos los productos que se consumen son importados, lo que refleja el continuo fracaso de la industrialización del país. Hasta el 25% de la economía ha sido nacionalizada sobre bases capitalistas, pero debido a la burocracia, la mayoría de estas empresas no han tenido éxito - muchas están en bancarrota y están teniendo un impacto negativo en la economía. Se están negociando acuerdos con el capital privado en algunas de estas empresas en asociaciones público-privadas, con peores condiciones para los trabajadores!

En los últimos dos años, ha habido un aumento en la lucha, con 6.000 conflictos distintos y protestas que han tenido lugar. Este es un avance importante ya que, hasta ahora, la lucha de clase obrera ha estado en gran medida bajo la "sombra" del régimen, pero ahora, una independencia cada vez mayor se refleja en algunos sectores. Chávez se encuentra bajo la presión de los tres frentes: la presión internacional de las fuerzas extranjeras que se oponen a su gobierno, la presión de las fuerzas burguesas de derecha en Venezuela, pero lo más importante, cada vez más bajo la presión de la clase obrera.

Ha habido aumento de la represión de los grupos políticos que son críticos de Chávez. Han sido prohibidas las huelgas en el sector de la alimentación y a los trabajadores se les dice que serán considerados como traidores si se involucran en una huelga! Sin embargo, a pesar de los métodos reformistas y la creciente burocracia y la represión del gobierno, sigue siendo visto por un gran número de los trabajadores y los pobres como un obstáculo en el camino de la derecha para recuperar el control del gobierno y la desastrosa situación que se produciría.

En Bolivia, el gobierno de Evo Morales y el MAS obtuvo una amplia mayoría en las elecciones que celebró en 2009 y en abril de 2010. El 64% de apoyo a Morales es un reflejo del deseo de las masas bolivianas de derrotar a las fuerzas capitalistas de derecha que quieren dar marcha atrás al período pre-Morales. Incluso Salvador Allende no tenía este nivel de apoyo en Chile. Sin embargo, el MAS y Morales no ha utilizado estas victorias para promover el desarrollo del socialismo. En cambio, el gobierno ha continuado favoreciendo a las multinacionales en las áreas de petróleo y la minería y se ha opuesto y enfrentado a los maestros en huelga y los mineros.

Algunos compañeros también dieron ilustraciones gráficas de la crisis política y el vacío que existe en la Argentina, que se ha visto agravado desde la muerte de Ernesto Kirchner y también por el papel de la burocracia sindical en la contención de la clase obrera. Los trabajadores a menudo todavía tienen la idea de Perón en su conciencia, pero no han visto ninguno de los últimos gobiernos peronistas como "peronistas". Hay un apoyo creciente a la idea de un nuevo partido de los trabajadores.

Los compañeros en el congreso también discutieron cómo hacer frente a las ilusiones enormes que existen en la "izquierda" por gobiernos de América Latina, como el de Morales en Bolivia, que llegó al poder como representante de los movimientos revolucionarios de masas de la clase trabajadora y los pobres, pero han fracasado completamente en romper con el capitalismo y han mantenido la economía capitalista y el estado intacto, y ahora ponen todas las ganancias de estos procesos revolucionarios en peligro. La construcción de organizaciones de masa de los trabajadores, organizadas de manera independiente, que puedan exigir que los movimientos revolucionarios se lleven hasta el final - al socialismo internacional - y se preparen para jugar un papel decisivo en el desarrollo de la revolución latinoamericana, es un paso crucial y necesario.

Los dramáticos acontecimientos que han comenzado en Cuba con la decisión del Partido Comunista de Cuba de introducir importantes recortes en el gasto público que se traducirán en el despido de un millón de trabajadores del sector público. Los primeros 500.000 trabajadores serán despedido en marzo de 2011. Estos planes se llevan al despido de 20% de los trabajadores cubanos! El gobierno de Raúl Castro ha decidido "animar" a estos trabajadores a establecer sus propios negocios y / o convertirse en trabajadores autónomos. Sectores de la burocracia cubana que están a favor de la restauración del capitalismo en Cuba, mientras que otros se oponen o están indecisos. Los intentos de llevar a Cuba por el camino seguido por China no va a ser simple o sencillo. Cuba no es China y los intentos de alentar a las empresas pequeñas capitalistas y las potenciales privatizaciones importantes es complicado por la crisis económica mundial y los capitalistas cubanos exiliados en Miami que están esperando su oportunidad de volver y recuperar su llamada industria perdida. Un documento de 32 páginas producido por el Partido Comunista trata del desarrollo del mercado, la legalización de las pequeñas empresas en 118 sectores y permite a las personas comprar / vender o alquilar sus hogares.

El Partido Comunista de Cuba ha perdido su base de apoyo entre las generaciones jóvenes por el papel de la burocracia y que se dedica a un difícil acto de equilibrio. El CIT considera que el camino a seguir para Cuba no es el avance hacia el mercado capitalista ni una continuación del statu quo en el marco del Partido Comunista de Cuba. En cambio, la clase obrera cubana debe comprometerse en una lucha por una democracia obrera genuina para que la economía planificada en Cuba pase a estar bajo el control democrático de la clase obrera y por una vez el socialismo genuino podría prosperar y ofrecer una luz de esperanza para las masas en lucha en toda América Latina, el Caribe y más allá.

Brasil y México son las economías más desarrolladas de la región. Las multinacionales brasileñas están desarrollando importantes inversiones en otros países de América Latina y Brasil juega el papel de una potencia imperialista regional, con Lula como un bombero para el capitalismo tratando de contener el movimiento a la izquierda en países como Venezuela y Bolivia. De las 500 empresas más grandes en América Latina, 226 son brasileñas. Petrobras cuenta con el 17% del PIB de Bolivia. Las elecciones generales en 2010 dieron una victoria para el candidato apoyado por Lula, Dilma, que tiene mayoría en ambas cámaras del parlamento. Los compañeros de Brasil explicaron que la actual ola de "Lulismo" ha ido desarrollada y sostenida por la actual coyuntura económica y las reformas limitadas que se han implementado. 3 millones de jóvenes adicionales están matriculados en las universidades. Esto no va a durar indefinidamente y puede dar lugar a una crisis importante. Por otra parte existe una creciente polarización social en Brazil. Hay cinco millones de desempleados en Brasil y con el fin de detener la crisis económica de Lula promovió un paquete de estímulo de R$ 300 mil millones de reales. La sociedad brasileña también es afectado por la maldición de las drogas y la importante degradación social. Ha habido un intento por parte del Estado de militarizar las zonas de tugurios (favelas). La policía ha ocupado algunos de los barrios bajos y las muertes de la gente común en la "guerra contra las drogas" han sido reporteada en los medios de comunicación. Sólo el 1% de los habitantes de los barrios de tugurios están vinculados con el tráfico de drogas – el 90% de los habitantes de los barrios de tugurios son de color negro.

Lula podrá presentarse a la presidencia de nuevo en 2014 y, mientras tanto, espera que su aliada Dilma pueda mantener su base de apoyo. Con el fin de construir una alternativa al PT y Lula / Dilma, el CIT en Brasil continúa luchando para conseguir apoyo para PSOL y detener su giro a la derecha.

El Congreso Mundial del CIT representó un paso adelante para las fuerzas del marxismo en América Latina, con el reconocimiento de dos nuevas secciones en Venezuela y Bolivia y la asistencia de compañeros de Argentina por primera vez.

Es esencial que el verdaderos partidos independientes de la clase trabajadora se construyan en América Latina a fin de ayudar en la construcción y dirección de las valientes luchas de las masas del continente en la dirección del cambio socialista, como la única manera de deshacerse de la maldición del capitalismo en esta región.